domingo, 18 de marzo de 2018

Provocó un incendio al dejar cargando su teléfono

Debido a los últimos acontecimiento involucrando teléfonos y baterías, es bueno que todos tengamos un poco mas de cuidado. Una niña residente de North Wales Caitlin Durant dejó su teléfono cargando durante toda la noche, como resultado de lo cual se despertó en una habitación en llamas. No hubo víctimas, pero la mitad del edificio está sujeta a restauración.








Magníficas fotos invernales







Inesperados dobles de personajes famosos







Humor madurado







Antes que Siri, Cortana o Alexa: Los asistentes virtuales de los años '60

Cortana, Siri, Alexa… Los ‘chatbots’ están a la orden del día, y los comercializados por gigantes de la talla de Microsoft, Apple o Amazon no son los únicos. Un paseo por Facebook Messenger o Telegram permite conocer un amplio abanico de posibilidades de la mano de estas inteligencias artificiales preparadas para responder a nuestras dudas o, incluso, hacernos de mayordomos virtuales a la hora de realizar compras.

No obstante, si bien es ahora cuando están aterrizando de forma masiva en nuestras pantallas, chats, móviles e incluso altavoces inteligentes, los asistentes virtuales tienen décadas de historia: por increíble que parezca hoy, su antecesor más lejano fue creado a mediados de los años 60.

Corría el año 1966 cuando el profesor alemán del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) Joseph Weizenbaum publicaba un programa llamado ELIZA. El objetivo del ‘software’ no era otro que dar conversación a los usuarios y, lo que es más, hacerse pasar por una persona. Pero no por una persona cualquiera: ELIZA era un intento de psicólogo.

Para hacerlo, esta primitiva inteligencia artificial creada por el profesor alemán identificaba palabras clave para preguntar al usuario (al que le tocaba el papel de paciente) cómo se sentía respecto al tema mencionado. En realidad, el tatarabuelo de los actuales asistentes virtuales no era sino un intento del propio Weizenbaum de advertir sobre la frialdad que caracterizaría las conversaciones con las máquinas y, de paso, parodiar las entrevistas llevadas a cabo por los profesionales de la psicología.

Aún hoy pululan por la Red distintas imitaciones de aquel ELIZA primigenio (disponibles también en castellano) que permiten comprobar lo básico de las conversaciones de este ‘chatbot’ nacido antes de que semejante término existiese siquiera. De hecho (y precisamente por aquella intención paródica de su creador), las conversaciones pronto se vuelven absurdas y es fácil entrar en un bucle de preguntas que, en realidad, no conducen a ninguna parte.

Sin embargo, el de ELIZA solo supuso el primer paso en el largo camino recorrido por los asistentes virtuales hasta el día de hoy. A mediados de la década de los años 90 llegaría A.L.I.C.E., la creación de un doctor en informática de la Universidad Carnegie Mellon; Albert One se haría con el Premio Loebner, la competición que enfrenta a distintos programas para que un jurado determine cuál es el más inteligente, en las ediciones de 1998 y 1999; y Mitsuku, que haría lo propio en 2013, 2016 y 2017. No obstante, todos tenían lo mismo en común: darle algo de conversación a los seres humanos.

Entre unos y otros, además, fue creado el que puede considerarse antecesor directo de los actuales Siri y compañía. Su nombre era SmarterChild, y, por primera vez, permitió que la inteligencia artificial diera más que conversación. Desarrollado en el año 2000 por la compañía ActiveBuddy (luego Colloquis), estuvo disponible para servicios de mensajería como los exitosos MSN Messenger o AOL Instant Messenger.

“Google ya había salido y Yahoo! era fuerte, pero aún llevaba varios minutos que dieran la información que tu querías tener”, rememora el cofundador y CEO de ActiveBuddy, Peter Levitan, en una entrevista. SmarterChild, sin embargo, daba una respuesta casi de forma instantánea tras una pregunta del usuario que hacía la consulta.

Además, quienes hicieron uso del padre de Siri en su momento explican que SmartChild tenía una personalidad propia, un carácter muy distinto al que muestran hoy los asistentes virtuales más populares. De este modo, si Siri responde “No necesito dormir mucho” a la pregunta “Siri, ¿duermes?”, SmartChild desplegaba su encanto para contestar: “No, pero yo sueño. Sueño con un mundo mejor. Un mundo donde el hombre y la máquina puedan convivir en paz y felicidad”. Poesía robótica pura.

De hecho, el propio Levitan asegura que, en la actualidad, se niega a usar Siri. ¿El motivo? Precisamente esa falta de personalidad que le achacan algunos, algo que impide que el asistente virtual más popular del mundo pueda ser casi como nuestro amigo y que le resta valor, según uno de los padres de SmartChild.

En cualquier caso, más allá de esa personalidad propia, el verdadero avance que supuso SmartChild a las puertas del siglo XXI es que, por primera vez, era capaz de dar información meteorológica a los usuarios, así como anunciar los horarios del cine o, simplemente, facilitar las noticias del día. Todo ello, gracias a la popularidad de los servicios de mensajería con los que era compatibles, que le permitieron desarrollar una inaudita capacidad de procesamiento del lenguaje humano.

Este mayordomo virtual facilitó el camino que aún habrían de recorrer los asistentes que llevamos en el bolsillo actualmente. Y Microsoft sabía que la herramienta desarrollada por ActiveBuddy valía su peso en oro. Por eso, el gigante gobernado por Bill Gates se hizo con la compañía después de que esta hubiera recaudado más de 14 millones de dólares de distintos fondos de capital riesgo, unos 11,2 millones de euros al cambio.

Si SmartChild se quedó por el camino y no llegó hasta nuestros días fue, quizás, porque llegó antes de tiempo. La compañía dirigida por Levitan estudió la posibilidad de que su bot respondiera consultas a través de SMS, pero los mensajes de texto aún eran lo demasiado costosos como para que los usuarios se lo pensaran dos veces antes de preguntarle algo al antecesor de Siri.

Sin embargo, su existencia fue básica para que hoy podamos preguntarle mil y una dudas a nuestros mayordomos virtuales, o incluso para que les pidamos que se encarguen de algunas de nuestras más tediosas gestiones. Sin ELIZA, sin A.L.I.C.E. y, desde luego, sin SmartChild, puede que Siri y compañía fueran otra cosa totalmente distinta. O quizás, ni existirían.



7 interesantes curiosidades sobre Júpiter

Es el planeta más grande de nuestro sistema solar pero también es uno de los mayores desconocidos, de hecho basta hacer un poco de autocrítica y preguntarnos qué sabemos realmente sobre Júpiter para darnos cuenta de ello.

Por este motivo, y a modo de homenaje por la reciente llegada de Juno a sus inmediaciones, hemos querido hacer un artículo especial donde repasaremos  algunas de las sorpresas que “esconde” nuestro vecino, el gigante gaseoso.

  • 1-Júpiter tiene más de estrella fallida que de planeta Hoy concebimos a Júpiter como un planeta, en concreto un gigante de gas, pero en realidad está más cerca de lo que podemos considerar como un intento fallido de estrella. Si en su momento hubiera acumulado diez veces más residuos estelares podría haber conseguido la masa necesaria para generar fusiones de hidrógeno pesado, también conocido como deuterio, y podría haber acabado por convertirse en una enana marrón. Al final no ocurrió, cosa que debemos agradecer ya que aunque la Tierra habría acabado formando parte de un sistema solar binario no tenemos claro cómo habría afectado a la formación de vida la presencia de dicha enana.
  • 2-Tiene 67 lunas orbitando a su alrededor Ya, sabemos que cuando hablamos de las lunas de Júpiter por lo general nos vienen a la cabeza Io, Europa, Calisto y Ganímedes, pero en realidad nuestro gigantesco vecino puede presumir de tener la friolera de 67 lunas. Dichas lunas se dividen en tres grandes grupos; las internas, las galileas y las exteriores. Las primeras son de tamaño menor y tiene formas similares a las de un asteroide.Por su parte las segundas son las citadas en el primer párrafo, y las terceras aquellas que orbitan a gran distancia del planeta y que tienen un tamaño muy reducido.
  • 3-Su núcleo podría estar hecho de diamante Sí, no es un hecho confirmado y para muchos es poco probable pero es una hipótesis tan interesante que no hemos querido pasarla por alto. Como sabemos Júpiter es un planeta gaseoso, es decir, está compuesto por una enorme acumulación de materiales gaseosos muy variados, pero esto no quiere decir que no tenga un núcleo sólido, y por razones de presión el mismo podría contener diamante. Otras teorías afirman que en la propia atmósfera de Júpiter se producen lluvias de diamantes.
  • 4-Júpiter no es grande, es enorme Sabemos que el gigante de gas es grande, ¿pero somos realmente conscientes de su auténtico tamaño? Probablemente no, y para entenderlo nada mejor que una comparativa con la Tierra. Si quisiéramos igualar el área de Júpiter, su superficie, necesitaríamos el equivalente a 122 veces el planeta Tierra, pero si hablamos de volumen la cosa cambia, ya que podríamos “embutir” unas 1.300 Tierras en Júpiter. Impresionante, ¿verdad? Pues eso no es todo, su gravedad también es mucho mayor que la de la Tierra (alrededor de 1,5 veces más alta), lo que significa que una persona que aquí pesa 100 kilos en Júpiter rondaría los 250 kilos.
  • 5-Tiene anillos, aunque menos que Saturno Saturno no es el único que puede presumir de anillos, ya que Júpiter también cuenta con algunos, aunque ciertamente no son tan espectaculares como los de aquél y es normal, ya que en total suma sólo cuatro anillos. Dichos anillos están formados por los restos que han quedado a consecuencia de colisiones de meteoritos y otros cuerpos con las lunas que forma su zona interna, sobre las que ya hablamos en el apartado dos. Como curiosidad podemos decir que a diferencia de los da Saturno ninguno contiene restos de hielo, pero uno de ellos se ha hecho muy famoso por su forma de donut. Seguro que su nombre os suena, Halo.
  • 6-La mancha roja no es realmente una mancha, es una enorme tormenta Hemos dicho en multitud de ocasiones que Júpiter es un gigante gaseoso, y como consecuencia de ello no tiene una estructura sólida real como ocurre por ejemplo con la Tierra, salvando el núcleo como ya dijimos anteriormente. En casi todas las imágenes que hemos visto del planeta siempre aparece lo que todos consideramos como una mancha rojiza, pero la misma es en realidad una enorme tormenta que se mantiene durante siglos y que registraría velocidades de hasta 170 metros por segundo. Puede parecer pequeña, pero en realidad es más grande que la Tierra, un dato que de nuevo nos permite hacernos una idea de lo grande que es Júpiter, por si no nos había quedado claro en el punto 4.
  • 7-Debajo de las nubes de Júpiter no hay una superficie sólida Lo hemos dado a entender en los puntos anteriores pero queremos aclararlo y precisarlo. Cuando superamos las nubes que forman la atmósfera de Júpiter nos encontramos con enormes cantidades de hidrógeno y helio. Sí, sólo hay hidrógeno y helio hasta llegar al núcleo del planeta, nada sólido como dijimos, por lo que como habréis imaginado la idea de “poner el pie sobre Júpiter” es absolutamente imposible. Obviamente esto, unido a la altísima velocidad de las tormentas que se producen en el planeta, afecta a la exploración espacial del planeta, que tiene que realizarse desde una distancia prudencial.





¿Por qué las bolsas de papas siempre hacen ruido y vienen medio vacías?

Si alguna vez has sufrido al comprobar que tu bolsa de papas está en realidad llena de aire, o si alguna vez has intentado, sin éxito alguno, abrirla sin hacer ruido, debes saber que, en realidad, hay un porqué para ambas cosas. En contra de todo pronóstico, estas situaciones no son fruto de una mente perversa y retorcida, sino que tienen una explicación bastante clara que quizá haga de nuestro sufrimiento algo un poco más llevadero la próxima vez.

Tanto si eres de los que prefiere una bolsa de algún ‘snack’ con un sabor indescriptible, como si te decantas por algo más de la tierra con una patatas sabor jamón, lo cierto es que hay algo en todos estos piscolabis que se mantiene perenne: sus bolsas. De hecho, a pesar de colores y tipografías distintas, existen dos cualidades en ellas que se niegan a variar a lo largo del tiempo: el ruido que hacen al abrirse, y la enorme proporción de aire que nos aguarda en su interior.

No es casualidad que en los cines se hayan impuesto las palomitas sobre las patatas. La explicación seguramente resida en que es completamente imposible abrir una bolsa de estas últimas sin molestar, ya no solo a quien tengamos al lado, sino al que se siente tres o cuatro filas por delante de nosotros. Son extremadamente ruidosas y nada discretas, pero lejos de ser una cuestión del azar o mero capricho, los decibelios de más tienen su explicación gracias a investigaciones cuyos resultados son bien conocidos por las compañías.

Diversos estudios han demostrado que el sonido producido por la bolsa aumenta la experiencia sensorial del usuario, propiciando que este crea que las patatas que se dispone a degustar serán más frescas y crujientes. Una buena estrategia para fidelizar a la clientela, que gracias a la estimulación sonora contará con una opinión positiva sobre el piscolabis incluso antes de haberlo probado.

Sin embargo, como cabía esperar, no vale todo en el mundo del marketing. Y si no, que se lo digan a la compañía estadounidense Frito-Lay. Corría el año 2010 cuando la empresa subsidiaria de Pepsi decidió sacar al mercado una bolsa 100% biodegradable para sus patatas Sun Chips que tan solo tardaba tres meses en descomponerse. La novedad no tardaría mucho en despertar la atención de los consumidores, eso sí, no por la conciencia ecológica de la marca, sino porque esta bolsa era bastante más ruidosa de lo habitual.

La anécdota dio lugar a comentarios, bromas y quejas de todo tipo por parte de los consumidores. Uno de ellos, J. Scott Heathman, incluso compartió un vídeo titulado “Tecnología para patatas fritas que destruye tus oídos”.

Heathman era piloto de Air Force, y aseguraba que el ruido emitido por las bolsas era más alto que el que escuchaba en la cabina de mando de su trabajo. Lejos de quedar el asunto en simple palabrería, demostró con medidor en mano que, en efecto, el sonido ascendía a los 95 decibelios, comparable al nivel alcanzado por una motocicleta o un cristal cuando se rompe. Los fabricantes intentaron de todas las maneras posibles hacer de su bolsa un objeto algo más silencioso. Sin éxito alguno, al final tuvieron que resignarse y volver al modelo anterior.

Otra de las grandes incógnitas que esconden todas y cada una de las bolsas de patatas puestas a la venta en los supermercados de todo el mundo es que estén llenas solo hasta la mitad. Pocas cosas hay en esta vida más decepcionantes que disponerse a abrir una recién comprada y encontrarse con que le faltan la mitad de nuestras patatas. ¿Quién se las ha comido?

Sin embargo, esta manera de envasar tan insensible, lejos de ser una manía o táctica de los fabricantes para hacernos pagar más por menos, también está justificada. Las bolsas se llenan con nitrógeno para crear así un almohadón de aire que proteja a las delicadas patatas que habitan en su interior.

Dejando la bolsa medio vacía, las marcas consiguen evitar que nuestras preciadas patatas sufran daños durante el largo viaje que realizan desde la fábrica hasta nuestros hogares. Si en lugar de ello, las compañías optaran por amontonarlas en espacios pequeños y sin aire, pocas probabilidades habría de que lo que llegara a nuestras manos no fuera patata reducida a polvo. Al final, resulta que vamos a tener que darles las gracias y todo.

La razón por la cual se opta por nitrógeno en vez de oxígeno también tiene un porqué: el oxígeno podría hacer que las patatas se estropeen, y que la humedad en el ambiente provoque que se queden rancias. Las bolsas llenas de nitrógeno son las encargadas de que nuestra ración de placer se mantenga fresca y lista para comer.

Cuando las compañías empezaron a hacer uso de estas técnicas para mantener sus alimentos sanos y salvos se aprobaron normativas que obligaban a indicar de manera clara el peso neto de sus productos, para que así los compradores no se sintieran engañados con enormes bolsas que contenían en realidad, muy pocas patatas.

Sin embargo, a pesar de poner a nuestra disposición esta aclaración, lo cierto es que seguimos creyendo infelizmente que lo de dentro solo son patatas, haciendo que nuestra ilusión deje a un lado esa minúscula cifra que aguarda nuestra atención en las etiquetas. 





"Malos" hábitos que son beneficiosos

Si alguna vez te has preguntado si es normal tener ciertos comportamientos cuando estás solo, los expertos tienen un mensaje para ti. 

A menos de que sea algo muy inapropiado o realmente extraño, lo que haces cuando estás solo es más normal de lo que imaginas.
Te tomas muchas selfies

Una cosa es tomarte una foto con una amiga en un lugar de moda pero, ¿es extraño tomarte selfies y revisarlas cuando estás solo? No necesariamente, dice Aniesa Schneberger, especialista en salud mental.

Explica que revisar cuidadosamente nuestras selfies antes de subirlas a redes sociales y jugar con los filtros es una conducta común muy lógica en un mundo de likes y seguidores.

Sin embargo, también advierte sobre exagerar, agregando que revisar demasiado las imágenes y jugar demasiado con los filtros puede dañar nuestra autoestima y ocultar nuestro verdadero ser.


“Googleas” tu nombre
Los hallazgos de Pew Research revelan que más de la mitad de los usuarios de Internet han buscado su propio nombre en servicios como Google para verificar la información que está en la red.

En otras palabras, no eres el único, y de hecho, es posible que también hayas “googleado” el nombre de personas a las que conoces. ¿Es bueno? Sí y no, dice la psicoterapeuta Julia Breur.

Recuerda a un paciente que se dedicó a buscar a viejos compañeros de escuela después de su divorcio. “Esta actividad le ayudó a enfrentar un rompimiento doloroso”, dice la doctora Breur.

“Hoy vive feliz, viajando por todo el país visitando a sus viejos amigos. ¿El lado negativo? Recuerda que Internet tiene un lado oscuro y que hay que permanecer alerta para no ser víctimas de cyberbullying o de fraudes.

Ensayas tu discurso agradeciendo un Óscar
O la lotería. O un ascenso aunque acaban de contratarte. Es normal soñar despiertos. Los psicólogos estiman que lo hacemos de una tercera parte hasta la mitad de un día, si bien estas fantasías duran unos cuantos minutos.

Curiosamente, estos pensamientos pueden aumentar nuestra creatividad, reducir el estrés o generar experiencias de vida positivas.

Hablas contigo mismoAl igual que soñar despiertos, hablar solos puede ayudarte a organizar tus pensamientos e incluso a comprender ciertas cosas.

“Algunas veces nos descubrimos haciéndolo en público, y eso puede ser vergonzoso porque no queremos que piensen que estamos locos”, dice Schneberger. “Pero es completamente normal. Todos lo hacemos”.

Explica que hablar solos en voz alta “es una respuesta inconsciente y sin filtro al análisis de nuestro entorno”: estamos planteando qué hay en nuestras mentes sin sentir que tenemos que moderar nuestras palabras a riesgo de ser criticados.

La doctora Breur está de acuerdo, y añade que hablar solo puede ayudarnos a organizar las muchas responsabiliades y presiones que enfrentamos. Lo que sí es que hay que tener cuidado con cómo nos hablamos: frases como “soy un estúpido” puede dañarnos emocionalmente, así que trata de sustituirlas por frases más positivas.

Ves programas de televisión que negarás
¿Te sientes raro viendo reality shows? ¿O caricaturas? No lo hagas. La doctora Breur dice que ver “televisión que no te exija pensar” es una opción normal que te ayuda a descansar y recuperar energía.

Explica que esos programas “podrían ayudarte a recordar y sentirte como lo hacías en aquel entonces, o que pueden ayudarte a contemplar cierto recuerdo en un contexto nuevo”. Así que, ¡a disfrutar ese programa de chismes del espectáculo!

Cantas en la ducha
¿Crees que es extraño cantar en la ducha usando la botella de acondicionador como micrófono? No solo es normal: es benéfico.

De acuerdo con howstuffworks.com, el agua tibia de la regadera te relaja, lo cual te motiva a cantar. Al cantar necesitas inhalar más, y ese oxígeno llega a tu sangre, impulsando la circulación y mejorando tu estado de ánimo.

Agrega el hecho de que no puedes pensar en otros estresores (como cuentas por pagar) mientras cantas, y todo en este hábito es ganancia.

“Cantar permite que el cerebro y el sistema nervioso liberen endorfinas que nos hacen sentir bien”, dice la doctora Breur. “Así que canta mientras te bañas. Es normal”.

Meterte el dedo en la nariz
Por supuesto, nunca lo harías durante una reunión de trabajo o una boda, pero cuando estás a solas es otra historia.

Estadísticas presentadas en un estudio publicado en Psychology Today revelaron que el 91 por ciento de los entrevistados confesaron que sí se meten el dedo en la nariz, y que tres cuartas partes de ellos creen que “casi todo el mundo lo hace”.

Aunque puede ser común, el único caso en que picarse la nariz es preocupante es si te lastimas; si este hábito se acerca a niveles obsesivo-compulsivos es indispensable acudir con un médico o terapeuta.

Le hablas a tu mascota como si fuera un bebé
¿Tu voz cambia cuando le preguntas a tu perro si quiere otra galleta? Sabes a cuál voz nos referimos: esa tonadita cantada y aguda que es tan diferente de la voz que usas con tus amigos.

Es más normal de lo que imaginas: los expertos del American Kennel Club sugieren que esa voz evoca los sentimientos propios de un cuidador, lo que hace que te sientas más involucrado.

Comes demasiado
Seamos honestos: aunque no te sirvas dos veces en una comida de trabajo, es posible que comas demasiado ocasionalmente, o incluso disfrutes alimentos “raros” (como cucharadas de mayonesa) cuando estás solo.

Aunque es una conducta muy comprensible, lo que no es normal es obsesionarse con hábitos alimenticios secretos o en solitario, y con frecuencia.

Cynthia Bulik, directora del Programa de Trastornos Alimenticios de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, afirmó que eso puede ser problemático especialmente para las mujeres. “Hay una regla no escrita de que siempre deben estar a dieta y comer poco”, explica.

Habla con un especialista si sospechas que tienes algún trastorno alimenticio.

Recuerdas con frecuencia
Cuando estás solo, ¿te sorprendes pensando en la casa de tu infancia con frecuencia? Existe una razón, y es normal.

De acuerdo con un artículo del New York Times, los recuerdos agridulces ligados a la nostalgia nos ayudan a enfrentar sensaciones de aburrimiento y soledad. Así que hazlo, disfruta tus recuerdos: quizá sea justo lo que necesitas cuando estás sin compañía.



¿Por qué el cielo tiene tantos colores?

La intensa luz blanca del Sol es, en realidad, una mezcla de todos los colores del arco iris, y cada color posee su propia longitud de onda. 
Atención a esta explicación

Las ondas de rojo y el amarillo son las ondas más largas; las del azul y el violeta, las más cortas.

El cielo parece azul porque las moléculas de gas difractan, o ‘dispersan’, las longitudes de onda corta mejor que las largas.

Las ondas azules se dispersan al azar y cambian de dirección muchas veces al atravesar la atmósfera. Así, las ondas largas nos llegan a los ojos casi en línea recta desde el Sol, mientras que las azules nos llegan del cielo en todas direcciones, y éste parece azul.

A diferencia de las moléculas de gas, las partículas más grandes que hay, suspendidas en el aire difractan lo mismo las ondas largas que las azules. Cuando abundan en la atmósfera esas partículas mayores, la dispersión de las ondas largas disminuye la intensidad del azul que vemos, y el firmamento nos parece azul claro o incluso blanco lechoso.


¿Por qué se vuelve multicolor el cielo al atardecer?
Al atardecer, cuando el Sol comienza a ponerse, sus rayos atraviesan una distancia mucho mayor dentro de la atmósfera que cuando brilla directamente en el cenit.

Las partículas de mayor tamaño suspendidas en la atmósfera inferior dispersan la luz con tanta intensidad que sólo las longitudes de onda más largas, rojas y amarillas, llegan directamente a nuestros ojos.

El mismo Sol adquiere el aspecto de una esfera escarlata, y sus rayos, incidiendo desde un ángulo bajo, tiñen la parte inferior de las nubes de resplandecientes colores.

El colorido de un ocaso (o de un amanecer) depende de la cantidad y del tamaño de las partículas que hay en el aire. Por esta razón, las tormentas de polvo y las erupciones de ceniza volcánica crean a menudo magníficos crepúsculos muy lejos de donde aquéllas se producen.
Y ya qué hablamos de los colores… ¿cómo se forma el arcoiris?

En un día soleado es fácil ver un arcoiris en la rociadura de una manguera de jardín: bastará colocarse de forma que el Sol esté a nuestra espalda pero ilumine las gotas de agua.

El fenómeno es el mismo que produce en el cielo un arcoiris natural, pero el Sol, en lugar de incidir sobre una cortina de agua cercana, lo hace sobre una lluvia lejana, y el arco de bandas de colores se forma a una escala mucho mayor.

Vemos el arcoiris porque las innumerables gotas de agua actúan como diminutos prismas y espejos. Cuando un rayo de luz entra en cada gota, se refracta y se descompone en todos los colores del espectro; luego se refleja en la superficie posterior de la gota y llega hasta nuestros ojos.

Como la luz de cada color se refracta según un ángulo ligeramente distinto, vemos bandas bien definidas, desde el violeta al rojo, pasando por el verde y el amarillo.

La luz nos llega siguiendo los ángulos de refracción desde innumerables gotas esparcidas por el cielo, y vemos el arco iris como una curva continua.







Las etapas sexuales de la mujer según su edad

Según datos de la OMS, la capacidad de una mujer para decidir si quiere embarazarse y en qué momento tiene una repercusión directa en su salud y bienestar.


Las mujeres atraviesan por cambios en diferentes etapas de su vida, la fortaleza que las caracteriza les permite adaptarse y renovarse en cada periodo que viven. Ser consciente de su salud sexual desde temprana edad les ofrece la posibilidad de sentirse libres y seguras para tener experiencias sexuales placenteras.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe a la salud sexual como un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad y señala que se requiere de un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales.


Antes de los 25: El descubrimiento
Es la etapa en la que aparece la menstruación y las hormonas empiezan a hacer que el deseo sexual aparezca y aumente.

Las mujeres en este momento de sus vidas buscan experimentar y conocerse, sin embargo la inexperiencia y el miedo llegan a provocar que algunos de sus encuentros sexuales no sean lo que esperaban y sientan frustración y decepción.

Es en esta fase que la mujer presenta cambios y comienza a entender cómo su cuerpo va respondiendo ante los estímulos sexuales.

Es importante que desde temprana edad comiencen a ser conscientes del cuidado de su cuerpo y sexualidad, de acuerdo a la Organización Mundial para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), México ocupa el primer lugar en embarazos adolescentes.

Entre los 25 – 35 años: AutoconocimientoLas hormonas han dejado de cambiar constantemente y empieza el ciclo de la mujer adulta.

Durante este periodo la vida sentimental y social comienza a cambiar porque se tiene mayor independencia, es el momento en que una mujer se siente radiante, dueña de su tiempo y sus decisiones. La experiencia que ha adquirido provoca menor miedo al entablar relaciones.

Las mujeres son más seguras de ellas mismas y pueden expresarse sobre lo que les gusta o no, con ello la capacidad de disfrutar durante las relaciones sexuales aumenta, gracias al autoconocimiento.

Entre los 35 – 45: Adiós prejuicios

El autoconocimiento y la seguridad para quitarse los prejuicios y experimentar nuevas cosas hacen que una mujer en esta etapa disfrute de una vida sexual en su máxima expresión y exploren su cielo.

Para muchas mujeres es el pico de la sexualidad y se encuentran listas para disfrutar su plenitud sexual sin tabúes, en este periodo de sus vidas tienden a estar más abiertas a experimentar durante el sexo y aceptan tener un mayor número de fantasías sexuales.

Un estudio realizado por la Universidad de Texas reveló que la edad perfecta de una mujer para disfrutar del sexo es entre los 35 y 40 años.

Después de los 45: Plenitud total
Las hormonas se reducen y se sufren cambios físicos y psicológicos. La menopausia aparece pero no es sinónimo para detenerse, las mujeres modernas saben que su independencia y valor se encuentra en su personalidad radiante y llena de energía.

De acuerdo a la Universidad de Duke, el ejercicio durante la menopausia ayudará a controlar los cambios hormonales que no sólo afectan los cambios de humor, el comportamiento y las emociones sino también el funcionamiento de nuestro cuerpo.



Alimentos que te entorpecen

Quizá conozcas los alimentos que impulsan tu inteligencia, ¿pero sabías que algunas opciones menos saludables parecen reducirla? 

Azúcar

No es secreto que el azúcar no es precisamente dulce cuando se trata de la salud, pero nuevas investigaciones señalan que podrían afectar tanto a tu cerebro como a tu cintura.

En un estudio reciente, la Universidad de California en Los Ángeles detectaron que las ratas que bebían una solución de fructosa tenían más problemas para recorrer un laberinto, una señal de aprendizaje lento y pérdida de memoria, en comparación con un segundo grupo de ratas que recibieron la misma solución y, además, ácidos grasos omega 3, que se cree que impulsan la actividad mental.

Los investigadores sospechan que la alimentación basada únicamente en fructosa redujo la actividad cerebral porque afectó la capacidad de la insulina para impulsar a las neuronas a emplear el azúcar en el proceso de pensamientos y emociones. Ciertos ácidos grasos omega 3 podrían defender al cerebro de los efectos dañinos de la fructosa.

Qué hacer
Aunque esta investigación todavía es preliminar, tiene sentido reducir al mínimo tu consumo de azúcares añadidas y aumentar tu ingesta de alimentos ricos en omega 3, incluyendo nueces, semillas de linaza, salmón y soya en tu dieta.

Carne roja y mantequilla

Una alimentación alta en grasas saturadas “malas” puede dañar las funciones cerebrales, afirma una nueva investigación de Harvard publicada en Annals of Neurology.

Cuando los investigadores estudiaron los hábitos y analizaron las funciones cerebrales de 6,000 mujeres durante un promedio de cuatro años, descubrieron que quienes comían más grasas saturadas tenían las peores calificaciones en pruebas de memoria y funciones mentales.

En contraste, las mujeres que comían una mayor cantidad de grasas monoinsaturadas (halladas en alimentos como aceite de oliva y aguacates) tenían mejores notas.

Qué hacer
No necesitas eliminar por completo las fuentes de grasas saturadas, pero prefiere las versiones bajas o magras de productos animales, como queso, yogur y leche. Evita las carnes procesadas, como el tocino, y limítate a los cortes sin grasas. Obtén más proteínas de origen vegetal, como soya y legumbres.


Papas, pizza y comida chatarra 

¿La comida chatarra daña los cerebros de los niños? Un estudio británico de 2011 realizado en casi 4,000 niños de ocho años detectó que aquellos que habían comido demasiados alimentos chatarra (esto es, comida rápida y/o procesada) cuando tenían tres años presentaban un descenso en su IQ cinco años después, en comparación con los niños que comían saludablemente.

Esta relación permaneció incluso después de descartar otros factores, como el estatus socioeconómico y el nivel de instrucción de los padres.

Las elecciones alimenticias tempranas parecen afectar particularmente las habilidades verbales de los niños, de acuerdo con Time.com. El estudio sugiere que tomar buenas decisiones alimenticias podría ser fundamental durante los primeros años de vida, cuando el cerebro se desarrolla con velocidad.

Qué hacer
Puede ser complejo recordar a tus pequeños quisquillosos que deben tomar decisiones saludables, pero recuerda que los niños necesitan ser expuestos con frecuencia (a veces hasta en más de 12 ocasiones) para que les “guste” comer un alimento nuevo.

¡Así que no te rindas tan pronto! Además, muchos favoritos de los niños, como el queso de hebra y el yogur, son opciones muy sanas para sustituir las papas fritas y las galletas comerciales.


Chicle

En este caso las investigaciones se contradicen. Un estudio británico publicado en el Quarterly Journal of Experimental Psychology detectó que mascar chicle durante un experimento bloqueó las memorias a corto plazo de los participantes.

Los investigadores creían que el acto de masticar podría afectar la concentración en tareas relacionadas con la memoria (en este caso, se le pidió a los participantes que recordaran el orden de varias palabras en una lista).

Pero este hallazgo contradice una investigación previa, que encontró una relación positiva entre las tareas de memoria y el chicle.

Qué hacer
A pesar de las contradicciones, todavía no te deshagas de tus chicles. Solamente asegúrate de incluir otros hábitos que fortalezcan tu mente en tu rutina diaria, como beber agua (la deshidratación afecta la concentración y la agudeza mental), duerme lo suficiente y realiza gimnasia cerebral.

Dietas bajas en carbohidratos

Eliminar los carbohidratos de tu alimentación puede drenar tu poder mental, junto con tu energía y tu buen humor.

Un pequeño estudio realizado por la Universidad Tufts con 19 mujeres entre las edades de 22 y 55 años detectó que, cuando se eliminaban todos los carbohidratos durante un régimen alimenticio, se presentaba una pérdida gradual de habilidades cognitivas (particularmente en pruebas relacionadas con la memoria) en comparación con un grupo que siguió un régimen bajo en calorías pero que sí incluía carbohidratos.

Qué hacer
Los carbohidratos no son malos, pues tu cuerpo los necesita para muchas funciones importantes (incluyendo convertirse en combustible para tu cerebro).

Rechaza las dietas que los eliminan o los restringen considerablemente, y prefiere opciones más saludables, como pastas y panes integrales, arroz integral y quinoa.



Inventos extraordinarios de gente común

Descubre como se formaron en la mente de sus inventores estos objetos que ahora son usados por millones de personas en el mundo. 

La paleta de hielo… por un niño de 11 años 

Que Frank Epperson haya inventado esta golosina —llamada Popsicle en Estados Unidos— a tan corta edad no es lo más sorprendente, sino que lo haya hecho antes de que la gente tuviera congeladores en su hogar.

En esa época a los niños les encantaba el “polvo de soda con agua”, una mezcla saborizada parecida al Kool-Aid. Una noche de 1905, Frank sin querer dejó su bebida en el porche de su casa, y al día siguiente la encontró congelada. Al lamerla, descubrió que era ¡absolutamente deliciosa!

Chico astuto, Frank mantuvo 18 años en secreto su invento. Luego, en 1923, decidió patentar sus Epsicles (“carámbanos de Epp”), pero a sus hijos no les gustó ese nombre para las paletas; empezaron a llamarlas “Popsicles”, y Frank las patentó así.

El hecho de que la paleta original contuviera polvo de soda casero fue una feliz coincidencia.


Rifles de agua… por un geek de la NASA 

Uno supone que los empleados de la NASA se ocupan todo el tiempo de asuntos de ciencia muy complejos, como el ingeniero Lonnie Johnson, quien ayudó a construir la sonda Mars Observer en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, en Pasadena, California.

Sin embargo, el trabajo más importante de su vida fue crear un rifle de agua. En 1982, a Johnson se le ocurrió hacer una nueva bomba de calor que, en vez de gas freón, funcionara sólo con agua.

Cuando encendió la bomba, el agua salió disparada, y la idea de la transferencia térmica de pronto le pareció mucho menos interesante que lanzarle a alguien en la cara un chorro de H2O.

Así que convirtió su invento en el Super Soaker. ¿El resultado? Casi 1,000 millones de dólares en ventas del juguete.

Johnson ha invertido bien sus ganancias: su empresa de investigación ideó nuevos métodos para transformar el calor en electricidad, y maneras más eficientes de almacenar energía en baterías.

El chaleco antibalas… por un repartidor de pizzas

Aclarémoslo: este hombre, Richard Davis, era también un infante de marina. Pero la inspiración para diseñar el chaleco de Kevlar no provino de sus años en servicio, sino de una actividad aparentemente inofensiva: entregar comida italiana en Detroit.

El 15 de julio de 1969, mientras iba a entregar una pizza, tres sujetos armados lo asaltaron en un callejón oscuro. Le dieron dos balazos, pero escapó con vida. La experiencia fue traumática, así que empezó a buscar una manera de protegerse.

No tardó en fabricar el primer chaleco hecho totalmente de Kevlar, un material mucho más fuerte que el nailon de uso militar. Para probarlo, puso un directorio telefónico detrás del prototipo y disparó contra él.

El directorio salió intacto. Pero como nadie parecía muy interesado en su invento, Davis concibió una presentación más dramática. Cuando se reunió con los posibles compradores, se puso el chaleco, se apuntó al pecho con una pistola y apretó el gatillo. 





Deja la negatividad, aumenta la autoestima y sé una persona positiva


De acuerdo con un estudio publicado en el New York Times, la gente que sentía mayores niveles de autocompasión en un test realizado, se sentía menos deprimida, menos ansiosa y con frecuencia más optimista. Sentir autocompasión los ayuda a amarse mas, a ser menos duros consigo mismos.

Sin embargo, la gente a la que se le hace difícil ser amable y solidaria con los demás con frecuencia tenían menos puntos en los test de autocompasión y tendían a juzgarse a sí mismas muy duro por las fallas que perciben en ellas como tener sobrepeso o no ejercitarse.

Muchas personas caen en la trampa de la constante autocrítica y la negatividad, dejándolas menos motivadas a cambiar. “Creen que la auto crítica es lo que las mantiene en línea”, asegura Kristin Neff, una profesora asociada de desarrollo humano y la Universidad de Texas, en Austin y autora del libro Autocompasión.

Deja de derrotarte a ti misma y deja atrás a la inseguridad, que se encuentra próxima a salir. De hecho, es mejor darte un respiro contigo mismo.

Aquí hay un ejercicio que puedes hacer para ayudarte a romper el ciclo y cambiar tus hábitos de autocrítica, adaptada de la página web de Neff, self-compassion.org:

1. Intenta escribir acerca de un problema que tiende a hacerte sentir mal (como tu apariencia física o algún problema con una relación, o tu trabajo). ¿Cómo es que este aspecto de ti misma te hace sentir? ¿Con miedo, triste, deprimida, insegura, furiosa? Se tan honesta como puedas.

2. Ahora piensa en un amigo imaginario que es amoroso incondicionalmente, tolerante, amable y compasivo. Escríbete una carta desde la perspectiva de esa persona, enfocándote en la falla que percibes y con la que tiendes a juzgarte.

¿Qué diría este amigo acerca de tu ‘falla’ desde la perspectiva de la compasión ilimitada? Mientras escribes, intenta infundir en tu carta un fuerte sentido de aceptación, amabilidad, comprensión, y deseo por tu salud y felicidad.

3. Después de escribir la carta, déjala durante un tiempo. Luego regresa a ella y léela de nuevo dejando que las palabras te llenen y abrazando la idea de que mereces la aceptación que te niegas a ti mismo pero permitiéndole a tu ‘amigo’ sentir por ti.



Con la auto compasión nos damos la misma amabilidad y cuidado que le brindamos a un buen amigo
Consejos de autoestima para hombres
Aunque pretendan proyectar seguridad, muchos hombres tienen una autoestima débil. 

Observa los cuerpos musculosos, los abdómenes hechos casi con cincel y las líneas de la mandíbula en las portadas de las revistas de salud para hombres, de los actores de las películas o en los sexys anuncios de fragancias que retratan a los deportistas con toda la gloria de su mentón.

Hoy no sólo son las mujeres las que sienten la presión de estar a la altura de los estándares hollywoodenses de lo que es atractivo.

“La sociedad pone los estándares de lo que debe ser un ‘hombre real’”, explica Michael Kaufman, un escritor y conferencista de Toronto que se especializa en los temas de género.

“Y ahora esos estándares se han elevado.” Cuando los hombres no alcanzan el ideal -completo con abdomen de lavadero y la cabeza con todo el cabello– se vuelven inseguros por cómo se ven.

No te obsesiones con los músculos
Un estudio australiano del 2007 en el que colaboraron 104 hombres encontró que no todos querían el mismo look –algunos preferían más músculos mientras otros querían ser más delgados– pero ambos grupos tenían baja autoestima.

Aquéllos que querían ser más musculosos también sentían inseguridad sexualmente hablando y los autores del estudio tienen la teoría de que esos sujetos se veían a ellos mismos como poco varoniles.

¿Te obsesiona levantar pesas? Prueba hablando con tu pareja acerca de sus expectativas y su vida sexual para abrir la comunicación.

No dejes que los medios te depriman
Tres estudios de la Universidad de Missouri y la Universidad de California, publicado en 2009, registró las reacciones de los hombres a las revistas masculinas, incluyendo a Maxim.

Ver a chicas atractivas en las revistas –en comparación con modelos hombres– provocó, de hecho, más ansiedad acerca de cómo se ven, provocaba un deseo más intenso de ejercitarse sólo por la apariencia y tenían, románticamente, menos seguridad.

Evalúa las revistas, películas y programas de televisión que ves y date cuenta si sientes más ansiedad que placer al verlos.

Concéntrate en lo positivo
Un estudio australiano del 2008 analizó a 200 hombres y encontró que 83% quería ser más musculoso, 60% quería un pene más grande, 50% quería ser más delgado y 48% quería ser más alto.

Además, los hombres querían menos vello en el cuerpo y más cabello en la cabeza.

En vez de darle vueltas a las cosas que quieres cambiar, dile a tu pareja las cosas específicas que te gustan de ti: ¡concentrarte en tus mejores cualidades y ser positivo incrementará rápidamente tu confianza!

Pasos para conseguir una actitud positiva

  • Cuestiona las creencias irracionales que debilitan tu confianza. Si crees que todos se burlan de ti, exige evidencias.  ¿Realmente se burlan? ¿Puede que rían de otra cosa? No seas perfecto No es posible –pero eso ya lo sabes. Así que, no te esfuerces tanto en ser una persona "perfecta" es imposible, puedes ser amable y atenta y si eso no es efectivo el problema ya no es tuyo, sino de los demás. No siempre serás efectivo y competente en todas las situaciones de la vida. Por eso: 
  • Cuando algo malo pase… No pienses lo peor automáticamente (“Salí mal en el examen porque soy un estúpido”). Usualmente hay muchas razones por las que las cosas salen mal. Reflexiónalas objetivamente y concéntrate en aquellas que puedes cambiar (“La próxima vez me irá mejor si estudio más o si aplico otra estrategia”). 
  • Si la auto examinación revela una debilidad personal… No dejes que las cosas caigan en espiral (“No puedo hacer nada bien”). Y recuerda: Reconocer que eres débil en un área no te hace una persona débil. En vez de eso, puede ayudarte a identificar dónde invertir más esfuerzo y guiarte hacia nuevas fortalezas. 
  • Afloja las riendas Inevitablemente, las cosas no siempre saldrán como lo planeas. Acepta que el mundo no está bajo tu control y esfuérzate por mantener la calma en la adversidad. De esa manera, dos problemas, la molesta situación y tu reacción,  se reducirán a una sola.