domingo, 1 de abril de 2018

Humor jubilado







Fascinantes imágenes de la historia

Una foto coloreada de la ciudad de Nueva York en 1908

Jane Fonda posando durante la filmación de Barbarella, 1967.

Refugiados albaneses que desembarcan en el puerto italiano de Bari el 8 de agosto de 1991.


Un soldado alemán prisionero regresa a su casa solo para encontrar escombros, 1947.

Stevie Wonder visitando una escuela infantil para ciegos en Londres, California, 1970.

Pelé toma un descanso durante el rodaje de Escape to Victory, 1981.

"Crunch" el ingrediente secreto de tus videojuegos

«Vaya, he perdido muchísimo tiempo de estar con mi familia»; «Me encantaría no tener que volver a hacer horas nunca mas»; «Llegas a un punto en el que trabajas doce o catorce horas, te vas a tu casa y piensas: solo quiero ver algo en la tele que haya visto cien veces y comer la misma comida basura de siempre, porque al menos sé cómo va a terminar». Todas estas frases han sido pronunciadas por personas que trabajan en el mundo de los videojuegos.

El periodista Jason Schreirer recoge en su libro Blood, Sweat and Pixels la historia de cómo se hicieron algunos videojuegos de éxito de los últimos años. 


En el prólogo del libro cuenta que muchos desarrolladores le hablan constantemente sobre las dificultades de su trabajo, sobre jornadas laborales que se extienden hasta las dos o las tres de la madrugada y sobre ingerir cantidades de cafeína muy poco saludables.

En una de esas conversaciones, después de escuchar penurias de todo tipo, Scheirer dijo: «Parece un milagro que el juego saliera adelante». Su interlocutor le contestó: «Jason, es un milagro que cualquier juego salga adelante».

Da igual que un juego sea un proyecto independiente o una superproducción. Todos los juegos comparten un mismo ingrediente: el crunch. Así es como se llama la práctica milenaria de hacer horas extra. Si esperabas un artículo sobre tabletas de chocolate con leche rellenas de arroz inflado, lo siento mucho.

Scheirer lo define así: «La palabra crunch recuerda al sonido del rechinar de dientes, que describe perfectamente el sentimiento de trabajar durante horas interminables en un videojuego de gran presupuesto. Durante décadas, prorrogar la jornada de trabajo ha sido una práctica ubicua, una parte tan integral del desarrollo como los botones o los ordenadores».

«También ha sido polémica. Algunos dirán que el hecho de que los trabajadores hagan jornadas de catorce horas, generalmente sin cobrar más, no es razonable. También que el crunch representa la falta de liderazgo y la mala gestión. Otros se preguntan si existe otra forma de hacer videojuegos».

Naughty Dog es una de las empresas más reconocidas del sector de los videojuegos. Son los responsables de la saga Uncharted, uno de los mayores superventas de Playstation 3 y Playstation 4; y de uno de los juegos más aplaudidos por la crítica en los últimos años: The Last of Us. También tiene la fama de ser una de las empresas donde más extendido está el crunch.

Blood, Sweat and Pixels cuenta la historia de Uncharted 4, un juego que estuvo varias veces al borde de la cancelación y con un desarrollo especialmente accidentado. Los estudios de videojuegos suelen dar unas vacaciones a sus empleados después del lanzamiento de un juego para compensar el sobreesfuerzo. Con Uncharted 4, muchos trabajadores venían de dejarse la piel en The Last of Us y engancharon un crunch con el siguiente.

«Yo me iba a casa a las dos o las tres de la mañana, pero nunca trabajo en fines de semana. Soy muy estricto con eso», dice uno de los empleados de Naughty Dog en el libro. Uno de sus compañeros contaba que engordó siete kilos en la recta final de este proyecto y otra trabajadora asegura que en esos meses vivió el peor crunch de su vida.

«Me sentía muy poco sana», dice, «había hecho esto antes, pero nunca tuve la sensación de que no iba a poder acabar el proyecto. Hacia el final de este desarrollo te cruzabas con la gente y todo el mundo decía que no sabía si íbamos a poder acabarlo, no parecía posible».


¿Por qué los asistentes telefónicos son "femeninos"?

Pregúntale a Siri si es mujer, y te contestará que ella no tiene género. Quizá te diga: “Soy como los cactus y ciertos peces”. 

Lo mismo pasa con Alexa de Amazon, Cortana de Microsoft, S Voice de Samsung y Now de Google.

Pero lo cierto es que sus voces suenan muy femeninas. Culturalmente, pensamos en ellas como mujeres (en noruego antiguo Siri significa “mujer bella que conduce a la victoria”).

Les asignamos pronombres femeninos, y ellas, a su vez, incorporan giros femeninos a las robotizadas y, en ocasiones, vanas respuestas que nos dan.

Si reconocemos la diversidad de género en otros aspectos de la vida diaria, ¿por qué los aparatos tecnológicos que usamos tienen que sonar tan femeninos?

Sería fácil atribuirlo (o culpar) a los diseñadores varones, influidos tal vez por la ciencia ficción (he aquí un dato interesante: en la serie televisiva original Viaje a las estrellas, quien daba voz a las computadoras de la Federación dentro de la nave espacial Enterprise era Majel Barrett, la esposa del creador de la serie, Gene Roddenberry).

Pero la razón principal para usar voces femeninas en los teléfonos es sociológica. “Los estudios indican que una voz de mujer tiene muchas más probabilidades de ser aceptada”, dice Karl MacDorman, profesor de la Universidad de Indiana especializado en la interacción entre los humanos y las computadoras.

Este experto y su equipo de colaboradores hicieron oír unas grabaciones de voces masculinas y femeninas a personas de ambos sexos, y luego les pidieron identificar cuáles preferían; los investigadores evaluaron también cómo los participantes respondían a las voces.

Según un informe publicado en 2011, tanto mujeres como hombres dijeron percibir más cálidas las voces femeninas.

Las mujeres incluso mostraron una preferencia inconsciente a responder a las voces femeninas (los varones se mantuvieron neutrales en este aspecto).

¿A qué se debe esta preferencia? Clifford Nass, profesor de comunicación en la Universidad Stanford y coautor del influyente libro Wired for Speech (“Programados para el habla”), escribió que las personas tienden a percibir las voces femeninas como auxiliares que las alientan a resolver solas los problemas, y las voces masculinas como figuras autoritarias que les dictan las soluciones de los problemas.

Deseamos que la tecnología nos ayude, pero también queremos controlarla, de modo que tendemos a preferir una interfaz femenina.

Esta preferencia indica que las empresas pueden causar una mejor impresión en un mayor número de consumidores usando una voz femenina.

Pero no con cualquier voz de mujer: tiene que corresponder a la personalidad de una marca.

Para lograrlo, muchas compañías recurren a Greg Pal, vicepresidente de mercadotecnia, estrategia y desarrollo de negocios de Nuance Communications, empresa que ofrece el uso bajo licencia de más de 100 voces.

Para demostrar que algunas marcas eligen voces masculinas, Pal encendió su iPhone y abrió la aplicación de Domino’s Pizza, la cual tiene un asistente llamado Dom. Sonaba como mi maestro de inglés del bachillerato: culto y servicial, pero no autoritario.

Esto está bien para una marca que intenta animar a los varones a pedir pizzas antes de un juego importante de futbol.

No obstante, los diseñadores creen que conforme vaya mejorando la tecnología de voces, aumentará la diversidad. Muchos aparatos electrónicos ya permiten seleccionar la interfaz de voz.

Por ejemplo, Homero Simpson puede decirte dónde dar vuelta a la izquierda o a la derecha cuando uses el GPS de tu celular. Y Siri puede convertirse en un sir si dedicas algunos minutos a reprogramarla.

¿Quieres saber cómo hacerlo? Pregúntale. Ella te lo dirá con su peculiar voz cálida, servicial… y femenina.




Después de todo no eran tan malas ideas

Estas iniciativas parecían condenadas al fracaso, pero, por fortuna, cuajaron. 

¿Necesitas un riñón donado? Pon un anuncio

¿Es en serio? ¿No sabes qué clase de personas podrían contestar a un anuncio así? Acude a los canales apropiados para conseguir un riñón.

Como llevaba varias semanas sintiéndose mal, Christine Royles, madre de un niño y empleada de un restaurante en Maine, se tomó un día libre para ir al médico.

Recibió un diagnóstico devastador: tenía lupus y vasculitis ANCA, una enfermedad autoinmune que afecta los vasos sanguíneos. A causa de ello, le estaban fallando los dos riñones y necesitaba un trasplante.

A sus 23 años, Christine fue puesta en la lista de espera de donantes junto con otras 100,000 personas, con la ilusión de recibir una llamada.

Pero pronto empezó a impacientarse. Estar conectada 10 horas al día a una máquina de diálisis suele tener ese efecto. Así que, usando un marcador, escribió un anuncio en el vidrio trasero de su auto con la esperanza de que un alma buena lo viera y respondiera. El anuncio decía: “Busco un donador de riñón. Debe tener sangre tipo O. (Sólo necesitas un riñón)”. Y anotó su número telefónico.

Josh Dall-Leighton había salido de compras con su familia cuando vio el anuncio. Según un reportaje del Portland Press Herald, este hombre de 30 años, guardia en una penitenciaría y padre de tres niños, de inmediato le dijo a su esposa: “Tengo que hacer esto”.

“Busco un donador de riñón. Debe tener sangre tipo O. (Sólo necesitas un riñón).”

Llamó al número anotado en el anuncio y luego se hizo pruebas para determinar si era compatible o no.

En junio de 2015, los médicos le extirparon los riñones a Christine y le trasplantaron uno de los riñones sanos de Josh Dall-Leighton.

La solución discutible (o brillante) de esta mujer sacó a relucir el heroísmo de Josh, aunque él no lo ve así. Sus acciones fueron prácticas, declaró al Portland Press Herald. “Si mi esposa necesitara un riñón”, dijo, “yo ya no podría dárselo. Esperaría que alguien más la ayudara”.
Como las prótesis tienen un impacto emocional en los niños, fabríquenlas con piezas de lego

¿Tienes hijos? ¿No sabes qué hacen con las piezas de LEGO? ¡Las pierden! Una prótesis ¡no es un juego!

Tratándose de niños, tal vez las prótesis sí deberían ser un juego. Los chicos a los que les falta un miembro tienen desventajas físicas y psicológicas. Carlos Torres Tovar se preguntó si habría una forma de hacer de estos niños el alma de la fiesta.

Este diseñador colombiano, egresado de la Universidad de Umea, Suecia, creó un brazo
artificial provisto de una pinza de tres dedos, accionada por un adaptador motorizado, como muchas otras prótesis, pero con una ventaja: la pinza se puede desmontar fácilmente y sustituir con una figura hecha totalmente con piezas de LEGO, diseñada por el niño. ¿Qué tal un avión en el brazo? ¿O un auto? ¿O un muñeco?

“Los chicos a los que les falta un miembro tienen desventajas físicas y psicológicas”

Darío, un niño colombiano de ocho años en ese entonces, nació con el brazo derecho parcialmente desarrollado, y dejó de crecerle a la altura del codo. En 2015 se convirtió en el primero en probar el nuevo brazo.

Con la ayuda de sus familiares, creó una retroexcavadora de control remoto que se monta en el brazo tras retirar la pinza.Un amigo de Darío lo acompañó en la prueba.

Ese chico tiene los brazos normales, pero se contagió del ánimo y construyó una nave espacial con piezas de LEGO. Darío se la colocó en el brazo, y pronto él y su amigo estaban en el espacio exterior.

La razón por la cual prótesis como ésta hacen felices a los niños es simple: ayudan a socializar. “Cuando armas algo con un juego de LEGO”, dijo Torres, “lo haces con tus papás o tus amigos, e incluso haces nuevas amistades con él”.

Para combatir la sequía, vertamos 96 millones de bolas de plástico en las presas

¿No sería mejor tratar de llevar más agua a ellas? ¡Ya hay suficiente basura en el agua potable!

Por fin llovió en California hace poco, pero luego de cinco años de una sequía devastadora, todo el mundo quiere asegurarse de que el agua se quede en las presas y no se pierda por evaporación.

Para lograr esto, el Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles ha vertido “bolas de sombra” en las presas. Estas esferas evitan que los rayos del sol lleguen al agua y reducen la evaporación en unos 1,135 millones de litros al año.

Además, las bolas mantienen “el agua limpia de polvo e insectos, dificultan el crecimiento de algas y evitan reacciones químicas entre la luz solar y el cloro”, informó USA Today.

“Las bolas de sombra son mucho más baratas que la alternativa planteada por las autoridades”

Las bolas, que pueden durar al menos 10 años, miden unos 10 centímetros de diámetro y están hechas del mismo material plástico libre de bisfenol A que las garrafas de leche.

A 36 centavos de dólar la pieza —34.5 millones en total—, las bolas de sombra son mucho más baratas que la alternativa planteada por las autoridades: crear una cubierta flotante para las presas, a un costo de 300 millones de dólares.

Verter 96 millones de bolas de plástico a una presa quizá suene disparatado, pero en tiempos críticos se requieren medidas extremas.

Como dijo a huffingtonpost.com el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti: “Esto es un ejemplo de la clase de pensamiento creativo que necesitamos para hacer frente a esos desafíos”.

Para evitar las demandas por negligencia médica, los hospitales deben reconocer sus errores

A los abogados sin escrúpulos les va a encantar esto. Si admites una negligencia, ¡te van a sangrar hasta dejarte seco! ¿Por qué no les cedes de una vez todos tus ahorros?

Cuando, con razón o no, un paciente intuye que un médico o un hospital ha cometido un error, la reacción inmediata del hospital o médico suele ser cerrar filas y negar la culpa.

Un estudio de la Universidad Johns Hopkins reveló que sólo dos por ciento de los hospitales estadounidenses informan a los pacientes cuando han cometido un error. Pero eso podría cambiar.

El estado de Oregon aprobó una ley que estipula que una disculpa de un médico no podrá usarse en su contra, y en el estado de Michigan hace poco se puso en marcha una iniciativa pionera.

“Los pacientes reciben una disculpa y se les ofrece un arreglo”

Según la revista U.S. News & World Report, “el Sistema de Salud de la Universidad de Michigan es precursor del modelo Admisión, Disculpa y Oferta, en el que a los pacientes que han sido víctimas de un error médico se les avisa de ello de inmediato, reciben una disculpa y se les ofrece un arreglo”.

Como resultado, la red de hospitales ha tenido una disminución de 60 por ciento en sus gastos por litigios, y 36 por ciento menos demandas por negligencia.

Aunque reconocer una equivocación médica grave podría parecer un suicidio profesional en la litigiosa sociedad de hoy, lo cierto es que los pacientes y sus familiares quieren conocer la verdad y ser tratados de manera justa.

Como comentó a U.S. News & World Report el ex abogado Richard Boothman, los médicos podrían desarmar a los pacientes enojados si tan sólo dijeran: “Pude y debí haberlo hecho mejor. Lo lamento”.





Datos insólitos sobre algunas canciones clásicas

  • El primer CD comercial fabricado en Estados Unidos fue Born in the U.S.A., de Bruce Springsteen. 
  • Bob Marley cedió el crédito de autoría de la letra de No Woman No Cry a Vincent Ford, su amigo de la infancia, quien tenía un comedor popular en Jamaica. Las regalías de la exitosa canción ayudaron a mantener abierta la cocina.
  • Simon y Garfunkel no dejaron de discutir mientras grababan Bridge Over Troubled Water. Garfunkel quería que Simon la cantara (“Lo siento, no lo haré”, dijo éste), y a Simon nunca le gustó el verso final de Garfunkel: “Sail on, silver girl”…
  • Otis Redding improvisó el silbido icónico de (Sittin’ on) the Dock of the Bay cuando olvidó lo que debía cantar al final de la canción.
  • La Caroline de la canción Sweet Caroline, de Neil Diamond, no es otra que Caroline Kennedy, a quien Neil vio en una foto en una revista en los años 60. “Era la imagen de una niña vestida con su traje de montar, junto a su poni”, recordó.
  • Michael Jackson iba tan absorto componiendo Billie Jean durante un viaje a casa en auto desde el estudio, que ni siquiera notó que su coche se estaba incendiando. Un motociclista que pasaba lo alertó, lo cual salvó al Rey del Pop y una de las melodías más pegadizas del mundo.
  • Paul McCartney despertó una mañana con la melodía de Yesterday en la cabeza, pero sin la letra. Mientras se inspiraba, utilizó como comodín estas palabras: “Scrambled eggs… oh, my baby, how I love your legs… (“Huevos revueltos… ay, nena, cómo me encantan tus piernas…)”.
  • I Write the Songs, de Barry Manilow, fue escrita por alguien más. Para ser exactos, por Bruce Johnston, ex integrante de los Beach Boys.
  • Stairway to Heaven, de Led Zeppelin, fue la canción más solicitada en la radio en los años 70. Sin embargo, el cantante y letrista Robert Plant un día ofreció 1,000 dólares a una estación de radio pública para que no la tocara nunca más. “Ya la había oído antes”, contó después.
  • El tipo de la canción de Aerosmith Dude (Looks like a Lady) es el vocalista de Mötley Crüe Vince Neil, a quien la banda confundió con una mujer por su larga melena rubia en una noche de copas en un bar.
  • El acorde con el que comienza Purple Haze, de Jimi Hendrix, es un tritono conocido como el intervalo del diablo, el cual estaba vedado en la música sacra renacentista por sonar demasiado “maligno”.
  • Número de canciones que Elvis Presley grabó: más de 800. Número de canciones que escribió: ninguna (aunque recibió crédito como coautor de algunas composiciones).
  • La canción Girls Just Wanna Have Fun fue escrita por… un hombre. El cantante de Filadelfia Robert Hazard compuso y grabó la versión original cuatro años antes de que Cyndi Lauper la volviera un éxito.
  • Somewhere Over the Rainbow, la balada de la película El mago de Oz, habla sobre una chica de Kansas rural, y de cómo Estados Unidos iba saliendo de la Gran Depresión bajo el Nuevo Pacto de Franklin D. Roosevelt, de quien Yip Harburg, coautor de la canción, era partidario.
  • Queen y David Bowie escribieron Under Pressure en una sola noche, y luego comieron pizza.



7 objetos cotidianos que han dejado de usarse por los avances tecnológicos

La tecnología ha avanzado tan rápido en los últimos 20 años que los adolescentes de hoy no logran imaginarse que alguna vez no tuvimos Internet. 

1. Mapas de papel

Para abrir ese tremendo pliego de papel doblado tenías que tener habilidades y vista de águila para encontrar el punto al que querías llegar, y si te tocaba ser copiloto tenías que evitar molestar a quien manejaba y taparle la visión, pero todo esto hoy es un recuerdo.

Gracias a los smartphone y aplicaciones como Google Maps, basta un par de segundos para encontrar instrucciones precisas acerca de cómo llegar a un lugar. O también puedes utilizar el GPS, una herramienta que te lleva de la mano a tu destino. Lo mejor es que después no hay que doblarlos como con los mapas de papel, un desafío que pocos lograban hacer bien.

2. Internet telefónico

¿Recuerdas cuando tenías que conectarte al módem través del teléfono de tu casa? Además, si alguien llamaba a tu casa, siempre estaría ocupado y si algún familiar descolgaba el teléfono cortaría tu conexión.

Lo mejor que podías hacer era esperar la noche para echar a andar tu módem y disfrutar de Internet a velocidad de tortuga, hoy es un recuerdo que consideramos hasta tierno.

Ya nadie se conecta a través de este viejo proceso, además tenemos la opción de que sea inalámbrico. Ahora, el carecer de banda ancha parece una condena, ya que no nos permite acceder a los contenidos actuales, que serían muy difíciles de cargar con la Internet que usábamos en los noventas.

3. Reloj despertador

Atrás quedó el tiempo de aquellos relojes a los que tenías que dar cuerda o poner una pila AA y cuyo único uso era sonar a la hora correcta, para después ser estrellado contra una pared con furia.

Seguramente hoy utilizas tu celular como despertador, ya sea con la alarma que viene incorporada o alguna aplicación que hace más sencillo salir de la cama a tiempo.

4. Cámaras

Lo más común es que la gente utilice su smartphone para tomar fotos y grabar vídeos. Pocos usan cámaras digitales básicas, ya que su calidad es igual o menor a la de cualquier móvil moderno.

Las únicas cámaras digitales que sobreviven son las pensadas para uso profesional, ya que ni siquiera las cámaras inteligentes han tenido buenos resultados de venta.

5. CDs

Escuchar música en un CD o grabar o leer información en ellos no es algo que hagamos actualmente. Ahora puedes reproducir archivos en MP3 desde tu móvil o tienes la opción de memorias de almacenamiento de gran capacidad.

Es más, algunas de las nuevas computadoras ya ni siquiera traen la unidad para leer o grabar CD y, si ves una película en un reproductor casero, seguro está en DVD o Blu-ray, o utilizas los sistemas digitales a través de internet.

6. Teléfonos fijos en el hogar

Actualmente, la mayoría de las personas tiene teléfono móvil y nos comunicamos directamente con ella por medio de su numero personal. Los teléfonos de lineas fijas que teníamos en casa están desapareciendo, incluso algunos niños ya cuentan con su propio celular, lo que facilita el estar en contacto en cualquier momento y lugar.

7. Fax

Poder enviar los contenidos de una hoja de papel y que estos llegarán a una máquina en cualquier lugar del mundo para ser impresos tal y como nosotros los creamos nos parecía impresionante.

Hoy, ya casi nadie recuerda los Fax, han sido reemplazados por los correos electrónicos y quienes aún los tienen en su memoria los consideran un objeto de museo.


Los diferentes tipos de memoria y sus diferentes funciones

Tu supervivencia depende de tu memoria... saber quién eres, recordar experiencias anteriores, diferenciar lo que es seguro de lo peligroso es vital. 


Tu memoria tiene dos componentes principales: la memoria constante que trabaja en los pensamientos que están activos en tu mente, y la memoria de almacenaje, que se encarga de los recuerdos y acontecimientos del pasado, las habilidades y los hechos que conoces.


1. A corto plazo (de trabajo constante)
Es temporal. Su principal característica es su baja capacidad – que se satura rápidamente. Podemos retener, en promedio, siete elementos no asociados (como letras, palabras o números) durante unos minutos. Esto se llama “lapso”.

Los psicólogos se dieron cuenta de que la memoria a corto plazo está en uso constante a medida que hablamos, pensamos, y actuamos, por lo que comenzaron a referirse a ella “memoria de trabajo constante” para enfatizar su papel activo.

2. Episódica (de eventos personales)
La usamos para responder a preguntas como: “¿Qué hiciste el fin de semana?” o para recordar la primera vez que viste la nieve o nadaste en el mar. Recuerdos, especialmente los episódicos, se recuperan más fácilmente mientras más dramáticos son.

Si piensas en los eventos más especiales de tu vida, tales como fiestas y cumpleaños, lo más probable es que los recuerdes claramente porque se destacan por alguna razón excepcional, ya sea buena o mala. Los recuerdos ordinarios, por el contrario, tienden a mezclarse entre sí.

3. A largo plazo
Todos los hechos que sabes, todas las cosas que puedes hacer, muchos de los acontecimientos en tu vida, además de todas las cosas sorprendentes que ni siquiera sabías que sabías, constituyen el enorme caudal de conocimiento que comprende tu memoria a largo plazo.
4. Semántica (hechos)
Es nuestro almacén de conocimientos generales: hechos, conceptos y vocabulario. Es la que nos permite responder a preguntas tales como, “¿Cuál es la capital de Italia?” Sabemos las respuestas, pero generalmente nos hemos olvidado de dónde, cuándo y cómo los aprendimos. La memoria semántica y episódica, a menudo se superponen cuando hablamos de sucesos pasados.

Es gracias a esta es que conocemos el resultado de la última elección nacional. Sin embargo, la importancia política del evento también nos permite recuperar las memorias personales que asociamos con él, que provienen de la memoria episódica.

5. Procedimental (habilidades)
Aquí se incluyen habilidades físicas y mentales adquiridas con el tiempo, como montar en bicicleta, aprender a escribir o utilizar correctamente un teclado. La mayor parte de nuestro conocimiento procedimental se utiliza de forma automática y sin recuerdo consciente de cómo aplicarlo. La memoria de procedimiento también se conoce como la memoria implícita o habitual.
Mientras que algunas habilidades que se aprenden como leer o andar en bicicleta, aguantan sin mucha práctica, otras como hablar otro idioma o tocar un instrumento musical tienen un carácter de “usarlo o perderlo“, y hay que hacer un uso regular de ellas, si aspiramos a que sean retenidas.



Ver repeticiones en la tele, y otras cosas curiosas que te hacen bien

Ver repeticiones en la tele devuelve la energía mental 

Sin duda tu voz interna alguna vez te ha reprochado por pasar horas viendo repeticiones televisivas. No la escuches.

Según científicos de la Universidad de Buffalo, este hábito, además de darnos placer, nos reanima. Sujetos voluntarios que vieron una repetición de su programa favorito luego de concluir una exigente tarea cognitiva se llenaron de energía.

¿La razón? Ver capítulos repetidos requiere poco esfuerzo mental (porque ya conoces la trama) y permite convivir indirectamente con personajes agradables sin el desgaste que implica interactuar con personas reales.

Los investigadores creen que esta combinación permite restablecer los recursos mentales y recuperar el vigor.

Usar calcetines en la cama favorece el orgasmo

El método que se empleó para llegar a esta conclusión quizá sea lo más interesante.

En un estudio holandés, 13 personas se acostaron dentro de un tomógrafo mientras sus parejas… los excitaban. Esto permitió a los investigadores comparar la actividad cerebral por fases hasta el clímax.

Llegar al orgasmo resultó imposible para casi la mitad de las mujeres. ¿Por qué? Por tener los pies fríos.

Para que una mujer alcance el orgasmo, se tienen que desactivar las regiones cerebrales que controlan la ansiedad y el miedo (la amígdala y la corteza prefrontal). Estar en un entorno agradable, lo que incluye la temperatura, es clave para infundir seguridad a la mujer.

Los científicos repartieron calcetines para elevar la temperatura de los sujetos y hacerlos sentir más cómodos. Así, 80 por ciento llegaron al orgasmo.


Mascar chicle agudiza tus sentidos

El mismo hábito que molesta a los amantes de la etiqueta podría ayudar a aumentar tu concentración.

En un estudio británico, dos grupos de personas escucharon listas de números al azar con la instrucción de recordar ciertas secuencias. Las que mascaron chicle tuvieron mejores resultados en cuanto a exactitud y tiempo de reacción, sobre todo hacia el final.

Otros estudios indican que mascar chicle podría potenciar algunas funciones mentales (memoria, estado de alerta y atención) y mejorar el desempeño en pruebas de inteligencia y de matemáticas.

Reír con amigos aumenta la tolerancia al dolor

La risa genuina y a carcajadas nos hace producir endorfinas, las cuales levantan el ánimo y aumentan el umbral de dolor.

Investigadores de la Universidad de Oxford colocaron fundas heladas alrededor de los brazos de voluntarios antes y después de hacerlos ver series graciosas, monólogos cómicos o documentales serios. La risa ayudó a soportar el dolor por más tiempo.

Reír acompañado tuvo un mayor efecto analgésico que hacerlo a solas.




Alimentos inteligentes

Al hablar del cerebro, los expertos usan muchas metáforas relacionadas con las máquinas: es una supercomputadora o el centro de control del cuerpo.
Y es lógico: desde la perspectiva de “cómo funciona el organismo”, las metáforas son bastante acertadas.



Sin embargo, con tantas metáforas mecánicas se nos olvida algo importante: el cerebro es tejido vivo, igual que el corazón, los pulmones, el estómago o el dedo gordo del pie. Todo esto significa que cada pensamiento o emoción que genera, cada cálculo que ejecuta, cada recuerdo que evoca, requiere de la nutrición que se obtiene sólo de los alimentos.

Lo diremos de otra manera. Tu capacidad para sentirte bien, pensar con claridad y mantener la mente aguda depende en gran medida de lo que te desayunas, comes y cenas. En años recientes, una buena cantidad de investigaciones han demostrado que consumir más de ciertos alimentos y menos de otros puede mejorar significativamente la memoria y las habilidades del pensamiento —incluso reducir el riesgo de mal de Alzheimer— en un porcentaje impresionante.

Alimentos que nutren el cerebro

  • Pescado: es uno de los alimentos más importantes para el cerebro. El pescado tiene colina (trabaja al nivel de la memoria) y ácidos grasos Omega 3, que ayudan a mejorar el coeficiente intelectual. 
  • Nueces: las nueces también son altas en Omega 3 como el pescado. Las nueces incluyen toda la variedad de oleaginosas como pecanas, almendras, pistachos, cashews, pipas, etc., además todas son muy ricas en minerales como hierro (ayuda al cerebro a recibir la correcta cantidad de oxigeno y magnesio). 
  • Cereales integrales: La fibra ayuda a que los alimentos se absorban lentamente y por consiguiente ayuda a que el cerebro reciba la cantidad adecuada de glucosa. 
  • Manzanas: la manzana contiene un antioxidante llamado quercetina el cual ayuda a mejorar la función cerebral, sobre todo la memoria (procura dársela con cáscara ya que es ahí donde está su beneficio). 
  • Verduras de la familia de las coles: el brócoli, la coliflor, la col y las coles de Bruselas son especialmente saludables para el cerebro. La universidad de Harvard publicó un estudio donde demostró que estas verduras ayudan mucho a la retención de la memoria. Tip: hay que consumirlas al dente (pasadas unos pocos minutos por agua hirviendo) no las dejes horas sancochado ya que pierden sus propiedades. 
  • Espinaca: La espinaca es una maravillosa bomba de acido fólico, indispensable para el cerebro. 
  • Legumbres: Las menestras son muchas, desde las lentejas, frejoles, garbanzos, pallares, hasta las alverjitas verdes partidas; todas son importantes para la salud del cerebro. Además de la fibra y la proteína, contienen acido fólico (lo mismo que la espinaca) por lo que ayuda a mejorarles la memoria. 
  • Cebolla: La cebolla, sobre todo la roja, contiene quercetina (igual que la manzana) y antocianinos, antioxidantes que ayudan a mantenerlos enfocados en clases y con el cerebro en perfectas condiciones. 
  • Carnes rojas: Las carnes en general, pero sobre todo las rojas y las vísceras, contienen mucho hierro, el cual es indispensable para que el cerebro esté bien oxigenado. 
  • Huevo: El huevo además de ser la “mejor proteína del mundo” contiene colina en la yema, la cual es la base de las células del cerebro, a más colina, más memoria. 
Si bien hay más alimentos saludables para el cerebro, sumados a estos, la buena rutina, el orden y la constancia en los estudios harán que tu hijo potencie su cerebro al máximo.