domingo, 26 de noviembre de 2017

Especial de domingo: 220 imágenes divertidas, curiosas y WTF!







¿Qué sistema operativo lleva cada marca de Smart TV?

De la misma forma que en ordenadores tenemos Windows, Linux o macOS y en móviles iOS y Android, en los televisores “inteligentes” o Smart TV tenemos también diferentes sistemas operativos. Cada uno de ellos nos ofrece unas prestaciones y funcionalidades diferentes. Por ello, es importante saber qué sistema operativo lleva cada marca de Smart TV para no llevarnos una sorpresa a la hora de comprar un nuevo modelo.

Desde hace algunos años, los televisores han dejado de ser “la caja tonta” para adquirir muchas funciones propias de ordenadores y móviles. Ahora somos capaces de navegar por Internet, ejecutar aplicaciones, controlar con la voz o enviar contenido desde otros dispositivos de forma transparente. Esta evolución ha hecho que hayan sido varios los sistemas operativos que forman parte del ecosistema de las Smart TV, lo que puede provocar confusión en los compradores y usuarios.

Dime la marca y el fabricante y te diré qué sistema operativo lleva la Smart TV

Por ese motivo, hemos creído conveniente recopilar información sobre los fabricantes y los sistemas operativos que “montan” en sus televisiones inteligentes. Básicamente, tenemos las siguientes alternativas. En primer lugar, uno basado en Android AOSP en forma de sistema operativo personalizado (FireOS, Vu o fabricantes chinos de televisiones y set top boxes Android).

En segundo lugar, tenemos Android TV que no debe ser confundido con el primero. Esta es la plataforma de televisión de Google con su tienda de aplicaciones Google Play Store y otras funciones propias. En tercer lugar, tenemos Firefox OS, un sistema descontinuado que ahora ha sido re-bautizado como My Home Screen 2.0. En cuarto lugar, Roku TV (popular en Estados Unidos).

Finalmente, llegamos a la quinta y sexta opción. Una de ellas es Tizen OS, el sistema operativo de las televisiones de Samsung. La otra posibilidad es webOS, el sistema operativo que ahora utiliza LG en sus televisiones. Una vez realizado el repaso, es el momento de conocer los fabricantes que apuestan por cada uno de ellos:

Basados en Android AOSP

  • Amazon Fire TV
  • Vu Televisions
  • Changhong
  • Haier
  • Hisense
  • Konka
  • Le.com/ LeTV / LeEco
  • Skyworth
  • TCL
  • Xiaomi

Android TV
  • Arçelik, Beko, Grundig y Altus
  • Bang & Olufsen (B&O)
  • Haier (Desde 2017)
  • Hisense
  • Iris
  • LeEco
  • Philips
  • Sharp
  • Skyworth
  • Sony
  • TCL y Thomson
  • Toshiba
  • Vestel
Firefox OS (ahora My Home Screen 2.0)
  • Panasonic
  • Roku TV
  • Element Electronics
  • Hisense USA
  • Hitachi
  • Insignia
  • RCA
  • Sharp USA
  • TCL USA
  • Haier (hasta 2017)
  • Philips USA
Tizen OS
  • Samsung

webOS
  • LG



8 cosas normales en occidente que son ilegales en Dubái

Dubái, uno de los 7 emiratos que componen los Emiratos Árabes Unidos (EAU), es famoso por haber tenido una transformación radical en las últimas décadas.

El principal motor de esto ha sido su crecimiento en cuanto al mercado del lujo: tiene uno de los pocos hoteles 7 estrellas, varios de los rascacielos más altos del mundo, cientos de tiendas de diseñadores famosos y sus calles están llenas de carísimos automóviles deportivos.

Todo esto y otras razones han provocado que se vuelva un destino muy apetecido entre los occidentales para vacacionar.

No obstante, lo que desconocen muchas personas de otros países, entre ellos el nuestro, es que Dubái es mucho más estricto que las naciones occidentales en ciertos aspectos de carácter social.

Según relata el periódico estadounidense The New York Times, muchas veces las autoridades dejan pasar las infracciones cometidas por turistas extranjeros, incluyendo varias de las que enumeramos en este artículo… pero a veces no y podrías terminar en la cárcel. 

1- Demostraciones públicas de afecto
Es usual que dia a dia veamos a parejas caminando tomadas de la mano o besándose en la calle. Si haces esto en Dubái, podrías ir preso, debido a que allí están prohibidas por ley todas las demostraciones públicas de afecto, indica el periódico inglés The Telegraph.
¿Crees que estamos exagerando? Pues no, esto ha ocurrido antes. Por ejemplo, en 2010 se hizo conocido el caso de Charlotte Adams, una turista británica de 26 años que fue condenada a un mes de prisión por haber sido vista besándose en un restaurante con Ayman Najaf, otro británico que era su amigo y a quien estaba visitando en la ciudad, reportó en ese entonces el diario estadounidense The New York Times.

2- Beber alcohol
La pareja británica mencionada en el punto anterior no sólo fue sentenciada a prisión por besarse, sino que también fueron multados por haberse mostrado en público después de beber alcohol.

Esto se debe a que tanto beber alcohol como mostrarse en estado de ebriedad en público está penado por ley. Si quieres tomar tragos en tu casa tienes que obtener una licencia que entrega el Gobierno, pero ésta se entrega sólo a los extranjeros que son residentes.
La edad mínima legal para beber alcohol en Dubái es de 21 años (siempre que tengan licencia).

3- Tener relaciones sexuales fuera del matrimonio
En Dubái es ilegal tener relaciones sexuales con otra persona sin estar casados, normativa que también se replica en el resto de los Emiratos Árabes Unidos.

4- Compartir una habitación
Y no sólo el sexo fuera del matrimonio está prohibido, sino que tampoco pueden las mujeres y los hombres compartir una habitación de hotel, a menos que sean un matrimonio o familiares cercanos.

De acuerdo a The New York Times, los hoteles en Dubái no suelen pedir a las parejas extranjeras su licencia de matrimonio para arrendarles una habitación compartida, pero sólo por si acaso, sería más conveniente que si van y no están casados, duerman en habitaciones separadas.

5- Ser gay

En todos los EAU está prohibido tener relaciones sexuales homosexuales y tampoco se reconoce ningún tipo de unión civil entre personas gay, así que básicamente ser gay es ilegal.

Existen áreas de la ciudad donde hay muchos bares gay y usualmente las autoridades ignoran el comportamiento homosexual que se da allí, pero como ya mencionamos al inicio de esta nota… a veces no.

De hecho, The New York Times explica que se han reportado casos de personas gay que han denunciado delitos a la policía, y que luego han sido encarcelados junto a sus atacantes debido a que son homosexuales.

6- Travestismo
El que un hombre se vista como mujer, y viceversa, está penado por ley en todos los Emiratos Árabes Unidos.

Esto se aplica para todos los contextos, es decir, incluso si estás en una fiesta y por “diversión” quieres vestirse como el sexo opuesto o usar algún disfraz de un personaje que no sea de tu género, estás quebrantando la norma.

7- Que las mujeres muestren mucha piel
¿Estás pensando en ir a Dubái y vestir una polera y shorts? Es una pésima idea, si eres mujer.
En Dubái se les exige a las mujeres vestirse de forma “modesta” cuando están en público, lo cual implica cubrir por completo los brazos y piernas.

De hecho, según cuenta el periódico digital británico Independent, en lugares públicos como centros comerciales hay anuncios que recuerdan a la gente del “código de vestimenta” exigido.

La única excepción son las playas y las piscinas de hoteles, donde está permitido utilizar traje de baño… pero jamás se te ocurra sacarte la parte de arriba del bikini para tomar sol.

8- Cuidado con lo que llevas en el viaje
Empacar tu maleta con cuidado es vital cuando vas a Dubái, pues llevar ciertas cosas para allá puede darte un boleto directo a la cárcel.

Entre las cosas que está prohibido ingresar al país está contenido pornográfico de cualquier tipo, carne de cerdo y drogas. Esto último incluye muchos medicamentos prescritos por médicos, no sólo del tipo ilegal.

Si bien ingresar drogas está prohibido en la mayor parte del mundo, en los EAU son mucho más estrictos al respecto y por un delito así puedes ser sentenciado hasta a pena de muerte, señala Independent.





Las personas mas ricas de cada país del mundo

De acuerdo a un estudio hecho por How Much y publicado por The Wall Street Journal, ¿quiénes son los máximos millonarios de cada país? Estaserie de infografías ilustra de manera dinámica a estos protagonistas, creativos y genios de los negocios que trascienden en cada paso que dan.



Humor bienaventurado







Antiguas y reveladoras fotos de algunas celebridades

Jacques Charrier y Brigitte Bardot, 1968


Michael Jackson y Madonna asistiendo a los Oscar, 1991

Sophia Loren y su hijo recién nacido Carlo Ponti Jr., 4 de enero de 1969

Marlon Brando, 1949

Monica Bellucci, década de 1990


Demi Moore, 1982

Obras maestras de la literatura fantástica que lucharán por dominar la televisión después de Game Of Thrones

Que la espera para que vuelva a las pantallas todavía vaya a ser larga no quiere decir que los fans de ‘Juego de Tronos’ no vayamos a tener nuestra dosis de historias de Poniente para calmar las ansias hasta finales del año que viene. 


El pasado martes 10 de octubre salió a la venta (en inglés) una antología de relatos de literatura fantástica, ‘The Book of Swords’, que incluye una obra inédita de George R.R. Martin ambientada en el mundo de ‘Juego de Tronos’. De hecho, los protagonistas son antepasados Targaryen de Jon y Daenerys. ¿Saldrá de ella el argumento de alguno de los ‘spin-offs’ que HBO está preparando para mantener con vida a su gallina de los huevos de oro?

La recopilación también incluye relatos de autores tan reconocidos como la increíble Robin Hobb. Suya es una de las obras maestras que aprovechamos para proponer como futura adaptación televisiva a cualquier cadena que quiera recoger el guante. Desde la famosa saga ‘El Vatídico’ hasta las historias de Geralt de Rivia, que de hecho ya están en camino de la mano de Netflix, estas son algunas de las obras maestras del género fantástico que merecen una adaptación:

‘El Vatídico’ (Robin Hobb)

El hijo bastardo del heredero a la corona, criado en un establo por la mano derecha de su padre tras la muerte de este, se convierte en asesino a las órdenes del rey (su abuelo, en realidad) bajo la tutela de una especie de mago sicario con una sabiduría que recuerda a la del viejo Gandalf. Si te gustaron Frodo y Jon Nieve, el viaje hacia una madurez temprana del joven Traspié te emocionará si cabe un poco más.

Recuerda a ‘Juego de tronos’ en… las intrigas de poder entre los descendientes del monarca, el ir y venir de alianzas entre los ducados, la extraña capacidad del protagonista para meterse en la piel de los animales, la forma en que consigue que nos identifiquemos con un matarife al que la vida trata especialmente mal, la importancia de las profecías y, sobre todo, los dragones, que juegan un papel muy destacado en esta obra maestra de la literatura fantástica. El propio George R.R. Martin ha definido estas novelas como “diamantes en un mar de zirconita”.

‘Geralt de Rivia’ (Andrzej Sapkowski)

Ya famosa por la trilogía de videojuegos ‘The Witcher’, la saga que narra las aventuras y desventuras de Geralt, uno de los pocos brujos (cazadores a sueldo de criaturas monstruosas) que quedan en un mundo dividido por la guerra, va directa hacia la pequeña pantalla de la mano de Netflix y los productores de la aclamada ‘The Expanse’.

Recuerda a ‘Juego de Tronos’ en… lo oscuro de la trama y la relevancia que adquieren la violencia y el sexo, aunque en general son menos explícitos que en la obra de George R.R. Martin. También gustará a los fans de la serie de HBO por la ambigüedad moral del protagonista y sus acciones, a menudo empujada por circunstancias en las que ninguna decisión es la correcta.

‘Historias de Terramar’ (Ursula K. Le Guin)

Un aprendiz de mago que estudia en un colegio parecido a Hogwarts, aunque un tanto más oscuro, es el protagonista de esta serie de novelas que ya han tenido adaptación parcial en una película de animación japonesa de Studio Ghibli. Es una saga más filosófica y cargada de psicología que la de George R.R. Martin, y en ella la magia es algo mucho más profundo y… menos mágico. Como es más lenta y contemplativa, sería más difícil de adaptar con éxito a una serie de televisión, pero hay guionistas con talento que podrían hacer un buen trabajo.

Recuerda a ‘Juego de Tronos’ en… la forma en que aborda el bien y el mal, más como dos caras de una misma moneda que deben convivir que como una dualidad antagónica al estilo de ‘El señor de los anillos’. También el protagonista, Ged, un muchacho que va aprendiendo a base de reveses que entrañan un grave coste personal.

Las series de tv revelan el triunfo del miedo en el mundo

El politólogo Dominique Moïse describe cómo las series explican el mundo y cómo la política copia a las series.


Cine, TV y Animación Libros dominique moïsi downton abbey geopolítica de las series homeland house of cards juego de tronos miedo global Las palabras el triunfo del miedo destacan en la portada del libro entre el título (Geopolítica de las series) y nombre del autor (Dominique Moïsi). Miedo tiene una fuerza incuestionable. Debajo, frente a un cielo encapotado, dos figuras se alzan, miran al lector: Frank Underwood y Cersei Lannister.

Hobbes, inspiración para los guionistas
La portada es anterior al escándalo de Kevin Spacey. (Anterior al triunfo de Trump, al que se alude en páginas interiores). Ahora, Underwood/Spacey refuerza de forma siniestra e inesperada el mensaje de Moïsi: Los guionistas escriben historias de personajes que siguen la escuela de Thomas Hobbes: «Los hombres actúan movidos fundamentalmente por su intereses personales y, ante todo, por sus apetencias de poder».

A Moïsi le interesa cómo funciona el mundo. Considera que «comprender el mundo de las series supone comprender el mundo sin más». Para él, las series miran a la política y la política de ahora mira a las series.

Washington estudia los comentarios que hacen los electores sobre las series políticas. Los dirigentes chinos siguen House of Cards; consideran que Underwood encarna la decadencia de Occidente. La propaganda de Daesh toma la puesta en escena de Homeland y Juego de tronos. Los políticos hacen referencias a las series para seducir y convencer.

Son algunas de las reflexiones en las 190 páginas de Geopolítica de las series. Moïsi escribe con la autoridad que le da ser consejero del Institut Francais de Relations Internationales y profesor de Harvard. El autor se dice sorprendido al comenzar un ensayo de geopolítica tomando como referencias Juego de tronos, Downton Abbey, Homeland, House of Cards y Occupied. Moïsi afirma: «Los guionistas se han convertido en los mejores analistas de las sociedades y del mundo actual, por no decir en los futurólogos más fiables».

Moïsi analiza en paralelo, con un lenguaje sencillo, las ficciones y las realidades complejas que se retroalimentan.

El triunfo global del miedo
Las series de nuestro tiempo no pueden escapar del 11S. Los atentados terroristas siguientes contribuyeron a crear la idea y la sensación de que la muerte acecha en cualquier parte del mundo.

‘Juego de tronos’ y Oriente Próximo

La realidad del presente y la ficción se hermanan en Juego de tronos: no hay lugar en Los Siete Reinos que proteja de una muerte cruel. (Salvo que ande cerca un brujo o una bruja con el poder de la resurrección). Moïsiy y otros analistas políticos comparan al ISIS con los caminantes blancos, cuyos motivos escapan a las víctimas.

No es la única referencia a Juego de tronos. La serie HBO ayuda a desgranar el caos de Oriente Próximo. A su vez, por desgracia, la serie inspira a Daesh —también Homeland y algunos videojuegos— para su marketing del terror. Daesh publica en las redes sociales vídeos que recuerdan a las series del momento.

Pero el terrorismo no solo viene de fuera: el enemigo también está en casa. Moïsi recuerda la masacre perpetrada por el ultraderechista Anders Behring Breivik en Oslo, Noruega, (2 de julio de 2011) contra el marxismo y la multiculturalidad. Una bomba y un tiroteo que produjeron 77 muertos en nombre del fundamentalismo cristiano. Por primera vez, Europa supo qué sentía el pueblo sirio bajo el terrorismo islamista.

Para Moïsi, la fascinación por Juego de tronos se debe a que «la Edad Media somos nosotros».

‘House of Cards’ o el fin del sueño americano

Para Moïsi, una serie con el tono de El ala oeste de la Casa Blanca sería impensable hoy. House of Cards ofrece la imagen que Estados Unidos tiene de sus políticos, representantes de las instituciones y periodistas: personas sin principios morales.

Para Moïsi, series como House of Cards funcionan como crítica a un sistema podrido, pero a la vez, por desgracia, alimenta la desconfianza de la política. Añade leña al surgimiento del populismo, de personajes como Donald Trump.

Eres fetichista (aunque no lo sepas)

Cuando se habla de fetiches se tiende a pensar en algo que se sale de la norma, de lo habitual. Como si tener un fetiche fuera un acto oscuro que hubiera que esconder porque se trata de algo extraño.


Pero, ¿tan raro es fijarse en lo sexis que son unos tacones antes de en la persona que los lleva puestos? ¿Y morderse el labio pensando en lo que sugiere un tatuaje? Incluso, excitarse al tirar a la pareja del pelo mientras se practica sexo o devorar sus genitales cuando los lleva depilados de una forma concreta puede ser un fetiche, aunque desconozcamos su nombre.

Como las palabras son poder, aquí un listado de algunos fetiches que suenan a extraño, pero que quizás no lo sean tanto.

Altocalcifilia

De primeras podría despistar, pero quizás lo de empezar por «alto» da alguna pista. Tal y como relata la sexóloga Judith Viudes, se trata de «un tipo de fetichismo asociado a los zapatos (retifismo), en este caso en concreto a los zapatos de tacón alto. En este fetichismo se obtiene el placer a través de observar unos tacones altos o de llevarlos puestos uno mismo».

Como insiste la experta, «si nos paramos a pensarlo bien, es un fetichismo muy común en nuestra sociedad, y según las estadísticas es mayor entre los hombres». Asimismo, una curiosidad es que «el origen de su nombre viene por el escritor francés Nicolás Edme Restif del s. XVIII, quien se lanzó a hablar por primera vez de forma pública sobre esta inclinación sexual».

Estigmatofilia

Otro fetiche común, con un nombre igual de poco conocido, es el que se refiere a la atracción por los tatuajes y los piercings, además de por las marcas y cicatrices. Viudes aporta que «los tatuajes no son mera decoración, también hablan de la identidad de la persona que los porta. Y los estigmatofilicos suelen sentirse atraídos por su significado, por lo que representan, por su contenido».

Así, la atracción surge a través de «perforaciones, cicatrices corporales o tatuajes», que los fetichistas disfrutan de observar, tocar, rozar o besar. Aunque a veces, más que la marca, la atracción surge «por el sufrimiento que ha pasado la persona al ser perforada o tatuada, digamos que de alguna forma se empatiza con ello, con el dolor ajeno que representan», sobre todo en el caso de las cicatrices.

Salofilia

La reacción natural de nuestro cuerpo al ver algo que nos gusta, y queremos meter en nuestra boca, es salivar. Quizás por eso ver a una persona salivar cuando nos mira, puede resultar muy excitante.

«La salofilia es una práctica que consiste en obtener placer sexual a través de los desechos salinos de nuestro cuerpo, como por ejemplo el sudor, la saliva, el semen o el flujo vaginal». Como recuerda la sexóloga, los fluidos son también un factor clave en la excitación durante la relación sexual.

Así recuerda que si en frío quizás no suene tan bien, en el momento sí que las parejas ponen especial interés «usando mucha saliva en prácticas como el sexo oral o la masturbación, disfrutando del olor que desprende la persona sudada durante el sexo o en el sabor y el gozo al intercambiar besos después del sexo oral».

Tricofilia

La psicóloga experta en divulgación sexual, y sobre todo en fetiches, Arola Poch apunta a que «cuando hablamos de fetichismo hacia partes del cuerpo no genitales o primarias respecto a la sexualidad, lo más habitual son los pies y después el cabello, que ocupa una segunda posición».

En concreto, el objeto de fetiche es acariciar, tocar, tirar o jugar con el pelo de la otra persona. «Puede ser desde el contacto visual hasta el tacto del cabello, al peinarlo o acariciarlo, o provenir incluso del olor». ¿Quién no se ha deleitado con el olor al champú nuevo de su pareja en un abrazo? Obviamente, como en todos los fetiches hay grados, y si bien hay personas que se quedan satisfechas con el placer de enredar la mano en los cabellos, hay otros que prefieren «envolver el pene con el cabello y masturbarse, por ejemplo».

Usos ingeniosos para elementos que todos tenemos en casa

Cáscara de banana = Pulidor de plata 

¿Vas a empezar las tareas domésticas del fin de semana y acabas de comerte un plátano para tener energía? No tires la cáscara; muélela en la licuadora con un poco de agua. Luego, humedece un paño con la pasta resultante y pule con ella tus objetos de plata (¡te encantará el aroma frutal!). Por último, pon a remojar en agua las piezas para eliminar la pasta de plátano. 

Cepillo de dientes = Limpiador de mazorcas 

Desinfecta un cepillo de dientes viejo (puedes meterlo en el lavavajillas) a fin de convertirlo en una herramienta de cocina. Puedes darle un nuevo uso como auxiliar para quitarles los cabellos a las mazorcas. 

Agua de cocción = Alimento para las plantas 

Si tienes la costumbre de tirar por el drenaje del fregadero el agua en la que cueces los alimentos, no vuelvas a hacerlo. Siempre y cuando el agua no contenga sal disuelta, tus plantas se sentirán felices de beberla una vez que se haya enfriado. Tanto los huevos duros como las verduras al vapor dejan valiosos minerales en el líquido y lo convierten en una fuente de nutrientes para tu jardín. 

Medias elásticas = Ligas para recoger el cabello 

No hay motivo para que las medias rotas terminen en el bote de la basura. De cada pernera de la media corta aros de 1.3 centímetros de ancho, paralelos a la línea de la cintura, y úsalos como ligas para recoger el cabello sin dañarlo. 

Maquinilla de afeitar = limpiador de suéteres 

Una maquinilla de afeitar sin filo puede usarse para quitar las pelusas a los suéteres. Si notas estas borlitas en las mangas, el frente o la espalda de las prendas tejidas, pasa la maquinilla de afeitar suavemente sobre ellas. La hoja removerá las pelusas sin dañar los suéteres. Te recomendamos: 13 ingeniosas formas de limpiar 

Botella de ketchup = Dispensador de glaseado 

Decora más fácilmente el siguiente pastel que hagas en casa usando una botella limpia de ketchup para añadir el glaseado. Ésta es más sencilla de utilizar que una manga pastelera, y con ella puedes dibujar flores, grecas y otras figuras. 

Cáscaras de limón = Desodorante desechable 

Aprovecha el fresco aroma de esta fruta cítrica frotando las cáscaras contra las paredes interiores de tu bote de basura. Hacer esto ayuda a neutralizar los olores desagradables y a limpiar los residuos de grasa.




Diccionario del cliché (para saber si repites palabras como un loro)


Duelen los oídos al escuchar hablar de otro «marco incomparable». Despelleja el oído escuchar, una vez más, «como no podía ser de otra manera». Saca del quicio oír constantemente hablar sobre el «empoderamiento de las mujeres». Los clichés son palabras y expresiones con efecto pegatina que se adhieren a todas las conversaciones «sí o sí». Las frases hechas se acumulan en los carrillos, como la comida de un hámster, y ahí aguardan, alerta, a la espera de un momento de pereza mental del hablante para «resolverle la papeleta». Porque es más cómodo tirar de lo aprendido que «ponerse las pilas» y buscar nuevas formas de explicar las cosas.

Pero hubo un hombre en Elche que pensó que, ya que el lenguaje tiene clichés «a base de bien», se podría crear un diccionario que los identificara y los agrupara «a buen recaudo». José A. García Avilés, profesor de Teoría de la Comunicación en la Facultad de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche, propuso a sus alumnos crear una plataforma digital para reunir estos lugares comunes y ellos «tomaron la idea al vuelo».

A principios de octubre el profesor y 30 estudiantes empezaron a «poner la oreja» para descubrir los clichés más habituales y crear el Diccionario del cliché. 

José A. García Avilés pretendía «matar dos pájaros de un tiro» y en ese único disparo, enseñar a sus alumnos que «debemos ser exquisitos con el uso de las palabras» y, a la vez, animarlos a crear sus propios proyectos.

El académico no quería que el equipo lo hiciera «a calzón quitado». Prefirió tomarse seis semanas de «arduo trabajo» para buscar frases y voces manidas «hasta decir basta». Y además de sus alumnos, contó con la «colaboración inestimable» de dos personas: una mujer «entregada a la causa» («Mi madre es la fan número uno de este proyecto. Ella ha recopilado en una libretilla 500 clichés», cuenta el docente) y el profesor Miguel Carvajal («a él se le ocurrió enlazar cada expresión con su búsqueda en Google»).

Esos 500 de la libretilla forman parte de las más de 3.500 entradas con las que acaban de publicar en la red el Diccionario del cliché, aún en fase beta y con esta «carta de presentación»: «Vivimos huérfanos de palabras al tiempo que estamos saturados de tanta palabrería. Sentimos que nos faltan determinados vocablos mientras abundan los charlatanes de perorata cansina e insulto fácil».
Pero José A. García Avilés piensa que «las cosas no son ni blancas ni negras». «Yo soy partidario de no defenestrar los clichés porque son un arma de doble filo», dice. «Si uno vive asentado en los clichés, su lenguaje será manido y no tendrá ninguna originalidad. Pero los clichés también funcionan como atajos y explican las cosas de forma muy gráfica para que todo el mundo las entienda. Funcionan como una herramienta que conecta a las personas. Lo que hay que hacer es no abusar de ellos».

Mientras trabajaban «a brazo partido» en el diccionario, descubrieron que el campo y el mar han dado cientos de clichés al lenguaje. De la navegación vienen muchas expresiones que han dejado su significado original para convertirse en muletillas aplicables a cualquier situación: «a toda máquina», «a palo seco», «dar un golpe de timón», «de cabo a rabo», «en la cuerda floja». También del campo y la siembra: «de higos a brevas», «meterse en la boca del lobo», «de aquellos barros, estos lodos», «estar en el fango», «la alegría de la huerta».

La religión pesa en los dichos: «llorar como una magdalena», «todo Dios», «estar en misa y repicando», «estar dejado de la mano de Dios». Y el boxeo: «dejarlo KO», «fuera de combate», «tirar la toalla».

En este diccionario, los refranes, las expresiones soeces, la jerga juvenil y los localismos «brillan por su ausencia». Al hacer la selección se aseguraron de prescindir de ellos porque no tienen nada que ver con un cliché. Lo que les interesa es detectar los lugares comunes que tantas veces se pronuncian y tan pocas veces «se cae en la cuenta» de que se repiten «todo el santo día».

Aunque José A. García Avilés insiste en que utilizar clichés no supone «venir siempre con la misma cantinela». «Algunos están muy manidos pero hay otros que sería una pena perder, como, por ejemplo, “el baile de San Vito” o “ser un adefesio”».

Apenas dos días después de lanzar este diccionario, los profesores García Avilés y Carvajal «vuelven a la carga». Mientras perfeccionan la plataforma con nuevos lugares comunes que les proponen los usuarios, trabajan ya en «crear una especie de detector de clichés para que, al pasarlo por un texto, los señale en rojo». Eso «y lo que te rondaré, morena».





El smartphone un gran aliado para ayudarte a cuidar tu salud

Las famosas “apps” o aplicaciones ahora prometen ayudarnos a perder peso, dejar de fumar y/o mejorar nuestro bienestar general. Pero, ¿todas funcionan? Para muchas personas, es difícil imaginar vivir sin un teléfono inteligente o “smartphone”. Con deslizar un dedo y dar unos cuantos toques, podemos checar nuestro e-mail, comprar zapatos o cambiar la temperatura de nuestro hogar. El factor de conveniencia que otorga este aparato se ha mezclado en todos los aspectos de nuestras vidas, incluyendo la salud. Expertos de Care New England nos enseñan 3 formas de usar nuestro teléfono o tablet para mantenernos en el buen camino y mejorar nuestra salud y bienestar general. 

1. Ejercicio 

Después de largos días en la oficina, llevar a los niños a las prácticas deportivas y el estrés general, uno podría preguntarse: ¿Cómo puedo darme un tiempo para el ejercicio y sentirme motivado? ¿Para qué es lo que tenemos tiempo exactamente? La mayoría de los adultos poseen teléfonos inteligentes, y según un nuevo informe de Nielsen, la persona promedio pasa 11 horas al día con medios electrónicos. Estar conectado tecnológicamente puede ser un gran motivador para comenzar tu entrenamiento.

 “Hay cientos de grandes aplicaciones para la salud que pueden ayudarte a monitorear todo, desde la actividad física, la frecuencia cardíaca, la nutrición y las calorías, hasta la salud general y el bienestar”, dijo el doctor Chester Hedgepeth, jefe ejecutivo de cardiología en Care New England. 

Las aplicaciones para móviles y tabletas son extremadamente beneficiosas para la persona cotidiana que trata de mantener un estilo de vida saludable y activo, así como para un paciente más complejo, que busca analizar seriamente los hábitos alimenticios o la actividad cardiovascular. Lo recomendable es que comiences con una aplicación de monitoreo básica como mapmyrun, Nike+ Running o Instantheartrate. Una vez que la domines, prueba aquellas que te permiten competir con amigos y compañeros de trabajo, así como realizar un seguimiento de tu progreso (como Nexercise). 

2. Nutrición 

La mala nutrición puede ser un importante contribuyente para muchas enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la obesidad, pero afortunadamente también existen muchas aplicaciones móviles que son un gran recurso para quienes buscan un poco de orientación en el área de nutrición. “Algunas incluso te permiten trabajar uno-a-uno con un dietista registrado y otras brindan acceso a los servicios de entrega de comestibles en línea. Son muy beneficiosas y divertidas de usar al mismo tiempo”, señaló Pam Hill, dietista registrada en el Hospital Kent. MyFitnessPal y Lose IT! son apps fáciles de usar que dan seguimiento a la ingesta de alimentos y calorías, además de que poseen muchas otras características. 

Otra es Fooducate, que te muestra qué marca o producto tiene mejores ingredientes. Simplemente escanea el código UPC y la aplicación evaluará los ingredientes, y a veces recomendará alternativas más saludables. 

3. Dormir 

Todos hemos tenido esas noches en las que nos acostamos temprano, apagamos los electrónicos y esperamos levantarnos frescos a la mañana siguiente, sólo para despertarnos más cansados ​​que la noche anterior. Ahora hay aplicaciones y “wearables” (dispositivos que se colocan en el cuerpo, por lo general una pulsera) que pueden monitorear tus patrones de sueño y despertarte en el mejor momento posible por la mañana. Pero estas aplicaciones, ¿realmente funcionan? 

El doctor Jigme Sethi, jefe de medicina pulmonar, de cuidados intensivos y de sueño en el Memorial Hospital, afirma: “Muchas aplicaciones de sueño en teléfonos inteligentes dicen tener la capacidad de medir varios aspectos del ciclo de sueño de una persona, incluyendo las etapas del sueño y la probabilidad de que se presente apnea del sueño u otros problemas.” Si bien estas aplicaciones son útiles para hacer crecer el conocimiento del público sobre los problemas médicos relacionados con el sueño, no se puede asumir que sean dispositivos de grado médico cuya exactitud esté a la par con el equipo aprobado por la FDA para monitorear el sueño.