martes, 8 de mayo de 2018

Cuando todo te da lo mismo...







Cuando hay suerte todo va mejor







Fotos para la seducción en las redes sociales Rusas







Esos breves momentos irrepetibles capturados por cámaras







Sobran las oportunidades para tener un mal día







¡Que molesto!







Divertidos dibujos de gatos






Humor bendecido







Trucos para alargar la vida útil de las baterías

Todos utilizamos a diario dispositivos con baterías. Estas baterías de litio son la mejor forma que tenemos en la actualidad de almacenar energía durante largos periodos de tiempo. Sin embargo, algunas de nuestras costumbres están afectando negativamente a su vida útil, por lo que vamos a recopilar trucos y consejos para hacer que la vida útil de nuestra batería sea la mayor posible.

Las baterías tienen ciclos de carga limitados, pero puedes alargar su vida útil
Cuidar nuestra batería es cada vez más importante, ya que cada vez más móviles no tienen baterías extraíbles, mientras que cuidar la de un coche eléctrico nos permitirá tener una mayor autonomía conforme avance su vida útil. El coste de las baterías todavía es elevado (sobre todo en los coches eléctricos), por lo que es necesario cuidarlas al máximo si no queremos dejarnos miles de dólares en reemplazarlas.

El principal problema que afecta a la durabilidad de las baterías es que, con cada ciclo de carga y descarga, se generan pequeñas reacciones químicas entre el electrolito y los electrodos de las celdas que van mermando poco a poco la vida útil de la batería. Entre los factores que dañan nuestra batería encontramos principalmente dos: altas temperaturas, y mucho tiempo operando con alto voltaje.

La alta temperatura agrava los efectos adversos de las reacciones químicas de las baterías, mientras que un alto voltaje (por ejemplo, usando carga rápida constantemente) genera mayor carga durante unos pocos ciclos de carga, tras los cuales el rendimiento cae, además de deteriorar aún más rápido la celda.

Las baterías de los coches necesitan refrigeración para no dañarse por calor
Esto es uno de los motivos por los que el coche eléctrico lo va a tener complicado para ganar terreno en zonas calurosas del planeta, y puede generar problemas en verano en zonas como España. Para evitar que se dañen, los coches de Tesla o el Chevrolet Bolt tienen sistemas que refrigeran las baterías en el caso de que se supere una determinada temperatura. Otros coches como el Nissan Leaf usan refrigeración pasiva.

Esto, a su vez, genera que la propia batería de los coches se desgaste, por lo que tienes que tener cuidado si compras un coche eléctrico y vas de viaje con él, pues puedes quedarte tirado y perder autonomía tras un día en la playa. Por ello, si te compras un coche eléctrico, intenta que sea de color blanco y asegúrate de que tenga refrigeración activa, además de aparcarlo en zonas de sombra. Esto se aplica también a los dispositivos electrónicos, los cuales tenemos que evitar dejar al sol o totalmente cargados si no vamos a usarlos durante semanas o meses.

El mayor exceso de temperatura de una batería se genera cuando la cargamos. Por ello, es conveniente evitar usar la carga rápida si no tenemos prisa por cargar el móvil. Por ejemplo, para el móvil podemos usar un cable que no sea compatible con carga rápida, pero que sea bueno y seguro. En el caso del coche (como los Tesla), sólo usar los Supercharger en ocasiones puntuales, y cargarlo normalmente en casa por la noche sin prisa.

Otro truco que podemos aplicar es evitar cargar nuestra batería al 100%. 
Aunque sea muy agradable tenerla cargada al máximo antes de salir de casa, hacer que nuestra batería cargue hasta el 80% puede llegar a triplicar los ciclos de carga de vida útil frente a hacerlo al 100%. Además, la mayoría de las veces no llegamos a gastar la batería del móvil, por lo que dejarla al 80% no nos supondrá un problema. En cuanto a la descarga, es recomendable no bajar del 20%.

Además, el mayor daño se produce cuando dejamos el dispositivo sin usar durante mucho tiempo con la batería cargada al 100%. Para ese tipo de casos es mejor dejarla entre el 30 y el 60%, que es la carga que suelen llevar los móviles recién comprados cuando los encendemos. El problema es que los fabricantes de móviles no incluyen esto, por lo que tienes que bajarte alguna aplicación que lo permita.



Interesantes curiosidades sobre los osos polares

  • Evolución El oso polar (Ursus maritimus) evolucionó a partir de una población de osos pardos durante el Pleistoceno. Algunas investigaciones sugieren que este proceso comenzó hace unos 38 millones de años, cuando un grupo importante de osos se separó y se adaptó a unas nuevas condiciones de vida. 
  • 800 kilos Es el animal terrestre más grande. Mide hasta 3 metros desde el hocico al final de la cola, y pesa hasta 800 kilogramos (el macho). Sin embargo, tienen la cabeza relativamente pequeña.
  • Familia de 3 Los osos polares tienen dos crías por camada tras un período de gestación de 6,5 a 9 meses. Las crías permanecen con la madre durante 2 ó 3 años. El resto del tiempo, son animales solitarios.
  • Viajeros incansables El oso polar puede viajar hasta 1000 kilómetros en los cambios de estación, cuando el hielo se derrite o se congela, ya sea caminando sobre el hielo o nadando. Su olfato es tan agudo que puede oler una foca a 32 kilómetros de distancia.
  • Patas como raquetas Tiene unas patas anchas que actúan como raquetas de nieve, distribuyendo su peso para un mejor desplazamiento sobre la nieve y el hielo, pero también en el agua. Cuenta con cinco largas y curvas garras no retráctiles que se clavan en la nieve.
  • Negro bajo un abrigo blanco Bajo el pelaje blanco, la piel del oso polar es de color negro, lo que le ayuda a absorber los rayos de sol. Además, cuenta con una espesa capa de grasa para soportar las temperaturas polares. Su doble abrigo de pieles repele el agua y, gracias a su color blanco, le ayuda a camuflarse.
  • A 37 grados Los osos polares, además, mantienen una temperatura media de 37 grados. El motivo por el que soporten temperaturas extremas es que además de su gruesa y dura capa de piel, estos animales tienen una espesa capa de grasa adicional. Esta es la causante de su termorregulación. Sin embargo, esa misma capa es la que provoca que tengan un rápido sobrecalentamiento y no soporten las temperaturas elevadas.
  • Perezosos Los osos polares pasan inactivos la mayor parte del tiempo (66,6% de sus vidas). El sobrecalntamiento es uno de los factores principales por los que esta especie se desplaza a una baja velocidad y suele tumbarse a descansar. 
  • Jugando viven más Los osos polares que juegan viven más tiempo, gozan de mejor salud y tienen más descendencia, según un reciente estudio del etólogo Robert Fagan, de la Universidad de Alaska.
  • Un gran olfato Uno de los sentidos más desarrollados del oso polar es su olfato. Es tan agudo que puede percibir el aroma de una foca a más de 30 kilómetros de distancia, algo muy útil teniendo en cuenta las dificultades para encontrar alimento. Ademas, es muy importante para identificar cualquier tipo de peligro que pueda acecharles a su alrededor.
  • Alimentación Pueden comer hasta 30 kilos de comida en un mismo día. Su principal fuente de alimento son las focas. Cuentan con 42 afilados dientes, que le permiten devorar fácilmente a sus presas. Estas piezas son más largas que las que posee el oso pardo en su boca.
  • Bucean A veces, cuando acechan a sus presas, los osos polares se sumergen en el agua gracias a las adaptaciones de sus patas. Esta actividad también la realizan para buscar algas, limpiarse o reducir su temperatura corporal. Se estima que pueden permanecer sumergidos unos 2 minutos a profundidades entre 3 y 5 metros.
  • Siempre limpios Esta especie es extremadamente limpia, pues después de cazar y devorar a su presa, siempre dedican un tiempo a eliminar con agua y nieve los restos del animal de su cuerpo. Los investigadores apuntan a que puede que, al tener tan sensible el olfato, les incomoda el olor y necesitan quitarlo inmediatamente.
  • Seguimiento vía satélite WWF y Canon han elaborado la herramienta online (Polar Bear Tracker) que nos permite seguir sus movimientos migratorios en el archipiélago de Svalbard, Noruega, el Mar de Beaufort, Alaska, la Bahía de Hudson y Canadá. El uso de collares con dispositivos satelitales ayuda a seguir de cerca sus movimientos, ampliar el conocimiento de sus hábitos y saber cómo les están afectando los impactos del cambio climático.
  • En peligro El oso polar está catalogado como especie vulnerable en la Lista Roja de especies Amenazadas de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza. Según los informes de la World Wildlife Fund, estas criaturas podrían desaparecer durante el próximo siglo si no se pone freno a la destrucción de su ecosistema.