lunes, 12 de marzo de 2018

Las bellezas ocultas debajo de uniformes







¡Intencionales o no, son fotos muy curiosas!







La vida está llena de momentos complicados...







"La chica del clima" que no envejece

Yang Dan es una mujer china de 44 años que comenzó su carrera en la televisión a la edad de 22 años en 1996. El tiempo ha ido pasando pero ella continúa sin ningún cambio físico. Lo demuestran esta serie de imágenes que comienzan en 1996 y terminan en 2018: 






Humor comprometido








11 insólitas fotografías del pasado

Una niña toma el té junto a una langosta y un halcón en Gales, Reino Unido, en 1938.

Zapato de un contrabandista de alcohol con cascos de caballos atados para ocultar huellas durante la ley seca en los EE.UU. en 1924

El Porsche 550 Spyder en el que murió actor estadounidense James Dean en 1955, tras el accidente.

El esquiador británico Eddie Edwards durante un salto en los JJ.OO. de Calgary en 1988.

El equipo estadounidense de béisbol Chicago Cubs con su mascota en 1908.
"Construcción de dirigible alemán Hindenburg en 1932.

Construcción del dirigible alemán Hindenburg en 1932

La tecnología que permitirá imprimir corazones

Si la imprenta de Gutenberg causó una revolución del conocimiento, en esta parte del siglo XXI las bioimpresoras se acercan a escribir un nuevo capítulo de los logros más destacados de la medicina. Cartílagos, piel, y hasta huesos pueden ser creados por estas máquinas. En el mundo, la creación de órganos a partir de células humanas también avanza hacia partes del cuerpo más complejas, como el corazón.

El médico Anthony Atala es quien, tal vez, haya llegado más lejos en lo que se conoce como "medicina regenerativa". En su laboratorio en el Instituto Wake Forest en Estados Unidos, Atala logró crear vejigas y vaginas, mediante el cultivo de las células de los pacientes que luego recibieron los trasplantes.

A través de la bioimpresión, Atala había hecho saber que también experimentó con corazones para ratones. En 2014, el Instituto de Innovación Cardiovascular en la Universidad de Louisville (EE.UU.) pronosticó que para 2023 estarán en condiciones de tener este órgano bioimpreso. Y, recientemente, un laboratorio privado estadounidense anunció que más temprano que tarde podrán crear un corazón a partir de células de la sangre.

Un corazón, paso por paso
En Chicago (EE.UU.), Biolife4D promete crear un corazón a través de la bioimpresión de las células de la sangre del paciente, convertidas en lo que se denominan células madre. Estas, a su vez, serán reprogramadas para transformarse en cardiomiocitos, las células del músculo cardíaco. El paso siguiente es, según explica el laboratorio, combinar los cardiomiocitos con nutrientes (para que las células no mueran) en un gel -la biotinta- que luego se coloca en los inyectores de la bioimpresora.
Claro está, todo esto en un ambiente con temperatura, humedad y Ph (acidez) controlados. Capa por capa, la máquina comenzará a inyectar las células en una matriz biodegradable, diseñada para agrupar los cardiomiocitos, tras un escaneo previo del corazón del paciente. De esta forma, promete la compañía, el órgano tendrá el tamaño y el peso adecuado para la persona que luego recibirá el órgano. El último paso consistirá en colocar el corazón en un bioreactor, en donde se simularán las condiciones del cuerpo humano, y el órgano crecerá hasta estar en condiciones de ser trasplantado. Al estar hecho con células del propio receptor, no habrá peligro de que el cuerpo lo rechace.
Los desafíos pendientes
Todo suena demasiado sencillo aunque los especialistas indican que antes de tener un corazón natural creado por impresión 3D habrá que sortear algunos obstáculos. "La lógica que utilizan no es incorrecta y se basa en procedimientos que se encuentran ya bastante desarrollados. La cuestión es que replicar un órgano de forma artificial es mucho más complicado que solo juntar las células que lo componen", dice el biólogo Carlos Luzzani, en el instituto Fleni.

En el Laboratorio de Investigación Aplicada en Neurociencias (LIAN - Conicet) actualmente estudian distintas biotintas, aunque el proyecto más avanzado, explica Luzzani, consiste en diferenciar células madre a condrocitos, las células especializadas del cartílago, para posteriormente imprimir un cartílago artificial.

En el caso de un corazón, una estructura biológica mucho más grande y compleja que un cartílago, Luzzani cree que el primer obstáculo será la impresión en sí misma. "Normalmente las células viven dentro de una placa en un medio de cultivo, con los nutrientes que tienen que tener y en una atmósfera controlada. El proceso de bioimpresión implica que agarres esas células y las pases por una jeringa. Eso ya genera un estrés muy grande para las células, que se llama esfuerzo de corte, cuando pasan por un poro muy chico", dice el investigador. Sin embargo, luego se deberán superar otros desafíos igual o más importantes.

La inervación nerviosa y la vascularización, esto es, el funcionamiento de los vasos sanguíneos del corazón, serán los temas más difíciles a resolver. "No se puede hacer un vaso sanguíneo en la resolución de un capilar. Para que los nutrientes lleguen a cada célula de cada tejido de cada órgano, hay una red de capilares enorme, que se llama la microvasculatura, y eso todavía no lo podemos hacer", explica. No obstante, a pesar de los desafíos por delante, afirma: "Sin dudas estas tecnologías son lo que se viene y eventualmente se va a lograr hacer órganos funcionales bioimpresos".

La tecnología de impresión 3D avanza hacia la creación de tejidos y órganos en laboratorio que luego se podrían insertar en el cuerpo del pacienteLa tecnología de impresión 3D avanza hacia la creación de tejidos y órganos en laboratorio que luego se podrían insertar en el cuerpo del paciente

Marina Uhart, doctora en biología molecular y biotecnología, también cree que los corazones de laboratorio llegarán en un futuro no muy lejano, aunque menciona tres obstáculos. "Primero la escala, ya que al escalar de un mini órgano a uno grande surgen complicaciones. Segundo, tienen que lograr una correcta vascularización, y tercero, por más que copien la forma original, al implantarlo tienen que lograr que las células no sigan creciendo", señala.

Podría pensarse que la contracción de las células del corazón para que éste realice sus movimientos podría ser otro reto. Sin embargo, esto ya no sería un problema. "Mediante estímulos eléctricos, se ha logrado que las células puedan latir a un ritmo adecuado, incluso que puedan transmitir el latido a células vecinas. Eso se ha logrado a nivel celular y de tejido. Habrá que probarlo a nivel de órgano completo, pero probablemente eso se pueda controlar. Lo que está estudiado es que una vez que la célula tiene un ritmo lo mantiene", dice Uhart, investigadora en la Universidad de Cuyo, en el Instituto de Histología y Embriología "Dr. Mario H. Burgos". Allí, en ensayos in vitro, se trabaja con células madres reprogramadas a adipocitos, las células que forman el tejido adiposo, y osteoblastos, las células que forman los huesos. La idea, cuenta Uhart, es utilizar matrices para recubrir las prótesis óseas y agregarles células madre del propio paciente para que se forme hueso y la prótesis se integre a este.

"Eventualmente los órganos producidos con impresoras 3D van a llegar a los humanos. La dificultad que hay que pasar es la escala", destaca.




Un piloto de la armada de EEUU filma un OVNI volando sobre el Atlántico

Un piloto de la Armada de Estados Unidos sobrevolaba el Océano Atlántico cuando de repente observó una serie de misteriosos objetos a varios metros debajo de su posición.


"¿Qué mierda es esa cosa?", fue la primera reacción del aviador, quien con su cámara captó el impactante

El hecho ocurrió en 2015, en la costa este de Estados Unidos. Sin embargo, recién fue publicado en los últimos días por la Academia de Artes y Ciencias "Stars", una compañía de investigación privada.

Al piloto le llevó unos minutos lograr enfocarse en el objeto. Una vez que pudo seguir su marcha, se lo escucha hablar con un colega sobre su procedencia.

Según consigna Daily Mail, la organización aseguró que se trató de uno de los tres incidentes difundidos públicamente donde un personal extranjero vio un objeto extraño.

El año pasado se dieron a conocer tres hechos de esta naturaleza, luego de que el Pentágono gastara 22 millones de dólares en la investigación de los ovnis.

Christopher Mellon, un ex funcionario de inteligencia que sirvió bajo las administraciones de Bill Clinton y George W. Bush, escribió un artículo de opinión para The Washington Post sobre por qué el gobierno debería preocuparse más por estos avistamientos.

Dijo que los videos "parecen proporcionar evidencia de la existencia de aviones muy superiores a cualquier cosa poseída por los Estados Unidos o sus aliados".

Mellon se preguntó si podría tratar de "evidencia de alguna civilización alienígena". De todas formas, aseguró que el gobierno no está tratando estos casos como "incidentes serios".


Una en un millón: sacaron una foto idéntica en el mismo lugar y en el mismo instante

Sacar una foto en un lugar público conocido y que no se parezca a la de algún otro turista, resulta un ejercicio ciertamente complicado. Sin embargo, si consigues capturar un momento único, lo último que esperas es encontrarte otra foto igual de una persona que no conoces. ¿Quién ha copiado a quién?


Ocurrió el pasado 3 de marzo en Estados Unidos, durante una gran tormenta invernal en la costa este. Lo cuenta uno de los fotógrafos protagonistas en Petapixel, Ron Risman.

Al parecer, Risman había acudido al faro de Whaleback, en el parque de Great Island Commons (New Hampshire). Su idea era aprovechar el mal tiempo para sacar fotos de las olas rompiendo alrededor del faro. En su viaje, el fotógrafo cuenta que cargó un trípode y una Canon 5D Mark IV con lente Sigma 150-600mm.

Cuando llegó al lugar, Risman se colocó a la derecha de un árbol para ayudar a reducir los fuertes vientos del norte. El hombre puso la cámara en marcha y esperó hasta que vio una ola que empezaba a golpear el faro. En ese momento comenzó una ráfaga de disparos hasta que la ola se difuminó del todo. Así continuó durante 45 minutos más, tratando de capturar el momento en que la marea impactaba sobre la costa.

Lugar desde donde tomaron las fotos ambos fotógrafos 
Al regresar a su casa volcó las imágenes y eligió una para editarla y subirla a su cuenta de Instagram. Poco después, una cadena de televisión local compartió la foto en su página de Facebook (con permiso) y comenzó a recibir una gran cantidad comentarios y “me gusta”.

Sin embargo, hubo un comentario que mencionaba algo extraño: lo acusaban de haber robado la imagen a otro fotógrafo de Nueva Inglaterra, Eric Gendon. Risman, obviamente, se defendió alegando que era su foto y que poseía el archivo RAW original.

Luego acudió a la página de otros fotógrafos y se quedó impresionado. Encontró lo que parecía ser exactamente la misma imagen, tomada en el milisegundo exacto en el tiempo, desde lo que parecía ser la misma ubicación y perspectiva exacta.

Era increíble. Las fotos a primera vista parecían prácticamente idénticas, incluso el agua salpicando en el frente, todo en el cuadre tenía la misma forma y tamaño, por lo que Risman creyó que tal vez su imagen fue robada y quizás retocada un poco.

Finalmente, un fotógrafo local comparó la foto original de Risman con una versión de resolución más alta de la imagen de Eric. Entonces notó que el marco de hierro alrededor de la parte superior del faro tenía un espacio ligeramente diferente entre las barras verticales en comparación con la imagen de Risman. Eso indicaba que el otro fotógrafo probablemente estaba parado justo a la izquierda de donde estaba detenido Risman.

Sin embargo, lo más sorprendente de todo era el hecho de que el faro realmente no mostraba ningún cambio de rotación y la ola chocando era exacta, lo que lo hacía aún más notable, ya que fueron capturas aleatorias de dos fotógrafos diferentes.

Ambos fotógrafos concluyeron que estuvieron a unos 28 metros de distancia el uno del otro aquel día. Una historia inusual, tanto, que según el propio Risman se cuentan con los dedos de una mano las veces que dos fotógrafos han capturado en el mismo milisegundo una imagen virtualmente idéntica.





¿Qué son esos objetos que flotan en tus ojos?

Miras una superficie homogénea y luminosa como una pantalla en blanco o el cielo despejado y ahí están. Pequeñas sombras alargadas que pasan contorneándose por delante de tus ojos, como si flotaran en las lágrimas de tu ojo. Si fuerzas la mirada casi puedes verlas en detalle, pero ¿Qué son?

Es imposible fotografiar las miodesopsias porque son un fenómeno completamente subjetivo de la visión, pero tienen un aspecto parecido a este. 
El nombre técnico de estas sombras es miodesopsias. Se trata de un defecto de la visión y no solo te afectan a ti. Prácticamente nadie se libra de ver esos pequeños objetos, aunque algunas personas los tienen en más abundancia que otras. La buena noticia es que no tienes de lo que preocuparte. Las miodesopsias son completamente inocuas. La mala noticia es que no tienen tratamiento. Una vez las veas paseándose por delante de tu campo de visión, te acompañarán siempre. Simplemente ignóralas y no enfoques la visión en ellas.

La razón por la que no puedes eliminar las miodesopsias es porque no son residuos que floten sobre la superficie de tu ojo (Si fuera así podrías eliminarlos con un simple lavado ocular). Están dentro de tu globo ocular.

Con el paso del tiempo, el humor vítreo, que es el líquido gelatinoso que llena tu ojo, pierde agua y disminuye de volumen. Esta deshidratación hace que pequeños filamentos de las proteínas que lo forman se condensen y queden flotando dentro del líquido. Estos pequeños “grumos” tienen menos transparencia, por eso se aprecian como pequeñas sombras casi con contorno y detalles. La razón por la que siguen el movimiento de tus ojos es porque de hecho están flotando dentro, así que cualquier cambio de dirección brusco del ojo los lleva a la deriva de un lado para otro.

Se ha comprobado que las miodesopsias están vinculadas a la edad, y también a la miopía. Algunas intervenciones como las cataratas también favorecen su aparición. Con todo, no hay una sola causa establecida para su aparición. Pueden sufrirlas por igual personas mayores o muy jóvenes. En general no deberían preocuparte a menos que nunca las hayas visto y de repente tengas muchas de golpe y vengan acompañadas de destellos o de otros fenómenos más inquietantes. En caso de duda, consulta a tu oftalmólogo.



Los automóviles autónomos son odiados (y atacados) en California

En 1980, cuando Mercedes-Benz mostró la primer aproximación a un vehículo autónomo que alcanzó 100 km/h en una calle sin tráfico, la repercusión que tuvo fue tal que la CE (Comisión Europea) realizó una inversión de 800 millones de euros para el proyecto que buscaba desarrollar un vehículo autónomo. Casi cuarenta años después, autos sin conductores pasean por las calles de California. Sin embargo, no todos los ciudadanos de este estado americano se muestran empáticos con este nuevo mecanismo de transporte.

En el 2018 ya se han reportado dos accidentes en los que están involucrados individuos que no solo le gritan con enojo a los autos autónomos, sino que incluso los golpean.

El primero tuvo lugar el 2 de enero en San Francisco, cuando un Chevy Bolt EV que estaba operando sobre la sección establecida por General Motors para autos autónomos estaba parado, esperando la luz verde. Cuando esta se encendió, un peatón, que no hizo caso al "no pasar", atravesó Valencia Street para gritarle y, golpear "el lado izquierdo del paragolpes trasero y la ventana del vehículo con todo su cuerpo", señaló el informe del Departamento de Vehículos a Motors (DMV). Como resultado del incidente resultó dañado el faro trasero del vehículo.

El otro incidente se produjo el 28 de enero, cuando un GM Cruise, con un conductor al volante y operado en modo manual, paró detrás de un taxi. El taxista descendió de su vehículo y, acercándose al auto autónomo, golpeó una ventanilla, causando una rasgadura.

Estos conflictos podrían reflejar el desencanto de las personas frente a estas soluciones que han planteado en el gobierno estadounidense para afrontar la inseguridad y el caos. Otro punto que llama a la sensibilización de las personas es el hecho incuestionable de la sustitución del hombre por las máquinas. Este factor parece ser el justificante de la actitud del taxista en el segundo caso desarrollado.

Los autos autónomos no son novedad en California. Los fabricantes de estos coches con técnicas complejas como láser, radar, lidar, sistema de posicionamiento global y visión computarizada tienen autorización para probar sus tecnologías por las calles con la obligación de que haya dentro de los mismos una persona, por si ocurriera alguna emergencia.

Sin embargo, a partir del 2 de abril estará habilitada la circulación de autos sin presencia humana alguna detrás del mando. Esto se debe a la exigencia de diversas empresas automotoras que buscan desarrollar y probar sus investigaciones de autos sin conductores.

Hoy en día hay 50 empresas de todo el mundo en California que tienen permiso para poner a prueba sus vehículos autónomos. Para circular sin conductor alguno tendrán que demostrar que los automóviles cumplen con unos estándares de seguridad, como la posibilidad de vigilar a distancia el funcionamiento del vehículo y el registro de datos, como hacen las cajas negras de los aviones.





Una mujer 87 años de hace obras de arte con Paint

«Me llamo Concha García Zaera. Soy una señora de 87 años. Me gusta pintar con el programa Paint. Y sobre todo estar con mi familia y con mis amigas». La biografía con la que se presenta esta valenciana en Instagram ya ha cautivado a miles de usuarios en las redes sociales.

Tras algunas publicaciones en Twitter que la han dado a conocer, ya supera los 20.000 seguidores en Instagram para su sorpresa y para la de su familia. «A lo mejor a Microsoft le interesa ver que el Paint aún es útil», ironiza su nieta al ver el gran interés que ha despertado su abuela, de la que se siente «muy orgullosa».

A Concha siempre le ha gustado pintar y descubrió la herramienta cuando sus hijos le regalaron un ordenador. Empezó con dibujos sencillos, pero se puede comprobar una sorprendente evolución, en la que también incluye rincones de su ciudad, Valencia. El resultado habla por sí mismo.