sábado, 21 de abril de 2018

Excelente selección de 140 imágenes divertidas, curiosas y WTF!








El maravilloso mundo de los gamers







Gatos que han tomado muy malas decisiones







Google ya está celebrando el "Día de la Tierra"

El Día de la Tierra es una celebración que se cumple en muchos países el 22 de abril. 


Su promotor, el senador estadounidense Gaylord Nelson, instauró este día para crear una conciencia común a los problemas de la sobrepoblación, la producción de contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra. Es un día para rendir homenaje a nuestro planeta y reconocer a la Tierra como nuestro hogar y nuestra madre, así como lo han expresado distintas culturas a lo largo de la historia, demostrando la interdependencia entre sus muchos ecosistemas y los seres vivos que la habitamos.

Gaylord Nelson escogió la fecha de tal manera que se maximizara la participación en las universidades, ya que lo consideraba un encuentro entre maestros y alumnos. Determinó que la semana del 19 al 25 de abril era la mejor apuesta, ya que esta no coincidía con los exámenes o las vacaciones de primavera. Más aún, esta fecha no tenía ningún conflicto con celebraciones religiosas como la Pascua o el Pésaj, y era demasiado tarde en primavera para tener un clima decente. Más estudiantes preferirían estar en clase y habría menos competencia con otros eventos de media semana –así que eligió el miércoles 22 de abril. El día también coincidió con el aniversario del natalicio de John Muir, notable conservacionista.

Sin el conocimiento de Nelson,​ el 22 de abril de 1970 fue, por coincidencia, el centésimo aniversario del natalicio de Lenin, cuando se trasladó al calendario gregoriano, el cual fue adoptado por los rusos hasta 1918. La revista Time reportó que muchos no pensaron que la fecha fuera una coincidencia, sino una pista de que el evento fue un “engaño comunista”, y citaron a un miembro de Daughters of the American Revolution, diciendo: “elementos subversivos planean hacer que los niños americanos vivan en un ambiente que sea bueno para ellos”. John Edgar Hoover, director del Buró Federal de Investigaciones, pudo haber creado la intriga de la conexión con Lenin, ya que se presumía que el FBI llevaba a cabo tareas de vigilancia en las manifestaciones de 1970.​ La idea de que la fecha fuera escogida para celebrar el centenario de Lenin, aún persiste en algunos cuarteles.

Google ha credo un doodle/video donde destaca la importancia de esta celebración:

Humor adivino








Dormir o vender tus heces: formas curiosas de ganar dinero con la ciencia

Además de atraer a prestigiosos expertos con un abultado currículum, numerosos centros de investigación y hospitales cuelgan de vez en cuando un cartel de “se busca” para localizar sujetos con unos determinados requisitos para participar en un estudio. Tener entre 18 y 50 años, ser una persona sana y no tener tener alergia a ningún medicamento suelen ser los más comunes. Así, un ciudadano de a pie puede contribuir al avance científico recibiendo en ocasiones una remuneración o algún tipo de compensación sin tener que esforzarse demasiado.


Es más, no hace falta pasar un mal rato mientras se colabora en una investigación. Por ejemplo, se puede ayudar a la ciencia ingiriendo bebidas alcohólicas. Un estudio clínico del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas en Barcelona seleccionó a voluntarios de entre 55 y 80 años, en este caso con algún problema de salud (debían presentar tres o más factores de riesgo cardiovascular, como ser fumadores y tener hipertensión o colesterol) con el fin de de demostrar si el consumo moderado de vino, combinado con el compuesto natural tirosol, puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con problemas de corazón.


Por su participación, se ofrecía a los participantes “una aportación económica” y, por supuesto, la bebida y las cápsulas necesarias para el experimento. Ahora bien, ayudar a la ciencia con una copita de vino no es la única vía peculiar para echar una mano a los investigadores mientras se gana algo de dinero: algunos estudios llegan a ofrecer cuantiosas sumas para mejorar la vida en la Tierra o incluso en el espacio.

Ganando dinero tumbado

16.000 euros por un ‘trabajo’ de 88 días en el que, literalmente, no hay que hacer nada. Esa es la cantidad que ofrecía hace unos meses el Instituto de Medicina y Fisiología Espacial de Toulouse (Francia) a los voluntarios que participaran en un estudio para ayudar a que los astronautas del futuro a prepararse mejor para volver a la Tierra tras pasar tiempo en el espacio.

Pese a que las condiciones puedan parecer atractivas, lo cierto es que el ensayo clínico requería de buenas dosis de paciencia y cierta falta de pudor: los participantes, hombres de entre 20 y 45 años no fumadores, han pasado dos meses enteros en la cama, sin poder bajarse de ella para comer, asearse o hacer sus necesidades.

Estar tanto tiempo postrados, con la cabeza ligeramente inclinada hacia abajo, ha servido para investigar si una serie de antioxidantes y vitaminas podrían ayudar a los astronautas a combatir los efectos de vivir en el espacio, entre ellos, la pérdida de masa muscular y ósea o las alteraciones del sistema cardiovascular que también sufrían los participantes del estudio.

La de hace unos meses ha sido la segunda ocasión en la que la Agencia Espacial Europea (ESA) ha realizado este curioso “estudio de reposo”, un experimento que la NASA también ha llevado a cabo en numerosas ocasiones, la última hace tan solo unos meses en colaboración con el Centro Espacial Alemán (DLR por sus siglas en inglés).

Los participantes que han dado un paso para la humanidad sin poner un pie en el suelo también han recibido una cuantiosa remuneración por parte de la agencia espacial estadounidense: hace unos años, se ofrecían 18.000 dólares (14.000 euros) por vivir entre sábanas durante 70 días.

En otras ocasiones, basta con dormir para obtener una buena suma económica. Los profesores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, por ejemplo, buscan voluntarios para realizar diversos estudios relacionados con la medicina del sueño.

Para participar en el mejor remunerado (se pueden ganar hasta 12.500 dólares, 10.000 euros en él) tan solo hay que cumplir unas sencillas condiciones: tener entre 21 y 70 años, no fumar ni tomar medicación y vivir durante 37 días sin salir del laboratorio de un hospital. Con ello, los investigadores pueden estudiar los efectos de los patrones de sueño en la salud, el estado de ánimo, el rendimiento o el estado de alerta.

Cumple un año el primer burdel de muñecas sexuales

Al sur Dortmund se encuentra el primer burdel de muñecas sexuales de Alemania, que, bajo el nombre de 'Bordoll', se ha hecho extremadamente popular desde que abrió sus puertas hace un año. A razón de 60 euros la media hora, y de 90 euros la hora, los clientes pueden elegir entre 11 muñecas sexuales de silicona que parecen mujeres reales y cumplen con todos los estándares de belleza. Este tipo de prostíbulos funcionan también en otros países, como Reino Unido, Francia o Japón.

Evelyn Schwars, de 29 años, es la fundadora y Madame del burdel y asegura que "Para muchos no es fetichismo, sino sólo por curiosidad".


Los hombres de cualquier edad y profesión llegaron en masa y parece que un 70% volverá en lo que, tal vez no es simplemente la curiosidad.

En la fase de prueba inicial, las muñecas solo podían reservarse los domingos. Pero muy pronto, la demanda fue tan alta que Schwarz tuvo que dedicarle seis habitaciones de su empresa recibiendo comentarios halagadores sobre la experiencia en la página web del burdel. "Mis altas expectativas fueron ampliamente superadas. La pasé increíble y el tiempo voló. Quedé destruido después de eso",escribió un cliente feliz aunque menciona que "Naomi era muy pesada y sus articulaciones seguían algo duras". Otro describió que tener sexo con una muñeca fue "95 por ciento" igual que acostarse con una mujer de verdad.








Se cura el británico con el peor caso de "súper gonorrea"

El hombre al que diagnosticaron la gonorrea más resistente conocido hasta el momento se ha curado, según un informe del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.


La enfermedad de transmisión sexual de ese varón se había mostrado resistente a los antibióticos por primera vez.

El paciente, cuyo nombre y edad no se han difundido, se contagió durante un viaje al sudeste asiático en el que tuvo un contacto sexual con una mujer autóctona, a pesar de que en Reino Unido tenía pareja estable.

Este caso "fue el primero que los médicos no conseguían curar con antibióticos tradicionales", como azitromicina y ceftriaxona. Entonces, los especialistas recurrieron al ertapenem, que el paciente toma desde entonces.

"Nos complace informar que el caso de la gonorrea resistente a varios medicamentos ha sido finalmente curado", según anunció la responsable de enfermedades de transmisión sexual del sistema de Salud Pública de Reino Unido, Gwenda Hughes, y difundió el diario británico Daily Mail.

"Un oportuno recordatorio"
Hasta el momento se habían registrado dos casos similares en Australia. Uno de esos contagiados también tuvo relaciones sexuales en el sudeste asiático, mientras que el otro "no había salido del país".

El servicio Nacional de Salud británico investigó si hay más personas infectadas y concluyó que esa superbacteria de la gonorrea "no se ha diseminado por Reino Unido".

Hughes señaló que esta enfermedad supondrá "un oportuno recordatorio" para que todo el mundo sea consciente de que la 'supergonorrea' podría ser más común en el futuro.




Game Boy la consola que revolucionó el mundo de los juegos

La pantalla era pequeña, los gráficos se limitaban a tonos grises sobre un fondo verde opaco, pero la Nintendo Game Boy fue una revolución cuando se lanzó en Japón hace tres décadas. La versión original puede parecernos desesperadamente gruesa en la actualidad, pero por aquel entonces era inimaginablemente esbelta, una consola adecuada para jugar en cualquier lugar.


¿Qué hizo que esta consola se hiciera tan popular y vendiera tantas unidades?
Lo curioso es que la Game Boy no fue en realidad la primera máquina de juegos portátil con cartuchos intercambiables: esa fue la Microvision, lanzada en 1979 y descrita como un "sistema de juego electrónico programable" por su fabricante, el gigante de los juguetes Milton Bradley. Curiosamente, la consola en sí misma era solo un contenedor con una pequeña pantalla, cada juego tenía su propio procesador central y un chip de memoria.

Ser una máquina portátil, prácticamente una consola de bolsillo, fue su gran acierto. La consola fue diseñada por el equipo de Investigación y Desarrollo 1 de Nintendo, encabezado por el legendario ingeniero Gunpei Yokoi, el genio detrás de la serie Game & Watch de juegos portátiles de LCD de la compañía. Imponer la portabilidad sobre el rendimiento. Así que, mientras que las consolas portátiles rivales como Atari Lynx y Sega Game Gear se jactaban de tener un hardware costoso y pantallas de color que borraban de un plumazo la batería, la Game Boy era comparativamente barata gracias a su anticuada CPU basada en Z80. Y aunque la pantalla de 2,5 pulgadas apenas podía mostrar cuatro tonos grises diferentes, la consola prometió hasta 30 horas de juego con cuatro baterías AA, lo que lo hizo mucho más útil. Y es que el aspecto no lo es todo.

El controlador D-pad de ocho vías (originalmente diseñado por Yokoi para la serie Game & Watch), y cuatro botones: A, B, Start y Select resultaba muy familiar para los jugadores, lo que significaba que era también fácil para los desarrolladores convertir los juegos de la exitosa NES a la máquina portátil de Nintendo.

Cuando aterrizó en Japón el 21 de abril de 1989, a un precio de 12.500 yenes, vendió inmediatamente su tirada inicial de 300.000 unidades (no llegó al Reino Unido hasta septiembre de 1990). Literalmente arrasó. En esa época, el juego imprescindible era Super Mario Land, un juego de plataformas típicamente peculiar y agradable que reproducía muchas características de la serie clásica de Super Mario Bros. Continuaría vendiendo más de 18 millones de copias.

Con el paso del tiempo, la Nintendo 3DS se convirtió en la fabulosa sucesora de la Game Boy cosechando también muchos éxitos.


A menos de un año de su lanzamiento el iPhone X dejará de venderse

Hasta que no llegue el momento, septiembre de 2018, no se podrá confirmar de forma oficial. Pero el iPhone X, que se estrenó el pasado mes de noviembre en el mercado, tiene todas las papeletas para desaparecer del mercado cuando se estrene la nueva generación de teléfonos inteligentes de Apple; es decir, en septiembre de 2018. Será entonces cuando, según los rumores y las filtraciones más recientes, Apple lanzará tres modelos nuevos para renovar su catálogo.


El iPhone X, que se lee ‘iPhone diez’, se llama así en referencia al décimo aniversario desde que se lanzó el primer iPhone. Es un guiño a la historia de Apple, y es por eso también que tiene un diseño diferente de los iPhone 8, y ha estrenado la tecnología OLED, por ejemplo, o la tecnología Face ID de reconocimiento facial. Es una edición especial dentro del catálogo de la compañía de Cupertino y, como tal, parece que no tendrá continuidad. Ahora bien, el diseño del terminal sí que se mantendrá en los modelos de 2018.

Son pocos los modelos de iPhone que han estado solo un año en el mercado, o al menos en el catálogo oficial de Apple, pero los ha habido. La compañía de Cupertino suele mantenerlos por dos o tres años de manera habitual, pero el iPhone X, según esta información, dejará de venderse en 2018, que es cuando llegará la nueva generación de teléfonos inteligentes de Apple. El ‘iPhone décimo aniversario’ tendrá –algo así como- una segunda generación. Efectivamente, habrá un modelo de 5,8 pulgadas con mismo diseño, o muy parecido.

Pero además se venderá un modelo LCD con 6,1 pulgadas, y un tercer modelo con 6,5 pulgadas OLED. En esta alineación podría quizá haber encajado el iPhone X a un precio más barato. Sin embargo, la firma de Cupertino podría mantener los iPhone 8, que cuentan con 4,7 y 5,5 pulgadas, respectivamente, y dejar el resto del catálogo a los nuevos modelos, con dimensiones y prestaciones notablemente superiores. Además, todos ellos con el formato ‘todo pantalla’, sin marcos y con la tecnología Face ID de reconocimiento facial.



Minimalismo digital, la moda a la que deberías unirte

La cuestión está muy en el candelero, especialmente después de todas las revelaciones sobre los datos que maneja Facebook acerca de todos nosotros, sus súbditos usuarios: ¿hay que ir borrándose un poquito de las redes sociales? A esta corriente se le llama ‘minimalismo digital’, y su filosofía pasa por hacer limpieza en tu casa: hacer una revisión de toda tu huella digital y ver qué cosas te sobran y cuáles son imprescindibles. Te contamos más:






Comer pasta no engorda (ni siquiera de noche)

La pasta, en el contexto de una dieta saludable, no le hará ganar kilos de más. Los carbohidratos siempre han tenido mala prensa. Hay personas que los destierran de su dieta porque los consideran el origen de su sobrepeso, pero un nuevo estudio, del Hospital St. Michael, en Toronto (Canadá), publicado en la revista «BMJ Open», sugiere que la pasta, en concreto, no merece esta atención tan negativa.

«La investigación concluyó que no contribuye al aumento de peso o al incremento de la grasa corporal», asegura el autor principal, el doctor John Sievenpiper, científico clínico del Centro de Modificación de Riesgos y Nutrición Clínica del hospital.

De acuerdo con esta investigación, a diferencia de la mayoría de carbohidratos refinados, que son absorbidos rápidamente por el organismo, la pasta tiene un índice glucémico más bajo, lo que significa que causa menores incrementos de los niveles de azúcar en sangre que aquellos con un mayor índice como por ejemplo la patata, el arroz y el pan blanco.

«Al ponderar la evidencia, ahora podemos decir con cierta confianza que la pasta no tiene un efecto adverso sobre los resultados del peso corporal cuando se consume como parte de un patrón dietético saludable», afirma el doctor Sievenpiper.

La clásica creencia de que la pasta engorda tiene dos causas, de acuerdo con la opinión del doctor Juan José López, del área de Nutrición de la SEEN: la principal sería el modo de preparación «que habitualmente asocia la pasta con salsas ricas en calorías, dado que están basadas principalmente en grasas (aceite, mantequilla, nata, e incluso carnes grasas)» y otra es la propia composición del alimento, rico en hidratos de carbono.

No todos los hidratos son iguales

«El hecho de que en ocasiones se conozca a los carbohidratos como un enemigo se debe a que, si se prescinde de ellos durante un tiempo, se produce una rápida bajada de peso. Esto no significa que sea la mejor opción, de hecho puede tener unos efectos secundarios nocivos para la salud y provocar una posterior ganancia de peso al introducir de nuevo este tipo de alimentos en la dieta», explica la doctora Elena Sánchez Campayo, vicesecretaria del colegio Profesional de Dietistas Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (Codinma).

El doctor López advierte de que «la consideración de todos los hidratos de carbono como alimentos iguales en su composición puede inducirnos a error». También hay que tener en cuenta la cantidad y frecuencia con la que se consume la pasta, que es fuente de vitaminas, minerales y fibra. En una dieta equilibrada, sería suficiente con dos o tres raciones por semana, según el experto en nutrición. Además, «debería alternarse con otros alimentos como el arroz, la patata, el pan, los cereales... para que nuestra dieta sea más variada», apunta la doctora Sánchez Campayo.

Pasta para cenar
Ningún alimento engorda más porque se coma a una hora u otra del día y con la pasta sucede lo mismo. «No importa la hora a la que se consuma la pasta, lo que importa es la cantidad calórica neta consumida al día o a la semana en las distintas comidas y la actividad física realizada. Si ese balance favorece a la carga calórica se tiende a almacenar energía y a engordar», asegura el doctor López.