martes, 27 de marzo de 2018

Fotos para perfeccionistas







Cuando los peluqueros hacen "arte" con el cabello de sus clientes







La (nueva) torta mas cara del mundo

Fue hecha por Debbie Wingham, diseñadora de pasteles inglesa, para lucir como Kim Kardashian. 

Fue encomendada por un cliente cuya novia se parece a la celebridad, por lo que pidió un pastel que se pareciera a las dos mujeres (tanto en apariencia como en tamaño). 


Debido a los diamantes reales utilizados para adornar el pastel, su costo es de $ 1.2 millones, superando al poseedor del récord anterior de Dubai.


La cara se creó con la ayuda de la impresión 3D y lo único que difiere de la imagen de Kim es la forma del mentón. 

Los pequeños detalles también cuentan: manicura, maquillaje e incluso pestañas hechas de azúcar. Por cierto, todo el pastel era comestible a excepción de las joyas de diamantes.


Así es como la torta y su creadora, Debbie, se ven juntas. Kim y su doppelganger son bastante pequeños y Debbie hizo todo lo posible para tener en cuenta todas sus características. De todos modos, el cliente estaba realmente satisfecho.

Originales buzones de correo







Matrix ya tiene 19 años, así están sus actores ahora

Keanu Reeves

Carrie-Anne Moss

Laurence Fishburne

Hugo Weaving

Joe Pantoliano

Marcus Chong

Humor semejante







Cuándo tienes que lavar cada prenda de ropa

A nadie le gusta oler mal, y para evitarlo es necesario ducharse constantemente y mantener la ropa limpia. Pero, ¿cada cuánto es necesario lavar la ropa? La frecuencia depende de la pieza y de su tela, y en Gizmodo en Español hemos preparado una infografía para que sepas exactamente cuándo lavar tus zapatos, vaqueros, camisetas y ropa interior, entre otras.

No es necesario que laves todas las piezas de tu ropa cada vez que las uses. De hecho, en algunos casos deben pasar meses antes de que debas hacerlo. Por ejemplo, los abrigos no deben lavarse más de unas dos veces al año, mientras que la ropa interior evidentemente debe lavarse después de cada uso.

Lavar demasiado la ropa que no lo requiere (como los vaqueros o las chaquetas de cuero) puede deteriorarla. Si quieres estar siempre limpio y mantener tu ropa en buen estado, sigue nuestra guía completa para lavar tu ropa:







Si ves esta página en tu monitor, van a usar tu PC para minar criptomonedas

Captcha es un sistema de seguridad que sirve para comprobar si un usuario es humano, o no, de forma automática. Y reCaptcha es la ‘reinvención’ de esto mismo, por parte de Google, y de una forma todavía más simple y rápida para los usuarios. El que nos ocupa es una burda copia de reCaptcha, al parecer hecha por Coinhive, y que está diseñada para poner los ordenadores de los usuarios a minar con la ‘excusa’ de que se trata de un sistema de seguridad para, por ejemplo, proteger enlaces.


Es fácil que próximamente te encuentre con él, porque parece que está empezando a extenderse. En los últimos meses hemos visto cómo multitud de páginas web han introducido código JavaScript diseñado para usar la CPU de los visitantes para ponerla a minar criptomoneda. Un sistema que, como es evidente, sirve para sacar beneficio económico de las visitas a páginas web. En este caso el sentido es exactamente el mismo, con la única diferencia de que el minado de criptomoneda se produce de una forma limitada por el tiempo, y que además requiere de la interacción por parte del usuario. Igual que en un reCaptcha de Google, tenemos que pulsar un ‘recuadro’ para la ‘verificación’ como usuario humano.

En diferentes tipos de páginas web se aplican intermediarios entre enlaces. Es decir, hay un directorio de enlaces, por ejemplo, y cuando el usuario pulsa sobre uno de ellos es redirigido entre intermediarios que, por ejemplo, muestran publicidad y sirven, de esta forma, como método de monetización. Este caso es parecido, porque al pulsar sobre un enlace o tratar de acceder a una página web –o una de sus secciones- se muestra este falso reCaptcha. Cuando aparece hay que pulsar el cuadrante con el pretexto de demostrar que somos humanos, y no tráfico bot.

Cuando pulsamos el recuadro es cuando, durante algunos segundos, el sistema –con código JavaScript, para variar-, se aprovecha de la CPU del visitante para minar criptomoneda. Y cuando se termina este proceso, que evidentemente dura más que la verificación de un reCaptcha convencional, es cuando se da acceso al contenido en cuestión. Así que si ves uno de estos, ya sabes qué va a ocurrir con tu ordenador cuando pulses sobre Verify me.




El complicado misterio, que nadie ha podido explicar: ¿que ocurre cuando echas leche al café?

Tan usuales nos resultan ciertas acciones, que no caemos en la cuenta de que tras ellas se esconde casi siempre una explicación científica. Por la mañana, cuando por fin conseguimos salir de la cama y recurrimos al café para abandonar nuestro letargo, ¿a quién se le puede ocurrir que hay ciencia en la forma en que fluye la leche sobre el café? Aunque a esas horas del día sea sumamente complicado recalar en ese detalle, existe una serie de ecuaciones que tratan de explicar cómo se comportan los fluidos y que, a día de hoy, nadie ha conseguido resolver. De hecho, tal es la magnitud que ha alcanzado este reto, que hay quien está dispuesto a premiar la hazaña con hasta un millón de dólares.

Hablamos en serio en ambos casos. A principios del años 2000, el Instituto de Matemáticas Clay hizo públicos los siete problemas del milenio, siete cuestiones matemáticas que nadie había logrado resolver hasta la fecha. La intención de esta fundación sin ánimo de lucro no era otra que incentivar la investigación para tratar de dar con la solución a estos problemas. Tal es la dificultad que entrañan que, a día de hoy, solamente uno de ellos ha sido resuelto.

Lo logró el matemático ruso Grigori Perelman. El 18 de marzo de 2010, el Instituto de Matemáticas Clay anunció que Perelman cumplió con los criterios para recibir el premio de un millón de dólares por la resolución de la conjetura de Poincaré, el problema abierto más famoso de la topología propuesto por el matemático francés Henri Poincaré en 1904 y considerada una de las hipótesis matemáticas más importantes y difíciles de demostrar. A pesar de lograrlo, Grigori Perelman rechazó el premio y continua viviendo hoy en día con su madre en un pobre apartamento de San Petersburgo, sin atender a visitas.

También ha habido algún valiente que se ha atrevido a probar suerte con los fluidos, pero todavía nadie ha conseguido dar con la resolución de las conocidas como ecuaciones de Navier-Stokes. Estas ecuaciones fueron planteadas por el matemático francés Claude-Louis Navier y por el matemático y físico irlandés George Gabriel Stokes. El primero de ellos, en 1822, consiguió establecer un sistema que determinaba cómo era el fluir de ciertos líquidos. El segundo, dos décadas más tarde y siguiendo otras pautas, completó la descripción de esas ecuaciones. De ahí que ambos den nombre a las mismas.

El objetivo era, como decimos, determinar el comportamiento de los fluidos newtonianos. ¿Cuáles son estos? Aquellos cuya resistencia a posibles deformaciones se mantiene de forma constante en el tiempo. El más claro ejemplo es el agua, pero también podemos incluir el aire o el aceite dentro de este grupo. De esta forma, las ecuaciones de Navier-Stokes tratan de explicar cómo evolucionará el flujo de un líquido o un gas en distintas situaciones y bajo diferentes condiciones.

Es una versión de la dinámica de fluidos de las leyes del movimiento que planteó Isaac Newton, cuyo propósito no es otro que intentar prever cómo cambia la velocidad en la que fluye un líquido en función de las fuerzas internas, tanto en relación con la gravedad como teniendo en cuenta otros factores como la presión y la viscosidad de dicho líquido.

Un misterio sin resolver
Hubo quien, en su día, pensó que en caso de poder trasladar las ecuaciones de Navier-Stokes a nuestro día a día se podrían conocer ciertos detalles sumamente útiles. Por ejemplo, el meteorólogo y matemático estadounidense Edward Lorenz planteó que, en caso de saber cómo evolucionará un líquido como el agua, quizá se podría pronosticar la climatología con mayor antelación y con un mayor grado de fiabilidad. Conociendo el punto de partida y las ecuaciones que determinaban cómo se rige la circulación atmosférica, ¿qué podría fallar? Pues bien, no era tan sencillo como Lorenz pensó en un principio. De las formulaciones matemáticas de Navier y Stokes se quedó solamente con aquellas que más le interesaban y, al utilizarlas, se percató de que nada era tan fácil como parecía.

Descubrió que era absolutamente imposible pronosticar con demasiada antelación qué nos depararía la meteorología. Las variaciones en los componentes de la solución era tan extrañas que parecían ser fruto del azar. Si bien las ecuaciones diferenciales se suelen resolver con fórmulas matemáticas que permiten resolver situaciones de forma predeterminada, no ocurre lo mismo cuando se trata de resolver el comportamiento de los fluidos newtonianos.

Mientras las ecuaciones diferenciales nos permiten trabajar con sistemas físicos como pueda ser la cuerda de una guitarra al vibrar o la variación del flujo de calor de un objeto que pasa de estar caliente a estar frío, y predecir cómo ocurrirá, no podemos determinar qué ocurrirá al verter la leche en la taza del café por la mañana o cómo actuarán las corrientes que vemos cuando navegamos en el mar o, por qué no, las posibles turbulencias que pueda sufrir un avión en pleno vuelo. Todo ello resulta imposible de calcular. Las ecuaciones de Navier-Stokes analizan fluidos que se comportan de forma caótica, por lo que ninguna herramienta hasta la fecha ha logrado resolverlas.

No obstante, hay quien no se da por vencido y cree haber dado con la solución a los misterios que se esconden tras las ecuaciones que en el siglo XIX formularon Claude-Louis Navier y George Gabriel Stokes. El último que probó fortuna fue el profesor de la universidad de Astana, en Kazajistán, Mukhtarbay Otelbaev. Y trató de resolver las incógnitas que encierra tras de sí este problema del milenio, como lo bautizó el Instituto Clay de Matemáticas.

Sin embargo, y aunque había quien consideraba que las respuestas que había dado podrían ser válidas, un año más tarde y habiendo realizado las comprobaciones oportunas, el jurado del premio determinó que había cometido un error. El kazajo, eso sí, advirtió que no se daría por vencido y que trataría de indagar para buscar la solución correcta a estas extrañas y misteriosas ecuaciones.

Aunque claro, pensándolo friamente, quizá podría actuar a la inversa y en lugar de tratar de buscar una solución, demostrar que, por mucho empeño que haya, las ecuaciones de Navier-Stokes no pueden ser resueltas de ninguna forma. Podríamos pensar que esa es la vía fácil, pero no. Visto lo visto, intentar aportar una resolución a este problema no parece sencillo ni por un lado ni por otro. Ahora sí se puede entender que el Instituto Clay ponga un millón de dólares sobre la mesa. Mientras tanto, habrá que seguir tomando café con leche sin entender qué pasa ahí dentro.





Lo que contamina tu teléfono móvil

¿Te has preguntado alguna vez el impacto ambiental que tiene el uso de internet o del teléfono móvil? Pues, según advierte un nuevo estudio publicado en la revista Journal of Cleaner Production, los centros de datos y los smartphone serán las tecnologías de la información y comunicación más contaminantes en el año 2040.

Los investigadores, de la Escuela de Ingeniería y Tecnología de la Universidad McMaster (Canadá), estudiaron la huella de carbono de diferentes dispositivos: teléfonos móviles, ordenadores portátiles y de sobremesa, tablets, etc. Además, analizaron el impacto de los centros de datos, esos lugares físicos que procesan toda la información y de los que dependemos para que funcione internet.

“Detrás de cada mensaje de texto que enviamos, de cada llamada telefónica, de cada vídeo que descargamos, hay un centro de datos haciendo que esto sea posible. Las redes de telecomunicación consumen un montón de energía, se alimentan de electricidad que aún sigue generándose por la quema de combustibles fósiles. Es un consumo energético invisible para nosotros”, explica Lotfi Belkhir, autor principal del trabajo.

El resultado les sorprendió, pues encontraron que las emisiones de carbono que proceden tanto del uso como de la producción de las tecnologías de la información son bastante mayores de lo que se pensaba. “Si la tendencia continúa, en el año 2014 estas tecnologías serán las responsables del 14% de la huella ecológica, lo que supone casi la mitad del impacto del transporte a nivel global”, advierte Belkhir.

De entre todos los dispositivos, parece que en el año 2020 los más dañinos para el medio ambiente serán los smartphone. Y es que, aunque no se precisa de mucha energía para su uso diario, bien es sabido que su producción tiene elevados costes sociales y medioambientales. Se necesita mucha energía para fabricar un teléfono móvil, y también el uso de minerales escasos y con costosos procesos de extracción como el coltán, el oro y el tugnsteno.

Otro problema añadido radica en la obsolescencia de estos productos: su corta vida obliga al usuario a cambiar de móvil cada dos años como mucho, por lo que se generan cada vez más residuos y las compañías fabrican cada vez más teléfonos. Como resultado, “en torno al año 2020 el consumo energético de los smartphone será mucho mayor que el de los ordenadores”, recalca el investigador.

Soluciones sostenibles
¿Dejar de usar la tecnología? Se trata de una alternativa poco realista. Aunque nada es absolutamente necesario e imprescindible, por supuesto, prescindir de internet o del teléfono móvil es bastante complicado en nuestro actual entorno laboral y personal. Pero se pueden buscar formas de minimizar el impacto de las telecomunicaciones.

Dejar de usar internet o el móvil es una alternativa poco realista
“Los centros de datos podrían empezar a funcionar con energías renovables”, sugiere Belkhir. “La buena noticia es que grandes compañías como Facebook o Google ya han anunciado que realizarán esta transición en sus centros de datos. Pero es necesario que exista una legislación que obligue a todos a hacerlo”.

En el plano personal, también se pueden tomar iniciativas que minimicen el impacto en nuestro uso de las redes de comunicación: ¿realmente es necesario descargarte ese vídeo viral que te han enviado por Whatsapp y que sabes que no vas a ver nunca? ¿Hace falta cambiar de teléfono móvil en cuanto la batería le empieza a durar menos, o cuando simplemente funciona un poco más despacio?

Otra opción es buscar dispositivos que se fabriquen con criterios medioambientales. En el mundo de la telefonía móvil, la opción disponible es el Fairphone. Sus desarrolladores intentan controlar todos los pasos en la producción, desde la extracción de las materias primas en las minas hasta el ensamblaje de sus piezas. Además, se trata de un teléfono modular con piezas recambiables: por ejemplo, cuando la batería se deteriora, no es necesario cambiar de teléfono móvil sino, simplemente, sustituirla. De esta forma se alarga la vida útil del dispositivo y se disminuye su huella ecológica. Un paso más que necesario si queremos caminar hacia un futuro sostenible.




Películas basadas en crímenes reales

Buenos Muchachos (1990)

Dirigida por Martin Scorsese, se trata de una excelente película acerca de la mafia neoyorquina, extraída de la historia real del criminal Henry Hill. Aunque muchos hablan de que le aporta 'glamour' a la mafia (de lo atractivo que es ser un mafioso), es difícil negar el poder explosivo de esta cinta, que no ha perdido un ápice de interés muchos años después de su lanzamiento. El encanto de la mafia es precisamente de lo que trata la película. Henry Hill lo dice alto y claro al principio: "Desde que tengo memoria, siempre quise ser un gánster. Para mí, ser un gánster era mejor que ser presidente de los Estados Unidos".Unirse a la mafia local abre un mundo de posibilidades de trajes, coches de lujo, relojes de oro, mujeres hermosas... El elenco de la película es magnífico, particularmente Robert De Niro como el mentor de Henry Jimmy Conway y, en un giro desagradablemente jocoso, Joe Pesci como su compañero en el crimen, Tommy DeVito. DeVito muestra cómo al instante la buena vida puede dar paso a una horrible violencia, revelándonos una visión más sombría de la criminalidad.

Zodiac (2007)

Zodiac es una película que narra el proceso de todas aquellas personas que intentaron desenmascarar al asesino del Zodiaco de California (EE. UU.) que aterrorizó esta zona de Norteamérica entre 1968 y 1969. Minuciosamente estudiada e impecablemente ejecutada, Zodiac, dirigida por David Fincher, se convierte en algo más grande y premonitorio que una avalancha de asesinatos.

El lobo de Wall Street (2013)

Dirigida por Martin Scorsese, El lobo de Wall Street está basada en las memorias del mismo nombre de Jordan Belfort, un broker de bolsa, famoso por haber sido acusado y declarado culpable de manipulación del mercado de valores, lavado de dinero y otros delitos financieros. Esta saga de crímenes de cuello blanco es ligeramente menos violenta que otras películas de crímenes reales, pero no menos impactante. Vemos el meteórico ascenso de Belfort mientras conspira para ganar millones de dólares a través de intercambios ilegales, culminando finalmente en una vida personal caótica y replerta de cargos criminales. Una sorprendente cantidad de detalles de la película son reales.

La gran estafa americana (2013)

La gran estafa americana de David O. Rusell analiza con estilo la operación de ABSCAM de la década de 1970 del FBI. Los hechos que inspiraron la película, esto es, el polémico escándalo conocido como ABSCAM, resulta ser mucho más extraño y escandaloso que lo que Hollywood jamás podría imaginar, pero la película está llena de giros acerca de los personajes involucrados en la controvertida investigación de corrupción que se llevó a cabo de Jersey a Florida a finales de los 70 y principios de los 80. A pesar de estar nominada a 10 Óscars, no consiguió ninguno.

Memorias de un asesino (2003)

Antes de que el director surcoreano Bong Joon-ho hiciera thrillers internacionales como la película de ciencia ficción Snowpiercer (Rompenieves) y Okja, creó esta joya de misterio asesino, basada en los primeros asesinatos en serie de Corea. Bong Joon-ho presenta su característico humor negro dentro de la historia de dos detectives que intentan resolver estas misteriosas matanzas que tuvieron lugar entre 1986 y 1991 en la provincia de Gyeonggi.

Monster (2003)

Este genial biopic nos presenta a la asesina en serie Aileen Wuornos (interpretada fabulosamente por Charlize Theron), una prostituta que mata a una serie de clientes, alegando que cada uno estaba tratando de violarla. Wuornos confiesa cuando parece que su amante, Tyria Moore (interpretada por Christina Ricci) podría estar implicada en los crímenes. Wuornos fue ejecutada mediante inyección letal en 2002.

¿Por qué son tan grandes las ballenas?

Al ver a ballenas y elefantes marinos, sería lógico pensar que en el mar, los mamíferos pueden crecer casi de modo ilimitado. Pero un reciente estudio, realizado por expertos de la Universidad de Stanford, señala que el crecimiento de los mamíferos es más limitado en el agua que en tierra firme.


El hallazgo contrasta con las teorías anteriores que sugerían que la presión sobre el tamaño corporal debería ser más relajada en el agua, quizás debido a que los animales pueden flotar allí, en lugar de que sus piernas soporten su peso.

Los investigadores, liderados por Will Gearty y Jonathan Payne, descubrieron que el tamaño de los mamíferos acuáticos está limitado por la necesidad de retener el calor y las dificultades para obtener suficientes alimentos para sobrevivir. El estudio se ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

“Muchos consideran que el agua ha sido una liberación para los mamíferos – explica Payne en un comunicado –, pero lo que estamos viendo es que en realidad es más restrictivo. No es que el agua te permita ser un gran mamífero, sino que tienes que ser un gran mamífero para estar en el agua; no tienes otras opciones”.

Aunque los mamíferos que viven en el agua comparten una forma corporal similarmente oblonga, no todos están estrechamente relacionados. Las focas y los leones marinos están emparentados con los perros, los manatíes comparten ancestros con los elefantes, y las ballenas y los delfines con los hipopótamos y otros mamíferos con pezuñas.

Para obtener más información sobre cómo estos grupos de mamíferos terrestres adquirieron su contorno característico al adaptarse al mar, los investigadores analizaron masas corporales de 3.859 especies de mamíferos vivos y de 2.999 fósiles.

A partir de este análisis, los científicos fueron capaces de afirmar que, una vez que los animales terrestres se adaptaron al agua, evolucionaron rápidamente hacia su nuevo tamaño. Así, si las nutrias son la excepción en uno de los extremos, las ballenas lo son en el extremo opuesto. Estos cetáceos gastan mucha menos energía en alimentarse que sus contrapartes dentadas porque filtran toda su comida, lo que las hace más eficientes y les permite crecer más.

"El cachalote parece ser el animal más grande que se puede obtener sin una nueva adaptación – concluye Gearty –. La única forma de llegar a ser tan grande como una ballena es cambiar por completo el modo de alimentarse”.