domingo, 24 de diciembre de 2017

¡Feliz Navidad!


Humor prohibido







Si estás leyendo esto es porque todavía no me hice rico

Vamos a asumir que no te ha tocado un pellizco en la Lotería de Navidad, porque si ha sido así y estás aquí leyendo esto en lugar de cerrando bares, no sabemos cómo agradecértelo.


Hoy es Nochebuena y mañana  navidad y son una buena oportunidad día para de recordar otras cosas importantes que tiene la vida y que no tienen nada que ver con el dinero.

Por ejemplo, siempre nos quedarán esos pequeños placeres de la vida que te recuerdan que, aunque la lotería no te haya tocado, hay mierdas peores.

Enfrente de todo eso, nos queda viajar, por ejemplo. Nos vale descubrir el rincón que hay a la vuelta de la esquina. O algún lugar remoto, qué más da. Y ojalá pudiéramos, como antes, traer los distintivo de lejanos hoteles para mostrarle a los vecinos qué hay más allá de los límites de lo conocido.

Si no podemos viajar, podemos asomarnos a la ventana. A ventanas en libros milagrosos que nos enseñan cómo era el mundo en otro tiempo y en otro lugar. Cómo era lo histórico y lo cotidiano. Qué guapos eran los abuelos y qué suerte tenemos los que sabemos dónde se encuentran.

Si no podemos viajar en el espacio, podremos hacerlo en el tiempo. Casualmente, también los libros ayudan a esto.

Si nada de esto te sirve para consolarte, al menos piensa que la lotería sí nos toca un poco a todos: nos llevamos más de 150 millones de euros a repartir en impuestos.


Y por último, pero no menos importante, nos queda disfrutar de nuestras familias. Por un momento olvidarnos del celular, la tablet, la notebook, el televisor...e ainda mais... y concentrarnos en disfrutar de esa gente con la que compartimos nuestra vida cada día y con la cual a veces no compartimos las cosas importantes. Entonces, frenar, parar, y verlos reír y reír nosotros con ellos, es una buena forma de disfrutar de esta celebración, porque cuando comprendemos el tesoro que conforman nuestras personas cercanas, la contención que nos dan, el apoyo incondicional que recibimos de ellas, y el tiempo que están dispuestos a brindarnos siempre que lo necesitamos, hacen que todo lo demás, incluso ganar el gordo de navidad, sean cosas anecdóticas, porque por sobre todas las cosas el valor supremo es el amor y la amistad.

Pasa una feliz navidad. Nos vemos mañana más gordos y con más resaca.

Expresivas y curiosas fotos del pasado

Niños que parecen pequeños pingüinos caminando en la escarcha, Rusia, 1968

Un bar en París, 1960

Parejas jóvenes bailando, alrededor de 1950

Una chica en la escuela con una minifalda, década de 1960

La reacción de un niño cuando conoce al luchador francés André the Giant, década de 1970

Un soldado llega a casa después de la guerra, década de 1940

Los desafíos virales de 2017

Estos fueron los desafíos que inundaron las redes durante el 2017, algunos son inofensivos y otros bastante peligrosos. ¿Los conocés?

Demi Lovato Challenge


A pesar de que lleva el nombre de la cantante, no fue ella, sino la rapera Kandi Reing quien puso de moda bailar de forma extrovertida y graciosa con una canción llamada I Feel Like Demi Lovato, en la que exalta la personalidad divertida de Lovato. Su ritmo y baile pronto se hicieron famosos y los usuarios de las redes no dudaron en replicar sus movimientos.

Desafío Baila

El desafío que inundó las redes sociales en Argentina a principios del año, consistía en imitar la rutina del coach de Showmatch y coreógrafo, Matías Napp, para la canción de Jason Derulo, Pull up.

Knockout Game

Aunque según los reportes tiene varios años cobrando víctimas, este supuesto juego se volvió viral a principios del 2017. Todo el reto consistía en golpear de manera intempestiva a otra persona, para dejarla semi inconsciente y huir del lugar, prácticamente sin mediar palabra.

Blue Whale Challenge

Algunos retos rebasan todos los límites y pueden resultar bastante dañinos, el claro ejemplo fue el llamado “reto de la ballena azul”. De acuerdo a diversos medios, este reto fue creado por un estudiante de psicología ruso que creó una serie de desafíos con el fin de llevar a las personas a su límite. Entre los retos se incluían ver películas de terror, escuchar diversos sonidos y marcarse con una navaja la silueta de una ballena azul; al final de 50 misiones cumplidas, los ejecutantes tenían que suicidarse.

The floor is lava

Sencillo, rápido y divertido, el reto insta a chicos y grandes a subirse sobre lo primero que encuentren cuando un amigo les grita que el piso es de lava. Esto generó toda clase de poses y caídas chistosas al intentar subirse en botes de basura, bicicletas, escritorios y mucho más.

Escoba Challenge

Luego del eclipse solar las redes sociales se volcaron a probar este desafío que, según los internautas se podía lograr debido a los efectos de este fenómeno en la gravedad de la tierra y la inclinación del planeta. Seguro lo viste o fuiste uno de los que intentó que su escoba se quedara erguida sin ninguna clase de apoyo.

¿Por qué el pavo es la comida típica de navidad?

El pavo tiene su origen en el continente americano, concretamente en México, donde es llamado guajalote. 

Hernán Cortés lo llevó al continente europeo, luego de que los aztecas se lo dieran a probar. 

Tras el descubrimiento del Nuevo Mundo, los conquistadores españoles lo denominaron Gallina de Indias, siendo introducido en Europa a partir del siglo XVI por los padres jesuitas, por lo que también se le conocería como “jesuita”. 

La gastronomía de la época se vería enriquecida con un nuevo y exótico producto americano, adquiriendo cierta relevancia y situándose entre las aves que sólo podían consumir las personas adineradas o los pequeños comerciantes en fechas muy señaladas. 

Los ingleses llamaron a este animal turkey, ya que llegó a las Islas Británicas procedente de Turquía, convirtiéndose en muy poco tiempo en una de las recetas típicas navideñas. 

Su relación con el Día de Acción de Gracias 
Un jueves de noviembre de 1620 el pavo entró en la historia de Estados Unidos: ese año llegaron a las costas de Massachussetts un gran número de colonos protestantes ingleses a bordo del barco Mayflower. El riguroso invierno norteño les sorprendió sin víveres y muchos de ellos perecieron. Sin embargo, otros tantos lograron sobrevivir gracias a la generosidad de los nativos americanos, en concreto los indígenas Wampanoag, que les ofrecieron alimentos. En conmemoración de aquel episodio, el cuarto jueves de noviembre todo Estados Unidos celebra el “Día de Acción de Gracias”, con el pavo relleno como plato estrella, ya que esta ave fue uno de los alimentos salvadores.

El pavo de Nochebuena, tras ser adecuadamente limpiado y vaciado, se cocina durante horas en el horno, a menudo mientras el cocinero prepara el resto de la cena. Según la receta, se rellena con otros alimentos y especias para hacerlo más sabroso o simplemente se hornea tal cual. En algunos lugares, particularmente en América del Sur, se fríe en una sartén con aceite durante 30 o 45 minutos o en una freidora habilitada para tal menester. A la hora de presentarlo, se incluyen diversos acompañamientos.


Se sabe que la popularidad del pavo entre las poblaciones menos adineradas en Europa y América se debe a que este tipo de aves al tener un gran tamaño y que su tiempo de engorda es mucho menos al de otro tipo de aves como los gansos. El peso aproximado de los pavos es de 10kg mucho mayor a los 3kg aproximados del ganso.

La costumbre de su preparación en Navidad viene obviamente de la población cristiana que desde el siglo XVI eran una amplia mayoría y al ser la Navidad su mayor día de fiesta se fue haciendo costumbre preparar el manjar mas delicioso y a la vez rendidor para compartir con la familia como se acostumbra hasta la fecha.

Hoy en día la ingesta del pavo no está relacionada solamente con esta festividad especial sino también se acostumbra a comerlo en cualquier otra época del año debido a los grandes avances en la crianza y distribución de las aves como el pollo y el pavo.





12 datos muy curiosos sobre China

Representa casi el 25 por ciento de la población mundial y elabora una enorme proporción de los productos que usamos a diario. 

1. La tierra donde el tiempo se detiene China debería tener tres zonas horarias, de este a oeste; sin embargo, desde que los comunistas tomaron el poder, en 1949, sólo hay una, la de Beijing, como prueba de unidad nacional. Esto significa que en el invierno amanece muy tarde en el extremo oeste, a las 10 de la mañana, pero los oficinistas y los niños de escuela se pasan las dos primeras horas de la jornada en la oscuridad. Durante las vacaciones, es común que los niños vean la televisión a altas horas de la noche mientras disfrutan su té.

2. Megaciudad 219
¿Alguna vez has oído hablar de Chongqing? Yo tampoco, hasta que empecé a viajar a China. Es la ciudad desconocida más grande del mundo: una megalópolis donde se fabrican autos y motos, productos químicos y textiles, alimentos procesados, maquinaria y artículos electrónicos. Aunque en Chongqing viven 31 millones de personas, pocos extranjeros saben de la existencia de esta ciudad. Aun con la moderada tasa de nacimientos que tiene China, para el año 2025 esta nación tendrá 219 ciudades con más de un millón de habitantes.

3. Quejosos y excéntricos Los chinos chismean, son gregarios, tienen un excelente sentido del humor (a algunos que conozco les encanta Woody Allen), producen muchísimo arte de vanguardia, discuten en la calle, tocan el claxon mientras conducen y se quejan sin cesar de la burocracia y del servicio a clientes.

4. Totalmente conectados China es el mercado de teléfonos celulares más grande del mundo: 900 millones de sus ciudadanos poseen uno (prácticamente todos los adultos del país). Y los habitantes urbanos pasan 70 por ciento de su tiempo de ocio en Internet. El gobierno chino tiene unos 50,000 empleados que vigilan el uso de la Red, y la oposición política está prohibida; sin embargo, es muy difícil controlarla, y China tiene 200 millones de blogueros, muchos de los cuales se quejan de sus autoridades.

5. Un arroz frito no tan especial
Los platos chinos que conocemos en Occidente son una versión muy modesta de la comida cantonesa de Hong Kong, así que algo como el cerdo agridulce es casi desconocido para la mayoría de los chinos (y el arroz frito lo comen en el desayuno). Adoran las texturas extrañas, así que les encanta comer cosas como cabezas de pescado —cuya carne raspan de las mandíbulas y se la llevan directamente a la boca—, pero la carne blanca del resto del pescado les parece aburrida. Consideran repugnantes los bisteces y las hamburguesas por su sabor y textura uniformes. Y la pechuga de pollo es tan insípida para el paladar chino, que es la carne más barata en los supermercados, donde se vende principalmente como alimento para mascotas. Hay cafeterías en toda calle urbana, pero a poca gente le gusta realmente el café. Kentucky Fried Chicken, en cambio, es un éxito fenomenal, con unas 2,000 sucursales, el mayor número fuera de Estados Unidos. Las alitas, naturalmente, son mucho más populares que la aburrida pechuga.

6. La fe llega por caminos misteriosos País oficialmente ateo, China está viviendo un auge masivo del cristianismo. Se calcula que hay 54 millones de fieles activos en China —más que en Italia—, de los cuales 40 millones son protestantes y 14 millones católicos. Pese al auge, la interpretación china del cristianismo resulta un poco confusa. Una amiga mía “practicante” me dijo que jamás había oído hablar de Jesús y que desconocía el significado del crucifijo, aparte de ser un símbolo religioso. 

20 errores que cometemos (o no ) al cepillarnos los dientes

Todo el mundo sabe que es necesario cepillarse los dientes varias veces al día para prevenir las caries. ¿Pero alguna vez te has preguntado si lo haces correctamente? Está muy bien cepillarse los dientes todos los días, ¡pero debes hacerlo de la forma correcta! Aquí enumeramos 20 errores que podrías estar cometiendo cada vez que te cepillas los dientes. 

  • Cepillarse los dientes inmediatamente después de una comida En oposición a lo que tus padres podrían haberte enseñado, no debes cepillarte los dientes inmediatamente después de una comida, ¡incluso si tienes mal aliento! Se recomienda que esperes unos 30 minutos para permitir que el pH de la boca regrese a los niveles normales, ya que ciertos alimentos ácidos pueden debilitar el esmalte de los dientes. 
  • Usar el mismo cepillo Las apariencias podrían no ser suficientes para saber cuándo deshacerse del viejo cepillo de dientes y comprar uno nuevo. Por lo general, debes cambiar el cepillo cada tres meses. Las investigaciones han demostrado que usar un cepillo viejo puede causar más complicaciones que beneficios para tus dientes. ¡Después de tres meses, las bacterias y las partículas de comida pueden alojarse de forma permanente en las cerdas! 
  • No cepillar la lengua Muchos de nosotros pasamos por alto cepillarnos la lengua cuando nos cepillamos los dientes. Si bien la lengua no necesita tanto cepillado como los dientes, se requieren unas cepilladas de forma regular para deshacerse de las bacterias en la boca que causan mal aliento. 
  • Usar pasta de dientes sin flúor Se recomienda que los adultos se cepillen los dientes a diario con una pasta de dientes que contenga flúor. Se sabe que el flúor protege el esmalte de los dientes contra los ácidos responsables de causar las caries dentales. 
  • Cepillar muy fuerte A diferencia de los platos sucios, cepillarse los dientes más fuerte no necesariamente significa que queden más limpios. De hecho, esto incluso podría tener el efecto contrario y dañarlos. Este efecto abrasivo se reduce si te cepillas más despacio. 
  • Usar un cepillo de dientes demasiado duro Un cepillo más duro no necesariamente limpia mejor que uno con cerdas más blandas. Las organizaciones dentales, en realidad, sugieren usar un cepillo de cerdas blandas. El riesgo de lastimarte las encías, por ejemplo, será menor y tú tendrás mayor flexibilidad. 
  • Usar demasiada pasta de dientes Colocar una gran cantidad de pasta de dientes en el cepillo no hará que el cepillado sea más eficaz. De hecho, es solo un desperdicio. Lee el envoltorio para conocer la cantidad recomendada. Si usas demasiada pasta, obtendrás una falsa sensación de haber logrado una mejor higiene, lo que podría llevarte a pasar por alto ciertas partes de la boca. 
  • Cepillarse demasiado rápido Por las mañanas, normalmente tenemos mucha prisa como para dedicarle demasiado tiempo al cepillado de dientes. Sin embargo, una buena sesión de cepillado no requiere más de dos o tres minutos. En este tiempo, podrás deshacerte con facilidad de cualquier resto de comida en la boca y prevenir así la acumulación de sarro. 
  • No usar hilo dental El hilo dental es una herramienta que no debes pasar por alto. De acuerdo con las organizaciones dentales, si no lo usas, estás descuidando una tercera parte de la superficie de los dientes. Al usar hilo dental todos los días, evitarás la formación de sarro. 
  • Restregarse los dientes Es importante que no restriegues los dientes como si estuvieras lavando una papa. Se recomienda que frotes suavemente desde arriba hacia abajo, con movimientos circulares. 

Avena con canela para reducir la grasa abdominal

El agua de avena es algo fundamental que debemos consumir cuando queremos adelgazar. Su relevancia se encuentra en que aparte de asistirte en el proceso de adelgazamiento, te ayuda con las vitaminas y nutrientes que tu cuerpo precisa para marchar en optimas condiciones. 

La canela es una rica fuente de manganeso, hierro, calcio y fibra. Se ha utilizado para tratar la diarrea, indigestión, distensión abdominal e incluso como estimulante inmunológico. 

Las ventajas del agua de avena con canela 
  • La avena contiene betaglucanos, fibra soluble y polifenoles conocidos como avenantramidas, que son antioxidantes. 
  • Estabiliza los niveles de azúcar en la sangre La avena te sostiene lleno por más tiempo, sin acrecentar el azúcar. Cuando la consumes te sientes más lleno y nivela tu hambre, y reducirás el consumo de comestibles que pueden afectar tu dieta. 
  • Ayuda a tener evacuaciones intestinales regulares. El contenido de fibra alto ayuda a eludir el estreñimiento. 
  • Mejora el desempeño atlético. Cambia el metabolismo y también acrecienta el desempeño, si tomas agua de avena más o menos una hora antes del ejercicio. Investigaciones recientes han demostrado que la canela puede reducir efectivamente los niveles de azúcar en la sangre. Esto puede conducir directamente a la reducción de la acumulación de grasa en el abdomen y el resto del cuerpo. Por lo tanto, se pueden usar las propiedades de la canela para adelgazar y perder esos kilos no deseados.
Ingredientes: 
  • 1 Taza de avena integral 
  • 1 cucharada de esencia de vainilla 
  • De 6 a 8 tazas de agua purificada 
  • 1 cucharadita de canela en polvo 
  • Una cucharadita de miel orgánica 
Preparación 
Lo primero que tienes que hacer es poner en remojo la avena por siete horas, una vez pasado ese tiempo, se cuela, limpiándola con agua a fin de que suprimas los inhibidores de enzimas que libera a lo largo del remojo. 

Una vez que tienes la avena limpia y escurrida, se licúa con la miel, canela, vainilla y agua. Viértela en una jarra (la puedes colar asimismo), y sírvela con hielo al gusto. Consume un vaso de agua de avena con canela como un desayuno ligero, y un segundo vaso diez minutos antes del almuerzo. 



Choko loco, el chocolate de inhalar que te deja eufórico y lleno de energía

Dentro de las incontables tonterías que desfilan por el mercado, ya podemos incluir un chocolate para inhalar que te promete una alta dosis de energía y euforia. Pero antes de que busques adquirirlo por Internet, procedamos a analizar un poco el innovador producto llamado Choco Loko:


Primero, su franca alusión al consumo de cocaína: inhalar una sustancia hecha polvo para sentirte pasajeramente energetizado, eufórico y, seguramente, más extrovertido. No importa si es cocaína o chocolate combinado con otros highers, al menos físicamente el acto es lo mismo, lo cual en sí ya representa un mensaje extraño. El senador estadounidense Charles Schumer llamó a este producto "cocaína en andadera", en referencia a que este producto podría estar promoviendo el consumo eventual de coca.

Luego pasemos a analizar su composición: al parecer Choco Loko mezcla, sobre una base de cacao, una serie de ingredientes que contienen las bebidas energetizantes: taurina, guaraná y ginkgo biloba ¿estarías dispuesto a snortearte una de esas bebidas?


Finalmente viene la comunicación, por la cual, por cierto la FDA está a punto de prohibir su circulación: ofrece un "rush estable de energía eufórica", y la detonación de sentimientos positivos. Además el órgano regulador de medicinas en EUA advierte que inhalar cualquier estimulante puede, en cambio ,detonar ataques de asma y complicaciones respiratorias.

Pero y si ¿mejor comemos bien para que no nos falte energía? ¿si mejor cultivamos la paz interior en lugar de una euforia artificial?





Titubear mientras hablas muestra que eres un ser evolucionado

Dudar, pararse a pensar, emitir sonidos sin sentido o titubear no siempre son signos de una oratoria deficiente. En ocasiones, son elementos que engrasan la conversación y facilitan la comprensión de los hablantes.

La conversación humana se rige por una norma denominada («no gap, no overlap»), algo así como «sin hueco, sin solaparse», según explica la revista The Economist. Esa teoría, enunciada por lingüistas de la Universidad de Sídney, como Nick Enfield, explica que las conversaciones no suelen tener silencios demasiados prolongados porque si el oyente percibe que el interlocutor deja un hueco en su discurso, interpreta que puede comenzar a exponer el suyo.

Esta explicación tiene un matiz añadido: el tiempo de reacción del que desea empezar a hablar ante ese silencio es de, aproximadamente, 200 milisegundos. Si se tiene en cuenta que el interrumpido precisa de 600 milisegundos para retomar el hilo de lo que estaba diciendo, Enfield concluye que los hablantes aprovechan los huecos con una rapidez y una eficacia que ya la quisiera para sí el propio Lionel Messi. ¿La solución? La misma que se usa para parar al astro argentino: achicar espacios.

Por ejemplo, en casi todas las culturas, las entonaciones descendentes invitan al oyente a interpretar que el hablante está a punto de hacer una pausa. Por ello, mantener un tono constante transmite la idea de que la conversación continúa. Lo mismo sucede con esos latiguillos o expresiones que muchos consideran interferencias pero que, en realidad, son «lubricantes de la conversación».

Se trata de sonidos como «ehhhhh», «mmmmm», «uh», que rellenan esos huecos necesarios para que el hablante reordene sus ideas, al tiempo que indican al oyente que aún no es su turno de palabra. A esos sonidos se suman otros, como «ajá», «sí», «mmh», que esta vez no son emitidos por el hablante sino por el oyente, que indica con ellos que está entendiendo lo que se le cuenta y que la conversación puede continuar.

De hecho, los investigadores de la Universidad de Sídney realizaron un experimento para ver qué sucedería si se eliminan de la conversación esas pistas que el oyente da al hablante para mostrarle que está prestando atención a lo que se narra. El experimento consistía en proponer un tema de conversación y pedirle al oyente que, cada vez que escuchase una palabra que comenzase con una determinada letra, apretase un botón.

Al tener que estar pendiente de detectar esas palabras, el oyente no acompañaba la conversación con esos «mm», «ajá» y otras expresiones semejantes. En consecuencia, el hablante mostraba mayor dificultad para expresarse y desarrollar su argumentación de forma coherente.

Por todo ello, y aunque ya los griegos y latinos establecieron reglas de oratoria en las que se ponía de manifiesto la necesidad de dejar hablar al otro para que la conversación fuera fluida e interesante, los investigadores de la Universidad de Sídney ven en este extendido comportamiento algo que va más allá de lo cultural.

Para expertos como Enfield, este tipo de normas estarían estrechamente relacionadas con el proceso evolutivo de los humanos. De esta forma, saber escuchar, respetar el turno de palabra y emitir esos sonidos de apoyo sería una demostración de que no se es un troglodita.