viernes, 23 de marzo de 2018

Críticas y sarcásticas ilustraciones sobre nuestro mundo

El dibujante austríaco Gerhard Haderer produce estas ilustraciones satíricas hace décadas, exponiendo la evidente conclusión de que nuestra sociedad está lejos de ser perfecta:







Cuando quieres mantener a salvo tus secretos







Animales irreales (animales normales transformados con photoshop)

Julien Tabet es un artista digital francés de 20 años. Utiliza sus conocimientos y habilidades con el photoshop para cambiar ligeramente nuestra forma de ver a los animales, creando versiones que mas parecen salidos de cuentos de hadas:







La isla Kotisaari de Finlandia es hermosa en las 4 estaciones

En Finlandia hay 179.584 islas, aunque la mayoría son pequeñas, inundables y pantanosas, y están deshabitadas. Solamente 789 islas tienen un área de más de 1 km², la mayoría de ellas habitadas y con conexión por carretera con el continente. Hay además 455 islas habitadas permanentemente sin conexión por carretera con el continente. Muchas otras islas se utilizan casi permanentemente con fines recreativos. Kotisaari es una de estas islas, localizada en la Laponia finlandesa, al norte de finlandia, que presenta 4 caras bien diferenciadas según cada estación del año, pero manteniendo siempre una belleza y un encanto únicos: 






Hasta las armas son bendecidas...







Humor escuchado








Las leyes de la atracción sexual existen desde hace mas de 5.000 años

¿Cuál es el perfil de hombre que atrae a la mayoría de mujeres heterosexuales? En general, musculado pero sin pasarse, alto, con rasgos marcados y facciones simétricas. Y no es algo que dependa de modas o culturas: que sepamos, la atracción hacia este modelo varonil se remonta a unos cinco mil años, en el antiguo Egipto, como explica Manuel Domínguez-Rodrigo en su libro El origen de la atracción sexual humana.


¿Y qué hay del prototipo de mujer que suele preferir el sexo contrario? Lo que prima es que tenga una proporción concreta de formas entre pechos, caderas y glúteos. “La universalidad de este patrón de atracción sexual nos está indicando que los rasgos físicos que lo componen tienen un profundo significado evolutivo orientado a mejorar nuestras tasas de reproducción”, señala Domínguez-Rodrigo, que además es profesor del Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid.

El atractivo físico juega un papel fundamental, por encima incluso de la personalidad a la hora de buscar pareja. Así lo revela un estudio de la Universidad Estatal de Connecticut Oriental (EE. UU.) publicado en Evolutionary Psychological Science. Los científicos analizaron los gustos de 61 parejas de madres e hijas. Todas ellas tenían que valorar diferentes perfiles de varones pensando en ellos como futura pareja de las hijas. En lo que coincidieron fue en que el hombre tuviera un nivel mínimo de atractivo, como confirma Madeleine A. Fugère, autora principal de la investigación.

Según este trabajo, la personalidad solo empieza a ser importante si el hombre ha alcanzado un umbral mínimo de atractivo físico. Cumplido este requisito innegociable, las cualidades que más valoraron madres e hijas fueron el respeto, la honradez y la honestidad.

¿Qué rasgos tiene alguien atractivo?
Como hemos visto, hay algunas características que son universales: como torso y brazos musculados, en el caso masculino; y senos firmes, cintura estrecha y caderas notables, en el femenino. A esto se suma la simetría facial. Diferentes investigaciones han revelado que preferimos las caras simétricas a las asimétricas. En el caso del rostro femenino, un estudio de la Universidad de Borgoña (Francia) mostró que era más apetecible cuanto más simétrico fuera y se encontrara más cerca del promedio, es decir, del canon de belleza habitual. También influían ciertas características, como ojos grandes, pómulos prominentes, labios gruesos, cejas finas y una nariz y mentón pequeños.

Sin embargo, si solo nos basáramos en estas reglas universales, todos coincidiríamos en señalar como atractivas a determinadas personas, y eso es algo que no ocurre. La subjetividad también tiene su peso. De acuerdo con una investigación publicada en Current Biology, las preferencias estéticas hacia los rostros coinciden en un 50 % de los casos. Para averiguar a qué se debían estas diferencias, los científicos estudiaron los gustos de 547 parejas de gemelos idénticos y de 214 no idénticos, que tenían que calificar el atractivo de doscientas caras. Los resultados mostraron que el entorno tenía mucho mayor peso que los genes a la hora de valorar la belleza, es decir, que lo que más influía eran las experiencias particulares que cada hermano había vivido, y en ellas incluían a sus amigos, el entorno o la primera relación amorosa.



Los 10 experimentos mas crueles del nazi Joseph Mengele "El ángel de la muerte"

Fue uno de los grandes criminales de guerra nazis. Con sus demenciales pruebas con los presos, se ganó el sobrenombre de 'Ángel de la Muerte'. Y se salió con la suya: escapó, nunca fue juzgado y murió ya viejo en Brasil.


“Cómo odiábamos a ese curandero. Profanó la sagrada palabra ciencia. Cómo odiábamos su pelo peinado con raya, su altanería, sus silbidos continuos, sus órdenes absurdas y su fría crueldad”. La enfermera rumana Olga Lengyel describió así en una entrevista a quien fuera su jefe en el campo de concentración de Auschwitz, el doctor Josef Mengele (1911-1979), cuyo nombre continúa siendo hoy sinónimo de barbarie, locura y muerte.

Tras estudiar Medicina y doctorarse en 1935, Mengele se afilió al partido nazi en 1937. Al principio de la Segunda Guerra Mundial, fue enviado al frente del este, pero su experiencia bélica fue corta, porque en 1942 regresó a Alemania para trabajar en el Departamento Central para la Raza y la Repoblación. Después, pidió como destino el campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, para proseguir allí sus experimentos sobre genética y eugenesia.

El demonio en su infierno particular
El Auschwitz que Mengele halló en mayo de 1943 era una inmensa cárcel de varios kilómetros de extensión, rodeada de alambradas, con cinco crematorios y varias cámaras de gas. Albergaba a 140.000 prisioneros. La sensación de entrar allí por vez primera fue bien descrita por el doctor húngaro y judío Miklós Nyiszli, al que Mengele empleó como ayudante: “Una inmensa chimenea cuadrada hecha de ladrillo rojo se elevaba como un huso hacia lo alto […]. Una ligera brisa trajo el humo hasta mí. La nariz y luego la garganta se me llenaron del hedor nauseabundo de carne quemada y pelo chamuscado”.

El recién llegado Mengele destacó enseguida por sus métodos expeditivos. Se hizo construir un laboratorio donde perpetró sus experimentos. Todo empezaba con las selecciones de las nuevas remesas de prisioneros. Dos médicos los examinaban y elegían los aptos para trabajar y los que debían morir. Uno de ellos solía ser el propio Mengele. Participaba en este proceso porque buscaba gemelos con los que trabajar. Por ejemplo, quería usar la genética para producir partos múltiples de niños con rasgos arios. Pero ese era solo uno de sus siniestros sueños. Estos son, quizá, sus diez trabajos más terribles.

Torturas de pesadilla
  • 1. Mediante inyecciones de productos químicos, intentaba cambiar el color de los ojos de algunos niños para que fueran azules.
  • 2. Intrigado por los siameses, cosió a dos niños por la espalda para analizar su progresión. Ambos murieron por infecciones fruto de la operación.
  • 3. Era un firme defensor de la raza aria. Para preservarla, desarrolló nuevos métodos de esterilización en mujeres, dolorosos y a veces letales.
  • 4. Estudió si resultaban viables las transfusiones sanguíneas entre gemelos. La mayoría de los que usó fallecieron a causa de las pruebas.
  • 5. Inyectó a varios presos gérmenes letales para estudiar sus efectos. Los nazis investigaron con mucho interés las armas biológicas.
  • 6. Para conocer las reacciones físicas y mentales de una persona ante un cambio de sexo, hizo esa operación a niños, principalmente gemelos.
  • 7. Obligó a hermanos a mantener relaciones sexuales, con el objetivo de estudiar la 
calidad de los hijos resultantes.
  • 8. Como los gemelos estaban acostumbrados a vivir juntos, Mengele encerraba a algunos y esperaba a ver cuál soportaba más tiempo la soledad.
  • 9. Seccionó los muslos de varias prisioneras asesinadas para utilizarlos como material de cultivo en su laboratorio.
  • 10. Obligó a una madre lactante a cubrirse con esparadrapo los pezones para calcular cuánto tiempo podía vivir un recién nacido sin alimentarse.



Chris Evans dejará de ser El Capitán América

El actor encargado de dar vida a Steve Rogers en el universo cinematográfico de Marvel ha anunciado que Avengers 4 será su última película. Evans, a quien en pocas semanas veremos luchar contra Thanos en Avengers: Infinity War, sencillamente prefiere retirarse antes de que se lo exijan.


El actor participó en otro universo de superhéroes antes de dar vida al “Capi”, interpretando a Johnny Storm, la Antorcha Humana, en las películas Fantastic Four y 4: Rise of the Silver Surfer. Tras el fracaso de la segunda entrega muchos podrían haber abandonado el mundo de los superhéroes, pero Evans fue contratado para dar vida a Steve Rogers en Captain America: The First Avenger, cuatro años más tarde.

Desde entonces, es casi imposible imaginar a una mejor elección para dar vida al Capitán América. El actor ha interpretado al personaje en 8 películas de Marvel hasta la fecha (incluyendo cameos y apariciones breves), por lo que planea colgar el escudo (aunque técnicamente ahora no tiene escudo) tras su décimo film. Según el New York Times:

El año pasado grabó una tras otras las últimas dos películas de Marvel para las que había sido contratado, Avengers: Infinity War, que se estrena en abril, y una secuela que llegará en 2019. No tiene planes de regresar a la franquicia. Según dice, “es mejor bajarse del tren antes de que te empujen”, y espera que las nuevas tomas que grabará marcarán el final para su era en el traje rojo, blanco y azul.

¿Quién será el próximo Capitán América? Los candidatos más probables son Bucky Barnes y Falcon.

Técnicamente, Steve Rogers dejó de ser el Capitán América durante los acontecimientos de Captain America: Civil War, al dejar atrás el escudo y preferir salvar a su amigo antes que seguir órdenes. En los tráilers de Infinity War lo hemos visto sin su tradicional escudo, e incluso su traje ya no es tan colorido. Esto podría estar marcando el camino para que salida del universo de Marvel, por más difícil que esto sea para los fanáticos.




África se está partiendo en dos

En el condado de Narok en Kenia, ha aparecido una monstruosa grieta de unos quince metros de profundidad y otros veinte de largo. Es probable que las fuertes lluvias que se han producido en los últimos meses hayan tenido algo que ver. Pero los geólogos también afirman que es una manifestación de un fenomeno que se está produciendo lentamente. Y es que África se está partiendo en dos.


Este proceso comenzó a hacerse evidente en el año 2005 cuando, tras la erupción del volcán Dabbahu, en Etiopía, apareció una colosal grieta de sesenta metros de largo en la zona del cuerno de África. Tal y como afirman los científicos, lo que acabará ocurriendo será que, dentro de alrededor de unos diez millones de años, en dicha zona aparecerá un nuevo océano, y parte del continente africano quedará desgajada del resto, dándo lugar a un nuevo continente al que ya le han puesto el nombre de placa etíope.

La rotura del continente se está produciendo a un ritmo de unos pocos milímetros por año. Pero, ¿cuál es la causa de este fenómeno? Aún no se sabe con certeza absoluta, pero los geólogos creen que puede deberse a que algunas crestas o penachos del manto terrestre están emergiendo a la superficie. Esto no es algo insólito, lo que ocurre es que suele producir en los fondos marinos.



El extraño animal que se ve en un video viral

Un vídeo viral que está circulando en estos días, muestra a los animales de una granja, entre los que se encuentra una criatura tan extraña que ha provocado el estupor el todo el que ve las imágenes. Algunos afirman que se trata de una cabra que sufre algún tipo de malformación. Otros, mucho más fantasiosos, aseguran que es un demonio. Y ambos tienen algo de razón.


El animal en cuestión es un ejemplar de cabra de Damasco, y algunos aseguran que se parece a un dinosaurio. Es originaria de Oriente Medio y, además de por su peculiar aspecto, es especial por dos razones. Es la variedad de cabra que produce más leche y, además, el 50% de ellas suele parir crias gemelas.

Puede parecer el fruto de un experimento genético realizado en un laboratorio, pero lo cierto es que en Las mil y una noches ya se la menciona. Y se dice también que su imagen fue la que inspiró a los antiguos para crear el aspecto de un demonio llamado Baphomet, al que a veces también se le ha dado la apariencia de un macho cabrío.

El hambre es tan efectiva como la morfina para combatir el dolor

El dolor es un seguro de vida. Sin él, no percibiríamos que nos estamos quemando o que nuestro dedo del pie está roto. Por eso, las personas que padecen insensibilidad congénita al dolor suelen sufrir lesiones graves y heridas sin darse cuenta. Pero hay dos tipos de dolor. Uno agudo, que ocurre cuando estamos sufriendo un daño, y otro crónico, que se despierta después de la lesión, cuando hay inflamación en la zona. Este dolor no evita que nos quememos más, sino a no usar la parte del cuerpo afectada o directamente a descansar bajo una manta.

Una investigación publicada este jueves en la revista Cell ha descubierto que el hambre intensa es capaz de inactivar el dolor crónico en los ratones, y de hacerlo con la eficacia de la morfina. Además, los investigadores han identificado las zonas del cerebro que se encargan de este fenómeno. Esto es muy interesante, porque significa que han encontrado posibles dianas (lugares o moléculas) en las que se podría investigar para diseñar nuevos fármacos contra el dolor crónico. Además, su gran ventaja sería que no disminuirían la respuesta ante el dolor agudo, que sí resulta necesario conservar para evitar daños.

«Creemos que este mecanismo existe para permitirle al animal herido buscar comida», dice en un comunicado Amber Alhadeff, primera autora del estudio e investigadora en la Universidad de Pensilvania (EE.UU.). «Si estuviera sufriendo dolor, se quedaría letárgico y se quedaría en el nido en vez de salir a por comida. Así que este mecanismo (por el que el hambre "apaga" el dolor crónico) inhibe los dolores que no son ventajosos a largo plazo. Pero deja intacta la capacidad de responder adaptativamente a amenazas inminentes, de forma que los ratones no se pongan a sí mismos en peligro».

Los investigadores observaron que los ratones que habían pasado 24 horas sin comer seguían respondiendo al dolor agudo. Pero que su respuesta ante el dolor crónico estaba tan disminuida como en los ratones a los que le habían dado un anti-inflamatorio. En concreto, vieron que estos roedores se chupaban con menos frecuencia la pata en la que se localizaba el dolor crónico, pero que seguían evitando cruzar por ciertas zonas donde sufrían un dolor agudo.

Igual de eficaz que la morfina
A través de la optogenética, que permite activar o inactivar pequeños grupos de neuronas a través de luz, los investigadores identificaron quién es el responsable de esta respuesta, a través de la cual el hambre inhibe el dolor: se trata de un grupo de células, conocidas como neuronas AgRP (de «proteínas relacionadas con agutí»).

Cuando inhibieron el funcionamiento de una pequeña parte de estas, en concreto unas 300 que conectan con el llamado núcleo parabraquial, vieron que la disminución de la respuesta del dolor era comparable a la de opioides como la morfina.

Los investigadores están entusiasmados por las posibles aplicaciones que esto tendría en humanos, pero han avisado de que no será sencillo llevarlo hasta ahí. «Creo que es mucho más complejo y que el hambre no es la única que activa un circuito en el cerebro humano con la capacidad de suprimir el dolor a largo plazo», dice J. Nicholas Betley, coautor del estudio. Sin embargo, señala que lo apuntado en este trabajo servirá para proporcionar nuevos blancos que investigar, y así en el futuro diseñar nuevos tratamientos para el dolor crónico.

Por el momento, tanto Alhadeff como Betley esperan seguir trabajando para trazar un mapa de los circuitos que median las interacciones entre el dolor y el hambre, junto a otros comportamientos. «Nuestro objetivo final es crear una red con las interacciones entre las diferentes comportamientos fundamentales para la supervivencia», dice Betley. En este caso han podido comprobar cómo mucho antes de que la corteza cerebral, el centro de los pensamientos, procese la información, otros grupos de neuronas ya toman decisiones incluso antes de que comience a percibirse el dolor.




El amor de madre cambia el ADN de los hijos

Los profesionales de los campos de la psiquiatría, la neurología y la medicina pediátrica insisten desde hace tiempo en la importancia de las experiencias de los primeros años en el desarrollo cognitivo y emocional del niño. Famosos son los casos de orfanatos en los que bebés privados de cariño acababan muriendo inexplicablemente a pesar de tener satisfechas todas sus necesidades vitales básicas. Todas, menos el amor. Nadie les acariciaba ni les hablaba. Este jueves, un nuevo estudio publicado en la revista «Science» incide en cómo esos primeros cuidados pueden cambiar cómo somos de una manera insospechada. Según han comprobado investigadores del Instituto Salk de California (EE.UU.) en un experimento con ratones, las atenciones que una madre procure a su hijo pueden cambiar incluso su ADN.

«Nos enseñan que nuestro ADN es algo estable e inmutable, lo que nos hace ser lo que somos, pero en realidad es mucho más dinámico», afirma Rusty Gage, profesor del Laboratorio de Genética de Salk. «Resulta que hay genes en nuestras células que son capaces de copiarse y moverse, lo que significa que, de alguna manera, nuestro ADN sí cambia», subraya.

Durante al menos una década, los científicos han sabido que la mayoría de las células en el cerebro de los mamíferos experimentan cambios en su ADN que hacen que cada neurona, por ejemplo, sea ligeramente diferente de su vecina. Algunos de estos cambios son causados por genes saltarines o transposones (LINE, por sus siglas en inglés), que se mueven de un punto del genoma a otro. En 2005, el laboratorio de Gage descubrió que un gen saltarín llamado L1, que ya se sabía que se copiaba y se pegaba en nuevos lugares en el genoma, podía saltar en el desarrollo de las células neuronales.

El equipo había planteado la hipótesis de que tales cambios crean una diversidad que podía ser útil entre las neuronas, un especie de ajuste fino, pero también podría contribuir a determinadas afecciones neuropsiquiátricas.

«Si bien hemos sabido por un tiempo que las células pueden adquirir cambios en su ADN, se ha especulado con que tal vez no sea un proceso aleatorio», dice Tracy Bedrosian, primera autora del estudio. «Tal vez haya factores en el cerebro o en el entorno que provoquen cambios con mayor o menor frecuencia», explica.

Para averiguarlo, los investigadores comenzaron observando las variaciones naturales en el cuidado materno entre los ratones y sus crías. Después, observaron el ADN del hipocampo de la descendencia, una región del cerebro que está involucrada en la emoción y la memoria. El equipo descubrió una correlación entre el cuidado materno y el número de copias L1: los ratones con madres amorosas tenían menos copias del gen L1 saltarín y los que tenían madres negligentes tenían más copias y, por lo tanto, más diversidad genética en sus cerebros.

Para asegurarse de que la diferencia no era una coincidencia, el equipo llevó a cabo una serie de experimentos de control. Finalmente, cambiaron a la descendencia, de modo que los ratones nacidos de madres negligentes fueron criados por madres atentas, y viceversa. Los resultados iniciales de la correlación entre los números de genes L1 y el estilo de maternidad se mantuvieron: los ratones nacidos de madres negligentes pero criados por madres atentas tenían menos copias de L1 que los ratones nacidos de madres atentas pero criados por negligentes. Es decir, el modelo de crianza es clave.

Más estresados
Los investigadores plantearon la hipótesis de que los descendientes cuyas madres eran negligentes estaban más estresados y que de alguna manera esto estaba causando que los genes se copiaran y se movieran con más frecuencia. Curiosamente, no hubo una correlación similar entre el cuidado materno y el número de otros genes saltarines conocidos, lo que sugirió un rol único para L1.

Entonces, el equipo analizó la metilación: el patrón de marcas químicas en el ADN que indica si los genes deben o no copiarse y cuáles pueden estar influenciados por factores ambientales. En este caso, la metilación de los otros genes de saltarines conocidos fue consistente para todas las crías. Pero en los L1, los ratones con madres negligentes tenían notablemente menos genes metilados L1 que aquellos con madres atentas, lo que sugiere que la metilación es el mecanismo responsable de la movilidad del gen L1.

«Este hallazgo concuerda con los estudios de negligencia infantil que también muestran patrones alterados de metilación del ADN para otros genes», dice Gage. «Eso es algo esperanzador, porque una vez que entiendes un mecanismo, puedes comenzar a desarrollar estrategias para la intervención».

¿Y en qué se traduce todo esto en la práctica? ¿Las crías de ratón peor atendidas son más torpes o menos inteligentes? Los investigadores reconocen que este punto no está claro. Un trabajo futuro examinará si el rendimiento de los ratones en las pruebas cognitivas, como recordar qué camino en un laberinto conduce a una recompensa, se puede correlacionar con el número de genes saltarines. En cuando al ser humano, el trabajo respalda los estudios sobre cómo los entornos de la niñez afectan el desarrollo del cerebro y podría proporcionar información sobre los trastornos neuropsiquiátricos como la depresión y la esquizofrenia.

«Los retrotransposones L1 son activos tanto en humanos como en roedores, sin embargo son mucho más abundantes en ratones. El genoma del ratón contiene casi 3.000 elementos L1 activos, mientras que el humano tiene solo 90-100. Todavía no sabemos cómo la experiencia puede afectar la movilización de L1 en humanos o si la menor cantidad de elementos corresponde a una menor actividad general de L1. Creo que estos estudios pueden realizarse en el futuro mediante el análisis de poblaciones específicas, como las personas que experimentaron el maltrato infantil», explica Bedrosian. «No sabemos cuánto de lo que somos se debe a la genética y cuánto al ambiente, pero nosotros proponemos una combinación de las dos», concluye Gage.




Los fenómenos climáticos extremos van en aumento

Los fenómenos metereológicos extremos en el mundo han sido más frecuentes en los últimos 36 años a causa del cambio climático, como por ejemplo el número de desbordamientos de ríos, que se multiplicó por cuatro respecto a 1980, según un informe europeo publicado este miércoles.

El análisis, publicado con el Consejo de Academias de Ciencias europeas (EASAC) pide a los dirigentes europeos a actuar "con urgencia" para "mejor adaptar las infraestructuras a un clima que cambia".

Las inundaciones y crecidas de ríos se han cuatriplicado, y en el otro extremo, las sequías, se han duplicado desde 1980.

Solamente las tempestades en Norteamérica provocaron 10.000 millones de dólares de pérdidas en 1980 y cerca de 20.000 millones en 2015, según los datos suministrados por el gigante de seguros Munich Re.

"La tendencia de extremos continúa" advierte en el texto Michael Norton, director del programa Medio Ambiente del EASAC.

"Estos resultados reflejan tendencias generales, (muestran) consecuencias de una energía térmica mayor en el sistema terrestre" destaca el climatólogo Phil Williamson, de la universidad britán ica de East Anglia.

"Por ejemplo, desde hace 150 años se han producido 10 veces más de récords de temperaturas elevadas que de temperaturas bajas", explicó.

El informe actualiza sus datos precedentes de una versión de 2013.

"Los fenómenos extremos no se producirán de forma lineal y progresiva, pueden ocurrir el cualquier momento" explicó este especialista.