lunes, 11 de diciembre de 2017

En la vida hay buenos momentos...







En la vida hay malos momentos...







¿No se vería bien tu teléfono con algunos de estos wallpapers?







El zoológico que exhibe gallinas y gansos, y pingüinos inflables

Si algún día estás de visita en Yulin —la ciudad china del infame festival de la carne de perro— y alguien te entrega un folleto que promete que verás grandes aves exóticas y pingüinos como los de Madagascar, huye: huye de allí en la dirección contraria o acabarás visitando el peor zoo del planeta.


Por el módico precio de 15 yuanes (2,30 dólares), el zoológico del parque Guishan, en Yulin (región autónoma de Guangxi) conseguirá decepcionarte con una escasa exhibición de pingüinos inflables, gansos enjaulados y una mezcla para nada exótica de patos y gallinas de corral. También hay una tortuga aburrida en una vitrina, sin dudas la atracción estrella del zoo.


El desangelado zoológico de Yulin abrió sus puertas a finales de noviembre tras promocionarse con una serie de folletos en los que podían verse un avestruz, un perezoso, un par de águilas calvas y un pavo real, además de una imagen robada de Internet de los famosos pingüinos de DreamWorks.


Algunos curiosos mordieron el anzuelo y pagaron su entrada para el zoo sin imaginar las lamentables escenas que encontrarían en el interior.

El cartel dice “Los cocodrilos muerden. ¡No tocar!”

Muchos se sintieron estafados, pero otros se lo tomaron a broma y compartieron fotos del zoológico en Weibo, el Twitter chino.

El resultado es un fenómeno viral que ha hecho que otros quieran visitar el zoo para verlo con sus propios ojos. Eso sí, previo pago de los 15 yuanes.


No es la primera vez que ocurre algo así. En 2013, un zoológico de la ciudad china de Luohe (provincia de Henan) llamó la atención de la prensa por disfrazar a perros de leones africanos y a ratas como reptiles exóticos.



A pesar de ser muda, la letra H tiene mucho que decir

Aunque no suene, en ella hay mucha sustancia. Aunque a lo largo de la historia ha habido numerosos intentos por suprimirla, ahí sigue. ¿Está ahí con el único propósito de complicarnos la vida?

Hay que ver los horribles quebraderos de cabeza que nos hace padecer la dichosa letra H. Al hablar no presenta problemas, pero a la hora de escribir es otra historia: se transforma en una horripilante pesadilla.

La dificultad de la H estriba en que es la única letra del alfabeto español muda, la única que no posee sonido alguno. Únicamente se pronuncia cuando va precedida de la C, formando de ese modo el sonido CH. Pero cuando va ella sola, huérfana de C, es como si no existiese.

El problema es que en español hay más de 2,000 palabras que comienzan con esa letra H, que pasa inadvertida ya que no se deja oír. Y, para más agravio aún, la H también puede aparecer intercalada, en medio de palabras como zanahoria, adhesivo, tahúr o bahía.

La pregunta, absolutamente legítima, que surge entonces es: y si no suena, ¿por qué demonios existe la H? ¿Es una letra inútil que está ahí con el único propósito de complicarnos la vida?

No es la primera vez que se humilla a la H, que se hace leña contra esa letra aparentemente inservible. De hecho, a lo largo de la historia ha habido numerosos intentos por suprimirla.

El prestigioso lingüista venezolano Andrés Bello ya pidió en 1823, a coro con el escritor colombiano Juan García del Río, una reforma ortográfica que acabara de una vez por todas con la H. También Gabriel García Márquez abogaba eliminar esa letra muda.

Y en 1726, los autores del Diccionario de la Lengua Castellana publicado por la Real Academia ya sentenciaron que la H “casi no es una letra”.

Pero ahí sigue la H, resistiendo a vientos, mareas y huracanes.

“Una letra muy compleja”
“Una letra reúne dentro de sí muchas cosas: el nombre, la figura, la pronunciación… La H es una letra muy compleja, y existe porque ha ido reuniendo a lo largo de la historia una serie de valores, algunos de los cuales han desaparecido pero otros se mantienen”, asegura José Manuel Blecua, doctor en Filología Románica, catedrático de Lengua Española y ex director de la Real Academia Española (RAE).

El caso es que la H no siempre fue muda. Los fenicios, los primeros al parecer en utilizarla, la pronunciaban como una “J” aspirada. Los griegos la adoptaron del fenicio dándole la forma mayúscula con que hoy la conocemos y pronunciándola como una suave aspiración. Del griego paso al latín, donde poco a poco fue suavizando su sonido.

Del latín la H dio el salto al español, donde también en un principio se decía aspirada, es decir, acompañada de una pequeña explosión de aire similar a la que caracteriza hoy en día a la pronunciación de la H aspirada del inglés.

Pero, además de adueñarse de varios vocablos en latín que iniciaban con la H, el español se apropió también de numerosas palabras latinas que empezaban con F, y que también en castellano comenzaban en un principio con esa letra.

Pero con el pasar de los años, y dado que en algunas zonas de España esa F se pronunciaba también aspirada, esa letra inicial empezó a ser sustituida por la H a partir del siglo XIV.

Es el caso por ejemplo de farina, que pasó a ser harina; del verbo hacer (que en sus orígenes era facer), de helecho (felecho en la Edad Media), herir (ferir), hurto (furto), humo (fumo), higo (en “El Cantar del Mío Cid”, que data de alrededor del año 1200, aparece como figo) y tantos otros vocablos. Y ese cambio también afectó a palabras que tenían la H intercalada, como es el caso de búho (bufo en latín).

La RAE sostiene que hasta mediados del siglo XVI la H aún se pronunciaba por medio de una aspiración en algunas palabras, sobre todo en aquellas que originalmente comenzaban por la F latina. Al principio, era la gente culta la que al hablar pronunciaba la H mediante una ligera aspiración.

Pero a partir del siglo XV, esa tendencia cambió y las haches aspiradas comenzaron a considerarse un vulgarismo, algo propio de las clases bajas y de gente no instruida. Y así, sigilosa y paulatinamente, la H enmudeció completamente.

Aunque no del todo. En algunas formas dialectales del español que se hablan en Andalucía, Extremadura, las Islas Canarias y en determinadas zonas de América la H sigue manteniendo su viejo sonido de aspiración.

En Andalucía, por ejemplo, se denomina “cante jondo” al cante más genuinamente andaluz, un cante caracterizado por una profunda carga de sentimiento. Pues bien: ese “jondo” viene en realidad de “hondo”, solo que muchos andaluces pronunciaban esa H inicial con una aspiración tan fuerte que acabó sonando como una J.

Los dominicanos, por su parte, pronuncian la palabra huracán (que al principio en español se escribía furacán) como juracán. “Y en las puertas en México es frecuente leer la palabra ‘jalar (variante de halar)”, señala Blecua.

También son muchas las palabras de origen árabe adoptadas por el español que llevan H. Y en algunos extranjerismos usados corrientemente en español (y tomados, por lo general, del inglés o del alemán), la H se pronuncia también aspirada o con sonido cercano al de J. Léase hámster, holding, hachís o hawaiano.

¿Letra inútil?
Pero, aunque no suene, Blecua defiende que la H no es una letra inútil, aunque pueda parecerlo. “Tomemos por ejemplo la palabra ‘huevo’. A simple vista, parece absurdo que lleve una H inicial. Pero esa H está justificada. Antiguamente, las letras U y V se escribían exactamente igual, con la misma grafía. La H sirve para identificar que la letra que la sucede en la palabra ‘huevo’ es una U y no una V”, explica.

Y aún da otro ejemplo más de su utilidad: “La palabra búho. La H intercalada sirve para marcar un hito”, subraya. Es decir: para advertir al lector de que hay una separación entre la U y la O, que la palabra búho se compone de dos sílabas y no de una.

Y, por supuesto, la H sirve a la hora de escribir para diferenciar palabras homófonas, vocablos que en el lenguaje hablado suenan exactamente igual aunque tienen significados distintos. Porque no es lo mismo huno que uno, hojear que ojear, hola que ola o hala que ala. Aunque hay varias palabras que la RAE admite que se escriban indistintamente con o sin H: harmonía o armonía, harpa o arpa, harpillera o arpillera, hurraca o urraca, por señalar algunas.





Humor ahogado







10 grandes juegos que nos deja 2017

Este año ha sido uno de los más movidos dentro del mundo del videojuego y no sólo gracias a los importantes lanzamientos que se han producido mes a mes, sino también por el debut de Nintendo Switch, una realidad que nos ha complicado (y mucho) la realización de nuestra selección de los diez mejores juegos de 2017.


Hacer una lista con los diez mejores juegos de 2017 nos obliga a tomar decisiones difíciles y a dejar fuera algunos títulos sobresalientes, pero ese es precisamente el encanto de este tipo de artículos, tener que elegir a los mejores de entre aquellos juegos que han brillado desde el principio con luz propia.

La selección de los diez mejores juegos de este año está realizada en base a un criterio personal, así que puede ser que tengas otros puntos de vista y otras preferencias.

1-Resident Evil 7

La conocida franquicia de Capcom volvió con una propuesta que generó dudas, sobre todo por el salto a perspectiva en primera persona, pero al final ha sido todo un acierto.

La compañía nipona supo mantener el encanto de su conocida saga introduciendo cambios importantes que le dieron un soplo de aire fresco.

Uno de los grandes e imprescindibles del año, tanto si eres fan de la franquicia como si no.

2-Prey

Ha sido uno de los diez mejores juegos del año y también uno de los más interesantes en su género (con permiso de Wolfenstein II: The New Colossus) por su acertada línea argumental, su buena narrativa y su jugabilidad.

El apartado técnico al final acabó siendo más discreto de lo que se esperaba. Con esto no queremos decir que su calidad gráfica sea mala, sino simplemente que al final quedó un poco por debajo de las expectativas.

En líneas generales es un título sobresaliente y bien terminado que te atrapa de principio a fin.

3-Hellblade: Senua’s Sacrifice

Ha sido una de las grande sorpresas del año y merece estar en esta lista por tres grandes razones:

La primera es el argumento y la técnica narrativa, simplemente perfectos. La segunda es el apartado técnico (donde destacan las animaciones faciales) que raya a un gran nivel a pesar de su enfoque excesivamente lineal.

El tercero es que a pesar de esa linealidad ofrece una experiencia única que todo el mundo debería disfrutar.

4-Cuphead

Una auténtica obra de arte. Cuphead merece estar entre los diez mejores juegos de 2017 porque es una demostración de que en muchas ocasiones menos es más, y de que los gráficos en 2D mantienen intacto su potencial y su encanto.

Un juego adictivo y de excelente factura técnica que tuvo problemas para conseguir la financiación que necesitaba, pero al final superó todas las expectativas.

No deberías perdértelo por nada del mundo.

5-Wolfenstein II: The New Colossus

Esta nueva entrega de la franquicia Wolfenstein tiene un apartado gráfico casi perfecto y a pesar de todo presenta una optimización bastante buena. La jugabilidad es excelente, la historia engancha y está bien contada y los personajes tienen mucho carisma.

En conjunto ofrece una de las mejores experiencias en los títulos centrados en el modo de un jugador dentro de la nueva generación, y por ello es totalmente recomendable

Apple estaría dejando mas lentos a los iPhone 6 sin avisarle a sus clientes

Apple es uno de los varios fabricantes que ha tenido problemas con las baterías de sus teléfonos inteligentes en los últimos años. Los iPhone 6 y iPhone 6s son los dos modelos que más han experimentado estos contratiempos. Y es que al parecer la vida útil en buenas condiciones, para sus baterías, es de dos años. Pasado este tiempo pierden sus prestaciones de forma sustancial, y lo ideal habría sido su sustitución, pero Apple parece que optó por una solución más drástica.


El problema de batería de estos dos modelos se debe a una cuestión de hardware, de la propia batería. Y Apple lanzó su solución en forma de actualización de software, con iOS 10.2.1, pero los usuarios pudieron ver cómo sus terminales se hicieron más lentos con esta y posteriores actualizaciones del sistema operativo móvil de Apple. Algo que, a priori, no hizo sospechar porque es habitual que los terminales vayan perdiendo velocidad a medida que se actualiza el software. Sin embargo, al parecer Apple limitó la frecuencia de reloj del procesador de estos modelos para evitar los problemas de batería.

Si tienes uno de estos dos modelos, lo mejor sería cambiar la batería si has notado que ha perdido velocidad en su funcionamiento normal. En un hilo de Reddit han destapado que la firma de Cupertino programó con iOS 10.2.1 una importante bajada sobre la frecuencia de reloj del procesador para reducir su consumo energético y de esta manera resolver el problema generalizado de las baterías. En pruebas de rendimiento, el iPhone 6s debería alcanzar hasta 2476 puntos, y hay usuarios enviando capturas de pantalla por debajo de los 1.000 puntos.

Es algo que, como comentábamos anteriormente, ocurre en los iPhone con batería ‘vieja’. Es decir, principalmente en las unidades de iPhone 6 y iPhone 6s que se compraron de lanzamiento, o poco tiempo después. Por lo tanto, para estos casos concretos, lo más recomendable si queremos ganar un mayor rendimiento sería cambiar la batería que tenga instalada el terminal por una nueva. Y así, el ‘bloqueo’ de la frecuencia de reloj máxima se elimina y se mejora el rendimiento del dispositivo.




Recetas muy fáciles y rápidas para el microondas

El microondas es un electrodoméstico que ya está entre nosotros hace 72 años,  y tiene a la vez adeptos y detractores. El microondas es un indispensable en la cocina y en la oficina, sin embargo, sus posibilidades van mucho más allá del simple hecho de calentar el tupper.


Si se sabe usar de la forma correcta, este pequeño electrodoméstico permite ahorrar tiempo y elaborar alimentos de la manera más saludable y sin perjudicar sus propiedades. Por este motivo, Kaiku Sin Lactosa, la gama más amplia de lácteos sin lactosa del mercado, comparte varios trucos para usar más y mejor el microondas.

Consejos antes de empezar
La silicona, el cristal, la porcelana o el plástico son aptos para introducirlos en el microondas sin problemas, mientras que el metal, nunca. Además, al calentar alimentos, siempre se deben tapar para evitar que las ondas contacten con ellos directamente y que pierdan propiedades. Por último, un truco para limpiar el microondas de forma casera consiste en agregar el jugo y la cáscara de un limón y un poco de agua en un bol, lo introducimos y calentamos durante 5 minutos y los vapores que ha soltado hará que al pasarle un paño quede todo perfecto.

Papas en pocos minutos
Cocer una papa ya no es cuestión de tiempo gracias al microondas. Según un estudio de la Universidad de Scranton, una patata cocida contiene 110 calorías y puede rebajar la presión arterial. Además, la mejor manera de preservar sus nutrientes es prepararla en el microondas y la preparación es muy sencilla: envolver las patatas previamente lavadas en papel film y cocinar a máxima potencia durante 10 minutos.

Leche en taza
Nada como prepararse un té o café con leche espumosa. ¿El truco? Verter leche en una jarra con tapa y agitar vigorosamente. Acto seguido, calentar en el microondas y se consigue una espuma perfecta para degustar al momento. Otra forma de tener un capricho es preparar los famosos «mug cakes»; para hacerlos más saludables, nada como emplear leche sin lactosa, claras de huevo o cacao puro en polvo. Es tan sencillo como añadir en una taza estos ingredientes junto a un toque de canela, remover e introducir en el microondas durante 4 minutos a máxima potencia.

Exprimir al máximo
Una buena forma de conseguir el máximo jugo a los limones, limas, naranjas o pomelos es introducirlos durante unos 20 segundos en el microondas y al exprimirlos el zumo que contiene saldrá de forma más fácil. En el terreno de las verduras, cocinar durante unos minutos los tomates facilita su pelado.

El huevo, infinidad de posibilidades
En el microondas se pueden preparar distintas versiones de un huevo. Si en un vaso introducimos un huevo batido y le añadimos leche, cocinamos durante 2 minutos a máxima potencia y obtendremos unos huevos revueltos. También es posible pochar un huevo, añadiéndolo junto con un poco de agua y cubriéndolo con un plato, en 50 segundos estará listo.




Max Born, el físico que creía que "Dios juega a los dados"

Son muchos los estudiantes de física que acuden al cementerio de Gotinga, en Alemania, para visitar la modesta tumba de Max Born (1882-1970), uno de los padres de la física cuántica. 

Max Born, segundo por la izquierda
Es una tradición. Enterrado junto a otros grandes genios de la Ciencia como Hilbert, Planck, Weber, von Laue o Nernst, su austera lápida lleva inscrita su más famosa ecuación, el principio de incertidumbre, que viene a decir que es imposible predecir cuál es la posición o la velocidad de una partícula, pero sí la probabilidad de encontrarla en un determinado lugar. Por sus aportaciones en mecánica cuántica, Born recibió el Premio Nobel en 1954. Hoy Google le homenajea con un doodle por el 135 aniversario de su nacimiento, cosa que por cierto ocurrió en Breslau, Alemania (hoy Polonia).

Pero uno de los aspectos más interesantes de la vida de este físico fue la correspondencia que mantuvo durante muchos años con Albert Einstein, en la que, a pesar de la amistad y complicidad que ambos mostraban en sus escritos y que no les abandonó durante cuarenta años, quedaban patentes sus profundas discrepancias en cuanto a la naturaleza de la física. Las ideas de Max Born eran opuestas a las de Einsten.

Precisamente, en una de esas cartas aparece una famosa frase de Einstein que emplearía en más de una ocasión. En la carta a Max Born la utiliza para criticar la teoría cuántica, con la que no estaba de acuerdo: «En nuestras perspectivas científicas nos hemos vuelto antípodas. Usted cree en un Dios que juega a los dados, y yo, en la ley y el orden absolutos en un mundo que existe objetivamente, y que trato de comprender de una forma frenéticamente especulativa (…). Ni siquiera el gran éxito inicial de la teoría cuántica me hace creer en un juego de dados fundamental, aunque soy consciente de que sus jóvenes colegas interpretan esto como un síntoma de debilidad».


«Prefiero ser zapatero»
Max Born admitía con franqueza esas diferencias cuando escribía sobre esas disputas científicas: «Se trata, en realidad, de una diferencia fundamental en la concepción de la naturaleza», decía. Y Einstein, con su agudo ingenio, escribía a su colega cosas como estas: «Me resulta intolerable la idea de que un electrón expuesto a la radiación pueda escoger a su antojo el momento y la dirección del salto. Si así resultara, finalmente preferiría haber sido zapatero remendón, o incluso empleado de un casino, antes que físico».

Más allá de las cuestiones científicas, quizás hay algo que no muchos conozcan sobre Max Born. Es el abuelo de la actriz Olivia Newton-John, la protagonista de la inolvidable película «Grease» (1978). Sin duda había algo cuántico en su último número de baile.







Las capacidades físicas del ser humano han llegado a su límite

Ni más altos, ni más longevos, ni más fuertes... La especie humana, en efecto, podría haber llegado a su límite en cuanto a altura, esperanza de vida y capacidades físicas. Pero no solo eso. Según una investigación recién publicada en Frontiers in Physiology, los humanos no solo estamos sujetos a toda una serie de limitaciones biológicas, sino que además, nuestro impacto sobre el medio ambiente (cambio climático incluido) podría estar teniendo un efecto negativo sobre esos límites.

Se trata de la primera revisión de datos de este tipo, que abarca 120 años completos de información histórica, al mismo tiempo que considera los efectos de parámetros tanto genéticos como medioambientales. El resultado es que, a pesar de la creencia de que cada generación vive más tiempo y es más alta y fuerte que la anterior, existe en realidad un umbral máximo para nuestras capacidades biológicas que no podemos superar.

Los investigadores, un equipo interdisciplinar de científicos franceses, llegaron a esta conclusión estudiando las tendencias que emergen de los registros históricos. Y concluyeron que parece haber una barrera infranqueable en cuanto a nuestros límites biológicos máximos en altura, edad y capacidades físicas.

En palabras de Jean-Françoise Toussaint, de la Universidad París Descartes y uno de los firmantes del estudio, la prueba es que "estos rasgos ya no aumentan, a pesar del continuo progreso nutricional, médico y científico. Y eso sugiere que las sociedades modernas han conseguido que nuestraa especie llegue a sus límites. Somos la primera generación que toma conciencia de ello".

Menos récords deportivos

Por ello, los investigadores creen que a partir de ahora, en lugar de seguir mejorando, empezaremos a notar cambios en la cantidad de personas que logran alcanzar los límites máximos ya registrados. Y esos límites se harán aún más patentes cuando comprobemos que en el futuro se batirán cada vez menos récords deportivos, mientras crecerá el número de personas que alcancen, pero no superen, la esperanza de vida del presente.

Además, cuando los científicos consideraron cómo las limitaciones ambientales y genéticas combinadas podían afectar a nuestra capacidad de alcanzar estos límites superiores, se dieron cuenta de que los efectos que nosotros mismos causamos en el medio ambiente desempeñan un papel de fundamental importancia.

"Precisamente -predice Toussaint- este será uno de los mayores desafíos de este siglo, ya que la presión añadida por las actividades antropogénicas será responsable de los efectos nocivos sobre la salud humana y el medio ambiente. De hecho, las reducciones en las capacidades humanas que podemos ver ya en la actualidad son una señal de que los cambios ambientales, incluido el clima, están contribuyendo a restringir los límites biológicos que ahora debemos considerar".

Más bajos en África
"Y observar estas tendencias decrecientes -prosigue el investigador- puede proporcionarnos una señal temprana de que algo ha cambiado, aunque no para mejor. Por ejemplo, la altura humana ha disminuido durante la última década en algunos países africanos, lo que sugiere que algunas sociedades ya no son capaces de proporcionar suficiente alimento a sus hijos y mantener, por lo tanto, la salud de sus habitantes más jóvenes".

Para evitar que nosotros mismos seamos la causa de nuestra propia decadencia, los investigadores esperan que sus hallazgos espoleen a los responsables políticos para que adopten estrategias capaces de aumentar la calidad de vida y maximizar la proporción de población capaz de alcanzar los límites biológicos máximos.

"Ahora que conocemos los límites de la especie humana -concluye Toussaint- ese conocimiento debe ser un objetivo claro para que las naciones garanticen que las capacidades humanas alcancen los valores más altos posibles en la mayoría de la población. Pero con las limitaciones medioambientales en pleno aumento, esto puede costar cada vez más energía e inversión para lograr equilibrar la creciente presión de los ecosistemas".

En definitiva, los investigadores han descubierto que la naturaleza ha puesto unos límites máximos a nuestro desarrollo y capacidades. Y de nosotros depende que esos límites no empiecen a bajar, ocasionando un lento, pero inevitable, deterioro de la nuestra especie.





¿Por qué siempre se entra por la izquierda a un avión?

Los días previos a las fiestas navideñas los aeropuertos se llenan de risas y abrazos en reencuentros al más estilo «Vuelve a casa, vuelve, por Navidad». Es entonces cuando, mientras los que esperan en la terminal viendo aterrizar y despegar aviones, se empiezan a hacer curiosas preguntas como porqué siempre se embarca por el lado izquierdo de los aviones. Esta curiosidad se responde por tradición y sobre todo por una cuestión práctica de seguridad.


A pesar de que las modernas aeronaves cuentan, en la mayoría de los casos con seis puertas tan solo se embarca y desembarca por el lado izquierdo. Normalmente será la delantera aunque en ocasiones también se pueda utilizar la trasera. Esto no es una regla que dependa de las diferentes compañías sino un estandar común la pregunta es el porqué. La respuesta que más se repite es la que proviene del embarque y desembarque que tradicionalmente se utilizaba en los primeros barcos. Estos tenían el timón de dirección ubicado hacia el lado derecho por lo que para evitar daños con el muelle se amarraba por el izquierdo.

Otra teoría hace referencia a antiguas costumbres militares donde los jinetes montaban sus caballos por la izquierda. Así, los primeros aviones comerciales continuaron con esta tradición militar y náutica situando la entrada por la izquierda.

Normas de seguridad
Fuera como fuese el origen de esta costumbre lo cierto es que los fabricantes han estandarizado el procedimiento y los pasajeros embarcan sólo para el lado izquierdo dejando el lado derecho para cargar el equipaje y los servicios de catering.

Por razones de seguridad, el movimiento de pasajeros se mantiene únicamente en un lado mientras se realiza el abastecimiento de combustible en el otro. Además es útil cargar y descargar el equipaje en el lado opuesto al movimiento de pasajeros.




La misteriosa "enfermedad fantasma" que afecta a los desertores de Corea del Norte

Lee Jeong Hwa huyó de Corea del Norte en 2010. Vivía en el condado de Kilju, en el que se encuentra Punggye-ri , el lugar en el que el gobierno del país asiático ha realizado sus pruebas nucleares subterráneas. 


Ahora, el relato de Lee nos ofrece datos escalofriantes sobre la salud de los habitantes de dicha región. Según cuenta el desertor, allí nacieron bebés cuyo sexo no pudo ser determinado porque carecían de genitales, y las cifras de mortalidad aumentaron de forma alarmante. "Murió muchísima gente. Creíamos que era porque éramos pobres y no teníamos comida ni medicamentos. Pero ahora creo que fue por la radioactividad", ha declarado el fugitivo.

Lee también relata que las truchas de los lagos de la zona murieron, y que los bosques de pinos se secaron y desaparecieron. Datos que hacen pensar que en la zona podría haberse producido un fenómeno geológico conocido como "síndrome de la montaña cansada", y que es típico de las zonas en las que se realizan pruebas nucleares.

Pero lo cierto es que la cosa no está tan clara. Investigadores del del Centro James Martin para Estudios de No Proliferación en Monterey, California, tienen sus dudas de que los hechos relatados por el desertor se deban a la radioactividad. Según explican, existen poderosos sensores que monitorizan los niveles de radioactividad en Corea del Norte, y hasta la fecha no han detectado nada anormal. Además, algunos de los sucesos a los que se refiere Lee se remontan a la década de 1990 cuando, oficialmente, la primera prueba nuclear en el país asiático se realizó en 2006. Los investigadores sospechan por tanto que debe existir otra causa desconocida que está afectando a los habitantes y al medioambiente de Kilju.

Sea como sea, lo cierto es que no dejan de surgir noticias sobre la precaria salud de parte de la población norcoreana. A finales de noviembre, otro desertor norcoreano llegó a Corea del Sur, y el examen médico reveló que, además de hepatitis B, tenía el organismo infectado de parásitos, algunos de los cuales medían casi veinte centímetros. Los médicos que le trataron aseguraban que no habían visto nunca algo así salvo en los libros de medicina y explicaron que, con toda probabilidad, la presencia de dichos parásitos se debía al uso de heces humanas como fertilizantes en los cultivos.