domingo, 3 de diciembre de 2017

Cubriendo graves cicatrices con hermosos y creativos tatuajes







La gente en EEUU durante la guerra civil

La guerra de Secesión o guerra civil estadounidense (en inglés American Civil War o simplemente Civil War en Estados Unidos) fue un conflicto bélico significativo en la historia de los Estados Unidos de América que tuvo lugar entre 1861 y 1865. Los dos bandos enfrentados fueron las fuerzas de los estados del Norte (la Unión) contra los recién formados Estados Confederados de América, integrados por once estados del Sur que proclamaron su independencia.

En el trasfondo, era una lucha entre dos tipos de economías totalmente distintas: una industrial-abolicionista (Norte) y otra agraria-esclavista (Sur). Los sureños declararon que no peleaban sólo por la esclavitud; después de todo, la mayoría de los soldados confederados eran demasiado pobres para poseer esclavos. El Sur estaba empeñado en una guerra de independencia que mantuviera las relaciones con el Norte. Los confederados generalmente tuvieron la ventaja de pelear en su propio territorio. Tenían soldados muy entregados a la causa, pero eran mucho menores en número que las fuerzas de la Unión. Al finalizar la guerra, algunos de los integrantes de dichas partidas fueron perseguidos como forajidos por las tropelías cometidas durante la contienda.

Estas interesantes imágenes rescatan la vida de la gente común en esa época:






Humor confundido







Las bestias fantásticas que aparecían en los libros medievales

De leones y cocodrilos a dragones y aves fénix, animales tanto reales como imaginarios cautivaron la imaginación del siglo V hasta el siglo XV.


Hetta Howes, experta en literatura medieval, explora las criaturas sobre las que más se escribía en bestiarios del Medioevo: escritos pseudocientíficos que buscaban educar y entretener.

"Cada criatura del mundo
Es como un libro y una imagen
Para nosotros, y un espejo".

Eso escribió el teólogo y poeta francés del siglo XII Alan de Lille.

Sus palabras evocan una creencia generalizada de la Edad Media: que cada piedra, planta y animal, por humilde que fuera, desempeñaba un papel en el gran diseño de la creación de Dios.

Los humanos podían leer la naturaleza, como un libro, para revelar e interpretar la verdad espiritual.


Mientras que algunos animales, como las mascotas domésticas y los que les ayudaban en el campo, así como las criaturas de los bosques eran familiares, otros eran una maravilla lejana, descritos por viajeros o por los que volvían de las Cruzadas. 


Una gran cantidad de estos animales, desde el unicornio milagroso hasta la mosca molesta, encontraron su hogar en el bestiario latino medieval, que se convirtió en un género de gran éxito en el siglo XII. 


Eran compilaciones pseudocientíficas que se basaban en leyendas populares, fuentes clásicas y escritos patrísticos para crear descripciones de animales que además incorporaban la alegoría y la moralización cristianas.

Se decía que observar el comportamiento de un zorro podía ayudar a los lectores a no caer en los trucos del diablo. Las viudas, por su parte, debían seguir el ejemplo de la tórtola, un pájaro que nunca se vuelve a casar, y siempre añora su primer amor.

Los bestiarios, a menudo bellamente ilustrados, eran muy entretenidos, pero también tenían usos más serios: los predicadores podían sacar de ellos material para sus sermones y los manuscritos se podían usar para enseñarle ciencia a los niños en las escuelas.

Es discutible si toda la gente de la época realmente creían que animales como la temible mantícora (una criatura que tenía el cuerpo de un león rojo, una cabeza humana y tres hileras de dientes filosos, y a veces alas parecidas a murciélagos), en realidad existían, pero mucha ciertamente sí.

Lo que era más importante, según san Agustín, era lo que estos animales simbolizaban y lo que podían enseñarnos.

Aquí hay un desglose de 9 de los animales más extraños y maravillosos que se pueden encontrar en el bestiario medieval y en las enciclopedias de la historia natural. Algunas son leyendas, otros, animales conocidos con asociaciones sorprendentes.

1) León

El león es el rey de los animales. La mayoría de las descripciones y leyendas medievales sobre él dependían de su fuerza y ferocidad, con una gran excepción: a los leones, según aseguraban, les aterrorizaban los gallos blancos.

Los bestiarios registraban la capacidad de los leones para dormir con los ojos abiertos, un rasgo que se utilizaba para alentar la vigilancia en los lectores y alegorizar a Cristo: Cristo dormía corporalmente en la cruz pero mantenía despierta a su divinidad, como el león que duerme, pero nunca baja su guardia por completo.

Del mismo modo, los bestiarios describían que las leonas daban a luz cachorros muertos, pero después de tres días el padre regresaba y rugía sobre los cachorros, o la madre respiraba sobre sus rostros, para revivirlos.

Tales asociaciones de leones con Cristo y la resurrección han llevado a la creación de uno de los leones más famosos de la literatura moderna: Aslan.

En una famosa escena de El león, la bruja y el armario de CS Lewis, el rey Aslan se sacrifica para salvar a su pueblo y luego resucitar de entre los muertos para reclamar el reino de Narnia.

2) Unicornio 

Uno de los animales más famosos del bestiario medieval, el unicornio, es un animal pequeño y feroz con un cuerno en el centro de la frente.

La creencia más duradera y popular sobre el unicornio es que no puede ser capturado por un cazador.

Entonces, ¿cómo atrapas un unicornio? 


Según bestiarios medievales, debes guiar a una virgen a la mitad del bosque y dejarla allí mientras te escondes y esperas cerca. El unicornio caerá presa de tu trampa al saltar al regazo de la virgen.

Pero mientras que los recuentos modernos enfatizan en gran medida las cualidades positivas del unicornio, en la Edad Media las asociaciones vinculadas a esta criatura eran menos nítidas.

Por ejemplo, en una popular compilación medieval de las vidas de santos, llamada "La leyenda dorada", el unicornio se convirtió en una alegoría de la muerte, persiguiendo a la humanidad incesantemente.


10 pasos para convertirte en un verdadero líder populista

El discurso populista y la proclama manipuladora es un invento antiguo. Ya lo bordaron Bruto y Marco Antonio tras la muerte de César. O el propio Enrique V en la batalla de Azincourt cuando pronunció la arenga de San Crispín, si nos creemos los textos de Shakespeare.

Pero por mucho que nos duela reconocerlo, el verdadero genio del discurso populista fue el hombre que desató la mayor tragedia de la historia: Adolf Hitler.

Hitler trabajó como nadie la oratoria. De hecho, durante su estancia en Viena, solía asistir de forma clandestina a las reuniones de los partidos socialistas y comunistas para aprender sus técnicas de persuasión.

Más adelante, comenzó a ensayar sus propios discursos delante del espejo para aprender a enfatizar sus palabras con la expresión corporal, como si de un director de orquesta se tratase. De hecho, existe una numerosa documentación gráfica de estos ensayos gracias a las instantáneas que realizo Heinrich Hoffman, fotógrafo personal de Hitler.

En aquellos ensayos, como más tarde en las tribunas del Reich, siempre comenzaba hablando en voz baja, como asustado ante la abrumadora responsabilidad que había caído sobre sus hombros. Después se iba creciendo, dando con ello la sensación de que eran sus propias palabras las que le alentaban. Finalmente, terminaba casi a gritos, en una mezcla de irritación y poder, para mostrar su misión como algo inexorable.

Pero como mejor podemos explicar las normas de este manual populista, es ejemplificándolas con las propias palabras del Führer, sacadas de sus más famosos discursos.

  • 1. Convierte al «Pueblo» en la razón fundamental de toda decisión política. «El fin más preciado que tenemos en el mundo es nuestro propio pueblo. Y por ese pueblo y por el bien de ese pueblo vamos luchar y pelear y nunca ceder, nunca cansarnos, nunca perder el valor y nunca perder la fe».
  • 2. Idealiza el pasado. «Cuando vemos atrás nuestra historia nos sentimos avergonzados de la manera en que vivimos hoy».
  • 3. Culpabiliza a los de antes. «Todo fue instigado y conseguido y toda la responsabilidad recae sobre las personas que firmaron el tratado de 1918».
  • 4. Fomenta el victimismo. «Queremos la paz, pero rechazamos esta opresión continua».
  • 5. Dale al presente una dimensión histórica. «El gran momento apenas comienza. Alemania ha despertado».
  • 6. Aduéñate del futuro. «Podemos estar felices de saber que este futuro nos pertenece enteramente».
  • 7. Promueve las manifestaciones. «Y otra vez en pueblo vendrá y se fascinará nuevamente y dichoso y se motivará por la idea y el Movimiento se alimentará dentro de nuestro pueblo».
  • 8. Exige el sacrificio ajeno. «Cuando te sacrificas por tu comunidad, entonces puedes ir con la cabeza en alto».
  • 9. Jerarquiza por nivel compromiso. «Hay siempre una parte del pueblo que sobresale como luchadores realmente activos y más se espera de ellos que de millones de compatriotas camaradas de la población en general».
  • 10. Y tras todo esto, cuestiona las instituciones. «¡El Estado no nos ordena!… ¡Nosotros ordenamos al Estado!».
Otro aspecto que Hitler dominaba a la perfección, y que es imprescindible para todo populista que se precie, es el control de la pausa. El dictador sabía que el silencio enfatiza el pasado y crea expectación sobre el futuro. Su longitud te señala la importancia de lo que acabas de escuchar y te prepara para recibir con atención la siguiente frase.

Si escuchas un discurso de Hitler, pese a no hablar ni una sola palabra de alemán, sabrás perfectamente cuándo está diciendo algo importante e incluso cuándo deberás aplaudir. Porque en las arengas del Führer, el ritmo y la entonación funcionan como en una sinfonía, con grandes cambios de intensidad y contraste entre movimientos.

Con estas normas tan sencillas, el líder del Tercer Reich fue capaz de embaucar a toda una nación en pos de una alucinación suicida. Pero lo más aterrador no es que lo consiguiera. Lo más aterrador es que aquella estrategia, todavía hoy, siga funcionando.





WTF!: Música de Julio Iglesias para aumentar la producción de las gallinas

Diferentes estudios científicos han probado que las vacas con música producen más leche. Desde entonces el hilo musical, o una simple radio, han pasado a formar parte del mobiliario de cuadras y establos en Galicia. En las nuevas instalaciones del Centro de Selección Genética Avícola Friol I, de la empresa Coren, se han propuesto desestresar a sus gallinas utilizando el mismo método. Y para hacerlo se han decantado por el rey de la música ligera, Julio Iglesias.

La confesión se la ha realizado el consejero delegado del Grupo Coren, Manuel Gómez Franqueira, al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que hoy ha visitado las instalaciones de un centro que contará con la última tecnología para aumentar la productividad y adaptarse a la variedad de mercados a los que llega la empresa. En su discurso, Gómez Franqueira explicó, por ejemplo, que en Japón les gustan las pechugas de pollo de grandes dimensiones por lo que mediante modificaciones genéticas intentarán que pase a suponer del 25% al 35% del peso de las aves. En China, sin embargo, la mayor demanda es la de las patas de gallina. La mitad de la producción del centro que acogerá a 50.000 reproductoras y ha diez machos por cada hembra, se destinará a la exportación. Para adecuarse a cada mercado las instalaciones se han sumado a la industria 4.0.

Durante su intervención, Feijóo aseguró que Coren pretende con su nuevo centro productivo "fortalecer la producción avícola" con vistas al mercado exterior, "con selección genética y cruces". El presidente autonómico animó al resto de la la industria agroalimentaria gallega "seguir creciendo desde Galicia apostando por la digitalización, la diversificación de mercados y la internacionalización".

En el 2001 psicólogos de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, realizaban un estudio para determinar qué tipo de música preferían las vacas. La Sinfonía Pastoral de Beethoven y la canción Bridge Over Troubled Water (Puente sobre Aguas Turbulentas) de Simon & Garfunkel fueron los grandes éxitos en productividad lechera.






Suspenden la filmación de "Bohemian Rhapsody", la película sobre Freddie Mercury

La esperada película sobre la vida del músico y líder de la banda Queen, Freddie Mercury, ha sido suspendida hasta principios del próximo año, informó este sábado la empresa productora del filme.


De acuerdo a lo señalado por la producción, la decisión se tomó debido a la "inesperada falta de disponibilidad" del director Bryan Singer por inconvenientes de salud relacionados con él y su familia.

El filme, que se llamará "Bohemian Rhapsody", contará los años finales del vocalista de la legendaria banda británica.

En un comunicado entregado por el representante de Singer, el director se encargó de confirmar que se trataba de un inconveniente personal y aseguró que espera retomar pronto el trabajo.

"Bryan esperar regresar a grabar inmediatamente después de las fiestas de fin de año".

De acuerdo a varios reportes, tanto Singer como un miembro de su familia sufren problemas de salud, aunque se desconoce cuál es la naturaleza de sus padecimientos.

La filmación se estaba desarrollando en Reino Unido, con el actor Rami Malek (de "Mr. Robot") en el papel de Mercury.

A pesar del retraso en la filmación, no se anunció ninguna postergación en la fecha de lanzamiento de la película, planeada para diciembre del próximo año.

Además de trabajar como director, Singer también es uno de los productores junto a Brian May, guitarrista de la banda y uno de sus principales compositores.

Singer se hizo conocido en el mundo del cine con el título de 1995 "Los sospechosos de siempre" y con cuatro entregas de los mutantes de Marvel, los X-Men.





Supersticiones de gente famosa de la historia

  • Los antiguos pensaban que los truenos y los relámpagos eran mensajes de los dioses, las derrotas se atribuían a la posición de las estrellas o al diablo. 
  • En la Europa medieval, las victorias de Juana de Arco sobre los ingleses se interpretaron como obra de una bruja y la valiente guerrera terminó sus días en la hoguera. A principios del siglo XX, Rasputín tuvo enorme influencia sobre la familia imperial rusa gracias a sus supuestos poderes sobrenaturales. 
  • Se dice que Cristóbal Colón y su tripulación, durante su viaje al nuevo mundo en 1492, creían que habría desastres si los tiburones seguían su barco. Durante una tormenta particularmente fuerte, Colón tranquilizó a sus angustiados hombres arrojando al mar un paquete de naipes, lo cual se suponía calmaba las gigantescas olas. 
  • Los reyes ingleses siempre estaban rodeados de adivinos y oráculos de distintos tipos, que influían en las decisiones reales. El rey Enrique VIII llegó a creer que Ana Bolena lo había hechizado para atraparlo, así que la hizo decapitar. 
  • Isabel I consultaba a John Dee, un mago, para que la ayudara a planear su futuro. Su piedra mágica aún se conserva en el Museo Británico. 
  • Cuando el rey Carlos I estaba sometido a juicio después de la guerra civil inglesa, el puño de su bastón rodó por el suelo. Se dice que en ese momento el rey supo que perdería. Mas tarde fue decapitado. 
  • Samuel Johnson, el famoso lexicógrafo inglés, tenía la extraña costumbre de entrar y salir de un recinto siempre con el pie derecho por delante. Creía que si lo hacía con el pie izquierdo atraería la desgracia a los que se encontraban bajo techo. Pasaba tocando cada poste de madera que se encontraba y nunca pisaba las grietas del pavimento. 
  • Mozart también era supersticioso. Entre los compositores, ninguno ha sido tan supersticioso como Mozart. Se dice que dudó en aceptar el encargo de escribir el Réquiem, pues temía que eso atrajera su propia muerte. Falleció poco después sin haber terminado la obra.
  • Antes de emprender una campaña, Napoleón Bonaparte siempre pedía consejo a una famosa clarividente, Madame Normand. Los historiadores dicen que el gran corso tomaba muy en cuenta los sueños que tenía, creyendo que éstos le predecían el futuro. Muchas veces expresó que las estrellas controlaban todos sus actos y que su buena estrella lo guiaba para lograr grandes victorias.  Napoleón atribuía gran importancia a pequeños incidentes, tales como una caída del caballo, la cual presagiaba un contratiempo militar, y el roce repentino con un gato negro, que para él era un signo muy desafortunado. Soñó con un gato negro antes de la Batalla de Waterloo, en la cual sufrió una aplastante derrota. 
  • Eduardo VII, rey de Inglaterra de 1901 a 1910, era extremadamente supersticioso, al grado de que no toleraba que le hicieran la cama o cambiaran las sábanas en viernes. Según reza un viejo adagio, si se cambian las sábanas en ese día, el diablo tendrá control sobre nuestros sueños durante toda la semana. 
  • Benito Mussolini y Adolfo Hitler eran fanáticamente supersticiosos. Se dice que, en una ocasión, Mussolini cambió sus planes de viaje caprichosamente porque, según dijo, cierto pasajero tenía un ojo diabólico. 
  • Hitler creía que el número 7 tenía poderes especiales, y con frecuencia pedía consejo a los astrólogos y a los adivinos. La esvástica es un antiguo símbolo y algunos creían que tenía influencia mágica. Era tan grande la creencia de Hitler en la astrología que los oficiales de los Aliados consultaban a sus propios expertos con la esperanza de anticipar de qué manera el horóscopo del dictador podría influir en la guerra. 
  • Pero la superstición durante la Segunda Guerra Mundial no estaba sólo en un bando. El primer ministro de Inglaterra, Winston Churchill, portaba su “bastón de la buena suerte” y rara vez fallaba al golpear a un gato negro que le saliera al paso. 
  • Por otro lado, en el Nuevo Mundo, Moctezuma Xocoyotzin, último emperador azteca, pese a dominar un poderoso imperio que llegaba hasta lo que hoy es Honduras y Nicaragua, se rindió ante los conquistadores españoles dirigidos por Hernán Cortés. El Emperador estaba convencido de que habrían de llegar, por donde sale el sol, hombres rubios y barbados que serían dueños de sus tierras. El dios Huitzilopochtli le había predicho todo esto, por eso Moctezuma se entregó sin ofrecer resistencia, con lo que el imperio azteca quedó bajo el mandato de la Corona española. 
  • En el siglo XIX, en México hubo casas inundadas, ataques de indios en el norte del país, el paso de un cometa, una aurora boreal y una epidemia de cólera: todo ello como castigo divino, según los miembros del partido conservador, por haberse atrevido el gobierno a tratar de abolir los privilegios de la Iglesia y de suprimir las órdenes monásticas.



Aunque no lo creas, no solo en el cerebro tenemos neuronas

La culpa de que pensemos que las neuronas están solo en nuestro cerebro es de un español. El científico y Premio Nobel de Medicina Santiago Ramón y Cajal que dibujó por primera estas células en nuestra cabeza.

Sus descubrimientos sobre el sistema nervioso central prevalecen a día de hoy y por eso se le considera el padre de la neurociencia moderna.

Pero el sistema nervioso es el más complejo y sofisticado de nuestro organismo y todavía está lleno de misterios para los científicos.

Sabemos que tiene tres funciones básicas: la sensitiva, la integradora y la motora.

La sensorial se da cuenta de los cambios internos y externos gracias a los llamados receptores, los órganos receptivos. Percibe, por ejemplo, los cambios de luz, de presión, el calor, el frío etc.

La función integradora analiza toda la información de diferentes partes del sistema nervioso, la combina y así puede producir una respuesta adecuada. Por ejemplo, taparse si hace frío o destaparse si hace calor.

También tiene la capacidad motora que provoca respuestas en los músculos y en las glándulas para que actúen o no, según sea necesario.

Para llevar a cabo estas funciones, el sistema nervioso cuenta con grupos de neuronas especializadas en distintas partes del cuerpo que no se restringen solo a nuestro seso.


Más allá de la cabeza 
Este sistema se divide principalmente en dos: el central y el periférico.

El primero lo componen el cerebro, con hasta 86 mil millones de neuronas y la médula espinal, que conecta nuestro cerebro con el resto del cuerpo. Tanto uno como otra son grandes núcleos de neuronas que transmiten información desde y hacia el cerebro.

Pero hay otro gran cúmulo de neuronas en el sistema nervioso periférico, cuyo núcleo central es el ganglio que se encuentra dentro del sistema digestivo. Si no tuviéramos neuronas en esta parte de nuestro cuerpo, algo tan importante como procesar los alimentos que tomamos sería imposible.

Lo asegura el neurocientífico Calvin Chad Smith, del University College de Londres.


"Las neuronas de nuestro sistema digestivo se encargan de contraer y relajar los músculos que mueven los alimentos a través de los órganos y también controla la secreción que ayuda a dividir la comida para que las células puedan obtener su alimento a través de la sangre".

El sistema periférico está compuesto además por nervios, que funcionan como canales y vías de información que ayudan a transmitir información desde y a cada rincón de nuestro organismo.

Pero las funciones del sistema periférico van más allá de ayudarnos en la digestión.

El doctor Smith explica que hay dos funciones principales que realiza el sistema periférico.

"Una es llevar información del sistema central al periférico para, por ejemplo, ordenar la contracción de un músculo. Un ejemplo de esto sería si yo quiero agarrar un vaso, mi cerebro le manda esa información al sistema nervioso periférico que ejecuta la orden".

"Sets", la función que cambiará a Windows "para siempre"

Desde su lanzamiento, Windows 10 vino cargado de fallas que dieron mucho de qué hablar: pantallas azules, fallos de rendimiento, cámaras inutilizables y problemas de conexión fueron algunos de los más comentados por usuarios de todo el mundo.


Muchos se negaron a descargarlo en sus dispositivos. De hecho, mes pasado Microsoft llegó a lanzar un ultimátum a su clientes para que instalen su nuevo software antes de que acabe el año.

Pero la compañía de Bill Gates anunció este martes que ya se ha puesto manos a la obra para desarrollar una nueva función con la que espera atraer buenas críticas.

Se trata de Sets (conjuntos), una nueva función que cambia por completo la experiencia del usuario.

La clave es que permite abrir cada programa o aplicación -Photoshop, Chrome o PowerPoint, por ejemplo- en una nueva pestaña, de manera similar a como funcionan los navegadores web. 


"En un sólo clic"
De esta manera, las podemos agrupar según su función y utilidad y al mismo tiempo gestionar las tareas y trabajos más fácilmente.

"Hay muchas opciones para Sets en el entorno laboral y académico", dice la compañía en un video explicativo, en el que puso un ejemplo de una estudiante haciendo un trabajo sobre volcanes.

"El concepto detrás de esta experiencia es asegurarse de que todo lo relacionado con su tarea: páginas web relevantes, documentos de investigación, archivos y aplicaciones necesarias, está conectado y disponible en un solo clic".

La empresa dice que el valor más importante que ofrece Sets es el ahorro de tiempo.

Para acceder a otra pestaña, tan sólo tendrás que usar el símbolo "+", ubicado en la barra de pestañas.

La idea es tener más a mano todos los programas que usamos en Windows y al mismo tiempo las páginas que abrimos en internet. La configuración de las pestañas queda guardada para la próxima sesión.

"Estamos construyendo nuevas maneras para ayudar a la gente a crear más rápida, sencilla y fluidamente", asegura la firma tecnológica.

La actualización no vendrá instalada por defecto en los equipos; será necesario configurarla específicamente y será una función "optativa".

Al principio, sólo funcionará con aplicaciones propias de Microsoft, como Office o Edge, aunque la compañía trabajará después con otros desarrolladores, como Adobe o Salesforce, para hacerla compatible con otros programas.

En algunos blogs tecnológicos aseguran que se trata de un cambio importante en el diseño Windows, porque durante años los usuarios de ese sistema operativo han estado acostumbrados a trabajar con diferentes ventanas -y no pestañas- por programa.

En PC World dicen que Sets "cambiará Windows 10 para siempre", y en CNET se lee que "Microsoft está dando un paso interesante".

Microsoft no especificó a partir de qué fecha estarán disponibles los cambios para todos los usuarios, pero aseguró que ya ha comenzado a usarlos en su programa de pruebas, Windows Insider.




Cómo evitar que te afecte la "depresión de diciembre"

Quien haya escrito la canción "Es el momento más feliz del año" jamás soportó una noche de Janucá oyendo a un primo hablar sobre política. Tampoco pasó en soledad una Navidad mientras en el apartamento de los vecinos todo era risa. 

Por fortuna, los estudios psicológicos han revelado algunas maneras eficaces de superar la depresión decembrina, y de evitar otras que son particularmente inútiles. La conclusión es que la tristeza y otras penas no son sentimientos que debamos intentar evitar. Al contrario, si los asimilamos bien, pueden ayudarnos a llevar una vida sana y feliz. 
  • 1. No te obligues a sonreír En las reuniones con parientes que en el fondo no soportas o que te hacen cumplidos forzados, quizá trates de mostrarte alegre aunque por dentro estés furioso. Tal vez pienses que esa reacción es la más madura —sin drama ni conflicto—, pero un estudio llevado a cabo en Estados Unidos en 2011 quizá te haga pensarlo dos veces. Los investigadores acompañaron a docenas de conductores de autobús durante dos semanas para tratar de ver cuándo lanzaban a los pasajeros sonrisas falsas o genuinas. Según sus observaciones, los días en que los conductores (en particular las mujeres) fingían estar de buen humor, su estado de ánimo empeoraba. Y otro estudio realizado por la Universidad de California en Berkeley (UCB) indica que la gente que anhela ser feliz no disfruta mucho sus experiencias positivas, al parecer porque sus expectativas son muy altas. En otras palabras, tratar de aparentar alegría es contraproducente. 
  • 2. No reprimas la tristeza James Gross, investigador de la Universidad Stanford, y Oliver John, de la UCB, nos explican los resultados del estudio de los conductores: cuando tratamos de reprimir las emociones negativas, como la tristeza o la ira, sólo logramos intensificarlas. Esto se debe a que nos molesta cuando nuestro semblante contradice nuestro sentir. No nos gusta ser falsos. Es más, cuando suprimimos emociones como la tristeza, les negamos la importante función que cumplen. La aflicción revela que algo nos inquieta o perturba; si no la reconocemos, quizá no hagamos nada para mejorar nuestra situación. Expresar nuestra tristeza puede suscitar empatía entre las personas a quienes les importamos, lo que estrecha nuestros lazos con ellas; en cambio, reprimir nuestras emociones puede afectar esos vínculos. Un estudio realizado por la Universidad de Oregon mostró que los estudiantes universitarios que contenían sus sentimientos tenían menos apoyo de sus condiscípulos, sentían menos apego a otros y estaban menos satisfechos con su vida social. 
  • 3. Reacciona de manera consciente No te estamos recomendando que te hundas en la melancolía ni que insultes a tus suegros. Algunas formas de procesar y expresar las emociones son más saludables que otras. Hoy día los científicos están investigando los beneficios de reaccionar de manera consciente a los detonadores de emociones; por ejemplo, cocer demasiado el pavo de Navidad. En vez de reprocharte por esta acción, simplemente tomas conciencia de tus sentimientos sin juzgar sin son correctos o equivocados. Los estudios indican que una reacción consciente ante un suceso negativo reduce el grado de tristeza que experimentamos, aminora la depresión y la ansiedad e incluso puede brindarnos beneficios fisiológicos, entre ellos disminuir nuestro ritmo cardiaco. Es una forma de evitar reprimir las emociones sin reaccionar precipitadamente ni consumirse en lamentos o resentimientos. Las investigaciones muestran que, por fortuna, la conciencia emocional es una habilidad que se puede desarrollar con el paso del tiempo. 
  • 4. Disfruta tu mezcla de emociones Inevitablemente, las fiestas te acarrearán una serie de altibajos. La lección más importante que debes tener en cuenta es que esta variedad de emociones podría ser lo mejor para tu bienestar general. A esta conclusión llegó un estudio publicado en 2014 por un grupo de investigadores de la Universidad Yale, la Universidad Harvard y otras instituciones de cuatro países. En una encuesta de más de 37,000 personas, descubrieron que tener más “emodiversidad” —una gama amplia y abundante de emociones— estaba asociado notablemente con niveles más bajos de depresión. De hecho, las personas más “emodiversas” toman menos medicamentos, visitan doctores con menos frecuencia, pasan menos días en hospitales, tienen mejores hábitos de alimentación y ejercicio, y fuman menos. En otras palabras, la tristeza, el enojo y otras emociones difíciles son similares a muchas otras cosas esenciales de los festejos decembrinos, desde el ponche hasta las fiestas de oficina: con moderación, no hay nada que temer. Sólo asegúrate de equilibrarlas con experiencias más agradables. Y no olvides tomarte un tiempo para reposar.




Pequeña guía para pequeños accidentes domésticos

Sencillos consejos para ayudarte en accidentes que pueden pasarte cualquier día en tu hogar o en tu lugar de trabajo. 

  • Cortadura de dos dedos con el filo del papel – Cúralos juntos. Estas heridas sanan con rapidez y se infectan menos (¡en manos limpias!) si se cubren. “Pero es incómodo llevar curitas en dos dedos contiguos porque estorban el movimiento”, dice el doctor Matthew Fink, profesor de neurología clínica en el Colegio de Medicina Weill Cornell, en Nueva York.  La solución: cubre los dedos juntos con cinta adhesiva de tela o papel (sin apretar demasiado) y déjalos así un par de días o hasta que la cortadura sane. 
  • Boca escaldada – Bebe leche entera o semidescremada fría. El queso fundido y otros alimentos calientes pueden pegarse a la lengua o el paladar y escaldarlos. Bebe leche fría para aliviar el dolor, dice Kim Harms, vocera de la Asociación Estadounidense de Dentistas. La grasa de la leche cubre la zona afectada y alivia la molestia mejor que el agua. 
  • Golpe fuerte en el dedo gordo de un pie – Di palabrotas a gritos. Estos golpes duelen más que otras lesiones menores. El cerebro prioriza las señales de dolor de los pies para proteger la integridad física, explica Joshua T. Goldman, profesor de medicina del deporte en la Universidad de California en Los Ángeles. Soltar palabrotas a gritos puede mitigar el dolor, revela un estudio británico. Los investigadores creen que maldecir libera analgésicos naturales en el cerebro. Si el golpe es muy fuerte, cúralo como la cortadura con papel para sanar más pronto. 
  • Dolor de cabeza por comer helado – Utiliza la parte anterior de la boca. El súbito dolor de cabeza que sigue a un bocado de helado en realidad es una migraña causada porque algo muy frío o muy caliente estimula el nervio vago en la parte posterior de la boca, explica Fink.




Hábitos que deberías cambiar lo antes posible

Las personas somos adictas a los hábitos, si no lo crees piensa en la forma en como haces las cosas. Algunos no son tan buenos como parecen. 
  • Mirar a los ojos a tu interlocutor Nos han dicho que mirar a los ojos a las personas con quienes hablamos transmite sinceridad, pero si quieres convencer a un amigo, por ejemplo, de que practique el paracaidismo, aparta la mirada. Los investigadores de un reciente estudio, valiéndose de monitores oculares, observaron que los participantes eran menos influidos por los oradores que los miraban más tiempo a los ojos, lo cual parecía ocurrir sólo si los oyentes coincidían de antemano con el orador. “Mirar a los ojos puede transmitir mensajes muy distintos, desde atracción e interés hasta agresión y deseo de intimidar”, asegura la directora del estudio, Frances Chen, profesora adjunta de psicología en la Universidad de Columbia Británica. Para prever la reacción, ten en cuenta a tus oyentes o interlocutores y el tono de la conversación. En situaciones amistosas, el contacto visual puede acercar a la gente; en los momentos de enfrentamiento, se puede asociar con un afán de dominio. Fotografiar cada instante de tu vida Tomar fotos para guardar el recuerdo de cada una de tus experiencias puede, de hecho, impedir que vivas plenamente esos momentos y nublar tus evocaciones, revela un nuevo estudio de la Universidad de Fairfield, en Connecticut. Los investigadores pidieron a los visitantes de un museo que se fijaran en ciertos objetos, ya fuera fotografiándolos o simplemente observándolos. Al día siguiente, quienes sacaron fotos fueron menos capaces de reconocer las obras de arte que se les habían asignado y tenían recuerdos menos precisos de ellas. “Es como si al oprimir el disparador pensáramos ‘Listo, a otra cosa… y nos desentendiéramos del proceso mental que intensificaría el recuerdo”, explica Linda Henkel, directora del estudio y profesora de psicología en esa universidad. 
  • Decir “yo” con frecuencia Se diría que quienes dicen mucho “yo” tienen una autoestima sana, pero hace poco investigadores de la Universidad de Texas en Austin realizaron cinco estudios de conversaciones habladas y mensajes electrónicos y comprobaron que quienes usan a menudo la palabra “yo” son menos seguros de sí mismos que quienes la utilizan poco. ¿La explicación? “Los pronombres personales —yo, tú, nosotros, etc.— reflejan a quién o a quiénes estamos prestando atención realmente”, dice el autor del estudio, James Pennebaker, profesor de psicología en esa institución. Es posible que las personas que usan “yo” con frecuencia dirijan la mirada hacia su interior porque son tímidas, inseguras o porque les preocupa no agradar a los demás. En cambio, la gente más segura de sí misma, que dice “tú” o “ustedes” más a menudo, dirige casi toda su atención al mundo exterior en busca de reacciones favorables. 
  • Planear una dieta saludable Un análisis reciente de 50 estudios reveló que pensar demasiado en qué comer puede sabotear tus metas. Cuanto más consideramos nuestras opciones, tanto más fácil nos resulta hallar razones por las que “merecemos” alejarnos de nuestro propósito, advierte la autora del análisis, Jessie de Witt Huberts, estudiante de doctorado e investigadora en psicología de la Universidad de Utrecht, en Holanda. “En lo referente a la comida y la forma física, las buenas intenciones para el futuro parecen tener un efecto perjudicial sobre la conducta alimentaria presente”, afirma la investigadora. “Somos más propensos a comer alimentos poco saludables si tenemos pensado ir al gimnasio más tarde, al final del día”. ¿Qué es más eficaz? Plantéate una rutina que se adapte fácilmente a tu vida (como comer el mismo desayuno saludable a diario o regresar a pie a casa desde el trabajo) y atente a ella, sin dedicarle mucha reflexión y variándola lo menos posible. 
  • Pensar en el presente Según la sabiduría popular, no hay que pensar demasiado en el pasado, pero un reciente estudio de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido, revela que sentir añoranza y recordar sucesos del pasado remoto puede hacernos ver el futuro con más optimismo. ¿Cómo se relacionan en la mente pasado y futuro? Los recuerdos nostálgicos nos hacen sentir más unidos a los demás, explica la directora del estudio, Wing-Yee Cheung. “Hemos observado que la nostalgia refuerza ante todo los vínculos sociales, lo que aumenta la autoestima, y ésta a su vez estimula el optimismo”. En otras palabras, cuando rememoras el día en que fuiste a la pista de patinaje con tus compañeros de secundaria y patinaste tomado o tomada de la mano de la chica o el chico más popular, te reconforta el pasado, experimentas más satisfacción con tu presente y te sientes más esperanzado sobre el futuro.