martes, 28 de noviembre de 2017

Variadas, divertidas, curiosas y WTF!: 204 imágenes







Mira de nuevo...








Selfies que son muy malas y muy buenas al mismo tiempo







Los malos tatuajes necesitan ser corregidos adecuadamente







La perspectiva forzada da como resultado imágenes geniales como éstas







Humor olvidado







YouTube GO, la nueva app oficial para descargar videos y verlos mas tarde

YouTube tiene un ‘problema’ que se repite en todas las apps de vídeo en streaming, y es que consume muchos megas. A diferencia de las apps de ‘texto’, e incluso de las de fotografía, el vídeo requiere de un elevado tráfico de datos y eso repercute sobre la tarifa móvil de los usuarios. No sólo eso, sino que además requiere de un mínimo de velocidad de transferencia para funcionar correctamente. ¿La solución? Descargar vídeos y verlos ‘sin conexión’, y para eso al fin tenemos YouTube GO.

Los usuarios han estado haciéndolo de forma paralela a Google, eso de descargar vídeos de YouTube. Y es algo que, evidentemente, no le conviene a la compañía de Mountain View, que saca provecho de los vídeos de YouTube a través de la publicidad. Así que al fin han dado el paso de ponerse de lado de los usuarios, y con el lanzamiento de YouTube GO como nueva aplicación para dispositivos móviles permiten descargar vídeos de YouTube y verlos sin necesidad de conectar a Internet. No obstante, por el momento esta app está disponible sólo para dispositivos Android, y para iOS tendremos que esperar algo más.

Esta aplicación está pensada, en realidad, para mercados emergentes. La idea de Google es que los usuarios descarguen la app para no tener problemas de conexión durante la reproducción de vídeo. Es decir, que está específicamente pensada para territorios en que las tarifas móviles están limitadas por la velocidad de conexión, o sencillamente por los bonos de datos. No obstante, en España no tenemos –tantos- problemas en este sentido, y también se puede utilizar YouTube GO para que ver vídeos de la plataforma no repercuta en nuestra tarifa de datos móviles.

Aunque pronto estará disponible también en la Google Play Store en España, en el enlace al final de este artículo, de momento podemos descargar YouTube GO desde APKMirror. Únicamente nos va a solicitar la activación de cuenta con verificación telefónica, y YouTube GO ya soporta sin ningún tipo de problemas los números de España. Por lo tanto, en terminales Android ya podemos descargar el APK, instalarlo en terminales Android y activar la cuenta de forma regular hasta que esté disponible en Google Play Store.

Para descargar la app haz clic en la imagen






Las obras de arte de los presos de Guantánamo que llevaron a cambiar la política del Pentágono

Una exposición de arte producido por presos de Guantánamo ha provocado tal revuelo que el Pentágono ha optado por impedir a los reclusos sacar sus cuadros de prisión e incluso les ha amenazado con incinerar las obras.


Para la comisaria de «Ode to the sea: art from Guantanamo Bay» («Oda al mar: arte de la Bahía de Guantánamo»), Erin Thompson, la nueva política del Pentágono es una «censura artística» más propia de regímenes autoritarios que de estados democráticos como Estados Unidos.

Los reclusos podían conservar sus lienzos y sacarlos fuera de prisión a través de sus abogados, pero las normas han cambiadotras esta exposición que estrenó en octubre la universidad especializada en justicia criminal John Jay de Nueva York.

Allí se pueden ver hasta enero 36 obras de arte, entre cuadros y esculturas, realizadas por ocho reclusos del penal de Guantánamo, cuatro de los cuales ya fueron liberados.

La mayor parte de los óleos tienen un elemento en común, el mar. En 2014, un huracán amenazó Cuba y los trabajadores de la prisión levantaron por unos días los toldos que impedían a los presos ver la bahía de Guantánamo.

«Sentimos algo de libertad al mirar hacia el mar», explica en el catálogo de la exposición uno de los reclusos, Mansoor Adayfi, autor de uno de los paisajes marinos de la muestra.

Posible incineración
Familiares de víctimas del atentado de las Torres Gemelas mostraron su rechazo a la exposición y, tras el revuelo causado, el Departamento de Defensa estadounidense limitó el uso que los presos pueden hacer de sus creaciones artísticas.

En los últimos días, a los abogados de los reclusos se les ha denegadola posibilidad de sacar de prisión las pinturas de sus clientes, a quienes se les ha advertido de que, si alguna vez son liberados, no podrán llevarse sus cuadros, ya que serán incinerados.

Thompson, que también es profesora de arte criminal, sostuvo que las obras no representan amenaza alguna porque el proceso creativo se somete a un minucioso escrutinio. «Tienen muy restringido lo que pueden pintar y lo que no. Dibujan bajo muchas normas y se supervisa que no haya ningún mensaje de violencia en el cuadro, ni implícito, ni explícito», señaló la comisaria.

La experta en arte cree que el mayor incentivo para acercarse a ver la exposición es que los cuadros son «bonitos» y nadie se imagina que presuntos terroristas encerrados en una cárcel de alta seguridadpinten «playas, barcos o flores».

Thompson afirmó que, sin embargo, los cuadros tienen un poso de «tristeza» y logran «emocionar» a los visitantes, y se defendió de las críticas argumentando que vienen de personas que no han visto la exposición.

La polémica ha vuelto a poner en el foco mediático la prisión de Guantánamo, donde permanecen 41 hombres acusados de tener vínculos terroristas, de los cuales solo diez han sido condenados o tienen cargos presentados en su contra.

«La reacción más común de la gente que ha oído hablar de la exposición era: ¿pero aún existe Guantánamo? ¿No la habían cerrado ya?», destacó la comisaria, quien desgranó que 10.000 visitantes han visto las obras.

Thompson dice que otros familiares de víctimas del terrorismo la han felicitado y le aseguraron que ellos son los primeros que quieren un juicio para los presos que residen en el penal lo antes posible.

Las personas interesadas en comprar un cuadro o una escultura, pueden hacerlo, siempre que el preso haya sido liberado.

Para algunos reclusos de Guantánamo, el arte es la única vía de escape que tienen y les mantiene cuerdos, según Thompson. Por ello, «si queremos que estén en su sano juicio para que puedan cumplir su condena, no se les puede privar del arte», añadió.






Homeopatía, el medicamento (que no es medicamento) y que no cura nada

La homeopatía «trata» la enfermedad mediante la administración de dosis extremadamente bajas de sustancias u oligoelementos varios, de acuerdo al dogma, jamás demostrado, según el que «lo semejante cura lo semejante» («similia similibus curentur»).

La oferta homeopática consiste en administrar al enfermo dosis bajísimas de las mismas sustancias que, a dosis normales causarían en personas sanas un cuadro clínico similar al de la enfermedad que se pretende curar o aliviar.

Por ejemplo, el remedio homeopático Allium cepa deriva de la cebolla común. El contacto con cebolla cruda da lugar a secreción lagrimal por su acción irritante sobre la mucosa de nariz y ojos. Todos lo hemos experimentado alguna vez cuando cortamos una cebolla, o nos hallamos próximos a quien lo hace. El preparado homeopático a base Allium cepa se prescribe en personas con irritación de la mucosa ocular y nasal, sintomatología habitual de los procesos alérgicos, la otrora denominada «fiebre del heno».

Otros remedios homeopáticos están elaborados con extractos de plantas muy conocidas, como las hojas de belladona, la flor de árnica, y la camomila; pero también con sustancias inorgánicas como el sulfuro o metales como el mercurio; así como productos de origen animal como la tinta de calamar y venenos de serpientes. La variedad de sustancias usadas en las formulaciones homeopáticas es casi tan amplia como la imaginación y disponibilidad de los formuladores.

El proceso de preparación de estos remedios se fundamenta en diluciones sucesivas, de tal suerte que «cuanto mayor sea la dilución (menor la concentración) de la sustancia, mayor es la eficacia del preparado».

La homeopatía se ha querido promocionar como una «medicina individualizada», en el sentido de adecuar el remedio a cada paciente, de tal suerte que una misma enfermedad se puede abordar por los homeópatas con remedios distintos. Este hecho, promocionado por la medicina homeopática como una «virtud», es, en verdad, paradigmático de la insolvencia de dicha praxis terapéutica.

La homeopatía adquirió cuerpo de doctrina gracias a Samuel Hahnemann a partir del año 1807. Algunos alumnos convencidos se convirtieron casi en apóstoles de dicha práctica aseverando logros médicos jamás demostrados y menos aún explicados. Téngase en cuenta que la homeopatía surgió en un época en que los médicos daban por cierto que las enfermedades se transmitían por miasmas. Todavía no había surgido la microbiología. Por otra parte la escasez de medicinas fiables otorgaba credibilidad a casi cualquier remedio que aliviase la enfermedad.

No era necesario análisis ni comprobación previa. Los estudios clínicos se iniciaron a partir de la introducción del antibiótico Estreptomicina para el tratamiento de la tuberculosis en la década de 1940. Al albur de la inexistencia de una verdadera ciencia farmacológica, casi cualquier remedio era bien recibido por la medicina que, no lo olvidemos, muchas veces ha progresado a partir de la adopción de remedios tradicionales usados por las gentes desde antiguo.

El efecto placebo es parte consustancial de cualquier práctica médica. Las personas suelen mejorar tras la visita a un médico que les inspire confianza. Y el efecto placebo (etimológicamente «complacer») es bien conocido, incluso evaluado, en la farmacología. Se le tiene en cuenta a la hora para estimar la eficacia de cualquier nuevo medicamento. Los pacientes que reciben placebo en lugar del medicamento, mejoran por el convencimiento de estar siendo tratados. Una acción similar podría explicar el efecto, para algunas personas indiscutible, de la homeopatía.





Inquietantes animales con rostro humano

Las fotos tienen el mismo fondo de terciopelo negro. Delante, un animal que parece tener alma humana. La forma de mirar, muchas veces directa a la cámara, la postura corporal, la expresión y su potente y solitaria presencia en primer plano, hacen que las criaturas retratadas tengan algo que nos recuerda a nosotros mismos. Es inquietante y conmovedor a un tiempo.


El autor de estas maravillosas instantáneas se llama Tim Flach, un fotógrafo afincado en Londres famoso, entre otros trabajos, por sus elegantes fotos de perros. Ahora, ha reunido en un nuevo libro titulado «Endangered» (En peligro) imágenes de especies que, por desgracia, pueden extinguirse en poco tiempo. «La mayoría de los cambios en el pasado han sido causados por la naturaleza, pero ahora parece que somos nosotros los culpables», señala el británico de 59 años a la agencia de noticias AFP.

Flach dice que fotografía a estos últimos ejemplares, algunos de los seres más bellos y extraños sobre la Tierra, para entender cómo hemos llegado hasta el punto de dejarlos diezmados, al borde de la extinción. Entre ellos, el tamarino bicolor de Brasil, que en la foto parece circunspecto, como si cargara un gran preso sobre sus hombros. Está en peligro por la urbanización de su hábitat. O el hermoso lémur de la portada del libro, un sifaka coronado, con los brazos cruzados alrededor de sus patas y sus grandes ojos abiertos en una expresión de asombro ante el mundo. Las áreas naturales que ocupa en Madagascar están siendo sustituidas por campos para la agricultura y es objeto de caza para convertirlo en una mascota exótica.


El libro contiene 150 fotografías de corales, insectos y anfibios raros que comparten espacio con los mamíferos más famosos amenazados, como los osos polares. Ha requerido dos años de trabajo, un tiempo en el que Flach se encontró también cara a cara con el último rinoceronte blanco macho y nadó con un gran tiburón blanco en las islas Galápagos, en Ecuador. En verano, hizo un viaje alrededor del mar Caspio y se escondió en un «agujero infectado de moscas» para encontrar un saiga, un antílope que cohabitaba con los mamuts hace miles de años, y que podría desaparecer a causa de la caza furtiva. Siempre con el mismo objetivo: transmitir a los lectores su pasión por la vida salvaje.








La detuvieron por cortarle, con una tijera, el pene y los testículos a su amante

Brenda Barattini, de 26 años, se encuentra detenida en la provincia argentina de Córdoba por haberle cortado el pene y los testículos a su amante, de 40 años, con una tijera de podar con el fin de «protegerse de un ataque sexual», ha relatado este lunes su abogado, Carlos Nayi.

Barattini está arrestada desde este fin de semana en el complejo penitenciario de la localidad cordobesa de Bouwer bajo la imputación de «lesiones gravísimas» tras haberle cortado sus parte íntimas a su amante el pasado sábado por la noche en su apartamento.

La Policía de Córdoba señaló que se trata de «una herida cortante en el pene y los testículos».

Según la investigación, la mujer mantenía una relación oculta con la víctima, de nombre Sergio, quien permanece internado en el Hospital de Urgencias de Córdoba después de una «fuerte hemorragia» fruto de la lesión que sufrió.

A falta de que se le tome declaración a la imputada, todo lo sucedido en su departamento la noche del 27 de noviembre resulta un misterio.

El abogado de Barattini describió que el amante de su defendida era amigo del hermano de ella y que él habría entrado en el apartamento con la excusa de buscar un instrumento musical, «pero eso no fue así». «Ella se defendió de un ataque sexual», señaló Nayi para justificar la lesión que Barattini le provocó a su amante.

Asimismo, sus amigas publicaron en redes sociales mensajes alusivos a la relación que mantenía la mujer con Sergio, de 40 años. «Fue violada», aseguraron ellas.

Una de sus amigas, Tamara Fondovila, sostuvo en Twitter que Barattini «actuó en defensa propia después de violación y constantes amenazas».

El caso recuerda a otro similar sucedido en 1993 en Estados Unidos, el del matrimonio Bobbit. En aquella ocasión, Lorena le cortó el pene a su esposo, John, mientras dormía tras haber soportado maltratos y violaciones sexuales.

Más recientemente, en 2011, Catherine Kieu Becker, una mujer de Garden Grove (California), emuló a Bobbitt, y le cortó el pene a su esposo para después tirarlo en un triturador de basura. Fue condenada a cadena perpetua.