domingo, 29 de octubre de 2017

Humor gay






El lado poco conocido de las celebridades

A los15 años de edad, Brooke Shields, 1980


Robert Downey Jr. y Sarah Jessica Parker, 1983

Los padres de Angelina Jolie, 1972

Leonardo DiCaprio, 1996


La primera foto de Linkin Park con Chester Bennington (en el extremo derecho) en 1997. Algunos de los compañeros de banda todavía eran estudiantes.


A los 13 años de edad, Justin Bieber cantando para los transeúntes en Stratford, Canadá, 2007

Cuando el arte sale de una simple BIC

El español Javi al Cuadrado estudió grabado durante tres años en la Casa de la Moneda. Allí aprendió a interpretar dibujos a línea. «Nunca más volví a hacer un grabado, pero sigo haciendo rayas como un loco». Las hace con algo tan sencillo como un bolígrafo, un instrumento que, a pesar de su precisión, no es muy utilizado por los artistas: «supongo que no tiene muy buena fama… no es un óleo. Aunque cada vez más se está introduciendo en el panorama artístico», dice él.


«Menos mal que son baratos», dice cuando recuerda la pila de bolígrafos que su papelera engulle cada mes. Aunque no está seguro del tiempo que le lleva terminar una obra porque trabaja en varias a la vez, invita al espectador curioso a rellenar un folio completo con tinta de bolígrafo: «Te aseguro que vas a tardar un buen rato, y te va a terminar doliendo la mano».

Teniendo en sus manos esa técnica virtuosa y decimonónica, puede parecer un «desperdicio» que la utilice para representar imágenes superficiales que encuentra en las redes sociales. Pero él legitima esta peculiar forma de inspirarse:se considera «muy mal fotógrafo». Aun así, no cree que copiar sea tan fácil, ya que se realiza una suerte de traducción: «creo que el punto está en cambiar el significado de esas imágenes al cambiarlas de contexto».


Un caso bastante sonado fue el de su colección #unknown, en la que hizo unos 300 dibujos de un chico que no conocía de nada, basándose en sus fotos de Instagram. Un ejercicio sobre la identidad que de algún modo rayaba la obsesión. A partir de entonces, sus seguidores le piden constantemente ser dibujados.












La atracción de lo prohibido

A las personas les atrae lo prohibido. Un cartel de «no pasar» empuja a entrar y uno de «no mirar» hace que los ojos se abran como platos para buscar lo prohibido. Nuestra condición de seres humanos nos empuja a desear lo que nos niegan porque necesitamos acceder a lo desconocido y valorar sus consecuencias en primera persona.

¿Acaso vamos a dejar de hacer algo simplemente por una prohibición ajena? No nos fiamos de los intermediarios. Decía Oscar Wilde que «la única forma de vencer una tentación es dejarse arrastrar por ella». Aquí desvelaba otra de las utilidades de desobedecer: olvidar por fin la tentación y dejar, así, de obsesionarse con ella.

Otro motivo es la especial satisfacción que se siente al transgredir las normas. Según el bioquímico Dean Hamer, del Centro Nacional del Cáncer de EEUU, los portadores del gen D4DR muestran aún más inclinación por el riesgo y lo prohibido. Por eso muchas personas sienten una gran pasión por los amores prohibidos y se embarcan en romances imposibles aun a sabiendas de que corren el riesgo de caer en la obsesión o de sufrir el rechazo social.

Un personaje de Fernando Savater en Los siete pecados capitales era un gran amante del chocolate y decía: «está riquísimo. Lástima que no sea pecado», evidenciando así el hecho de que si estuviera prohibido le causaría aun más placer.

Transgredimos porque necesitamos transgredir, porque anhelamos la libertad y somos irremediablemente curiosos.

«Nuestro cerebro atribuye a los objetos prohibidos el mismo nivel de atención que a las posesiones personales», dice Grace Truong, de la Universidad de la Columbia Británica, explicando por qué lo prohibido acapara nuestra atención.

Hagamos una prueba.
¿Y si te decimos que hay algo que no debes mirar, a lo que no debes asomarte? ¿Una zona de paso restringido por oscuros motivos? ¿Buscarás en Google, preguntarás a otros, fantasearás en tu cabeza con lo que quiera que se esconde en esa zona cercada?

Y yendo al ejemplo: si te digo que no hagas clic en este link porque tiene algo que no vale la pena ver ¿lo mirarás o lo dejarás pasar?

Señales que indican si "esa persona" quiere tener algo contigo

¿Has conocido a alguien que te gusta, han salido en varias ocasiones y sientes que hay química entre ambos? Todo lo anterior no significa que esa persona quiera tener algo serio contigo. Podría estar disfrutando tu compañía. Pero nada más. Para saber si quiere algo serio, dale un vistazo a estoS indicadores. 
  • 1.- Habla de su vida y las cosas que le importan Los hombres no son dados a expresar sus emociones y a contar detalles de su vida así como así. Ni siquiera a sus mejores amigos. Las mujeres, por el contrario, comparten sus pensamientos, vivencias y sentimientos con más facilidad. ¡Incluso hasta los detalles íntimos! Por ello, cuando un hombre está preparado para una relación seria no se muestra evasivo ni reservado. Se mostrará naturalmente sin necesidad de presionarte. Una de las señales que despejan las dudas sobre cómo saber si esa persona quiere algo serio es que comenzará a compartir contigo sus recuerdos, los detalles sobre su familia, sus amigos, el trabajo, etc. 
  • 2.- Te presenta a sus seres queridos Normalmente esa persona te presenta con su entorno familiar y amigos cercanos. Los hombres suelen ser muy reservados cuando inician una relación, principalmente para evitar preguntas tales como “¿Y cuándo nos la vas a presentar?” ¿Cómo es ella?” Ese secretismo se desvanece cuando quieren algo serio con una mujer. Se sienten seguros, satisfechos y quieren compartir su felicidad con la gente que le importa. Por eso, si él desea que conozcas y te conozcan las personas importantes de su vida, te está indicando que no eres una mujer con la que pasar el rato o mantener una relación con fecha de vencimiento. Cosa contraria con las mujeres que al inicio muestran mayor reserva pero después abren su círculo familiar y de amigos. 
  • 3.- Se comunica contigo abiertamente Le puedes hablar por teléfono en cualquier momento del día y te contestará de la misma manera si está en el trabajo, en la escuela, con sus amigos, familia, etc. No es de las personas que bajan la voz para hablar contigo como si estuvieran escondiéndose de alguien. Además te busca por Messenger, WhatsApp, te envía retweets, o te escribe en el muro de Facebook, etc. 
  • 4.- Siempre buscará la forma de estar contigo Siempre buscará la forma de estar contigo. Si no tiene dinero o tiene fuertes gastos, te invitará a caminar por algún parque, a ver alguna exposición al aire libre pero siempre con el interés de estar contigo. Tanto hombre como en mujeres. 
  • 5.- Te dedica tiempo y te incluye en su tiempo Para los hombres la libertad es algo fundamental. Necesitan que se respete su espacio. Ninguna de estas áreas interfiere en las otras. Están cómodos, todo está en perfecto orden. Cuando esa persona, hombre o mujer, decide sacrificar su privilegiado calendario para pasar tiempo contigo o cuando te propone que te unas a sus actividades, has logrado crear una nueva e importante área en su vida. 
  • 6.- Siente curiosidad por ti Quizá no te lo pregunte directamente pero lo más probable es que surja en una charla de forma natural, pero deseará saber más sobre ti. Te escucha, se interesa por tus vivencias, curiosea, quiere conocer tu mundo y todo aquello que te divierte o te importa. Tus amigos, tus estudios, tus recuerdos, tus pasiones, el motivo por el que eres como eres. Un hombre nunca perderá su tiempo ni prestará atención a menos que una mujer le interese de verdad. Y una mujer, jamás dedicará su tiempo y atención sino le convences que vale la pena gastar un minuto de su tiempo. Por eso es importante evitar las patanerías y sencillamente mostrarse tal cual eres. 
  • 7.- Tiene en cuenta tu opinión Esto depende de cada persona y no quiere decir que por ello se deje controlar. En realidad, lo ideal sería que en una pareja existiese sinergia y no control por parte de uno u otro. Al tener en cuenta tu opinión cuando te comenta un problema, sus dudas respecto a tomar una decisión o la indecisión a la hora optar por una alternativa, te ha incluido en su mundo. Tu opinión es importante para él o ella y eso quiere decir que desea algo serio.




John Dowland el olvidado poeta del siglo XVI que inventó la música pop

Entrar a un bar, montar en taxi o hacer compras en un supermercado en Reino Unido puede tener un elemento en común: en todos se escucha la misma música, las mismas canciones, los mismos acordes, las mismas letras…

Ed Sheeran es el nuevo "omnipresente". Su último álbum, "Divide" lideró las listas de popularidad en 14 países y en Reino Unido sus 12 canciones dominaron la lista de los 20 preferidos por tanto tiempo que hubo llamados a reconsiderar la manera en la que se hace la lista misma. El tembloroso sentimentalismo de su tema "Castle On The Hill" se ha convertido en un nuevo himno nacional.

Pero si el cabello rojo y rebelde de Sheeran y sus canciones de amor pegadizas obsesionan al Reino Unido moderno, nada se compara con el asombro y la admiración que provocó un misterioso bardo en el siglo XVI.

Su nombre era John Dowland y el estilo inigualable que creó ha servido desde entonces de inspiración a músicos ingleses de todas las generaciones.

Los misterios del bardo
Para haber sido un músico tan influyente, sabemos sorprendentemente poco de la vida de Dowland.

Se estima que nació en 1563, probablemente en Londres, que viajó mucho, que sirvió primero a la reina Isabel I; después, al rey danés Christian IV y, tras un escándalo por "conducta insatisfactoria", tuvo que salir huyendo de Dinamarca.

También se sabe que fue rechazado por la corte inglesa, probablemente por ser católico, y que a pesar de su considerable fama, como todo poeta clásico, murió en la más extrema pobreza.

Pero su final trágico y su historia de leyenda no han hecho que escape de la polémica: para algunos Dowland fue en realidad un espía y un traidor; para otros, uno de los padres de la melancolía inglesa.


Las puertas de la melancolía

"Se dice que su lema era 'Semper Dowland, semper dolens' lo que significa 'siempre Dowland, siempre doloroso'. Como en los casos de Leonard Cohen o Tom Waits, su angustia era a veces indistinguible de su música", explica  el musicólogo Pierre Huard.

Pero la música distintiva de Dowland no fue sólo un ejercicio de introspección personal. Fue el retrato sonoro de una época y un lugar, la Inglaterra del siglo XVI que estaba obsesionada con el concepto de "melancolía".

Para el crítico musical Ted Libbey, "la melancolía era entonces el signo de un individuo superior", la señal inequívoca de que alguien "era maduro y capaz de sentir profundamente", según escribió para el sitio web de NPR.

Estas ideas permearon todo el siglo XVI, al punto que un erudito escribió un tratado sobre la melancolía y Shakespeare puso a muchos de sus personajes, como Hamlet, a debatirse con cuestiones existenciales.

Dowland no fue la excepción.
Como los buenos músicos de todos los tiempos, llenó sus canciones de los sentimientos y las pasiones que eran más populares en su época.

Un innovador
Pero los aportes del bardo a la música no quedaron en la elección de temas románticos y de la melancolía, que luego serviría de base para el pop.

Dowland fue uno de los primeros compositores en popularizar el laúd en Inglaterra, que dejó de ser entonces de uso exclusivo de la burguesía y provocó así una silenciosa revolución musical.

"El laúd permitió que las personas pudieran hacer música en casa por su cuenta", explica Olga Hernández Roldán, profesora de la Escuela Superior de Canto de Madrid.

La música de Dowland pronto se volvió extraordinariamente popular, al punto que uno de los libros con sus canciones fue reimpreso cuatro veces a finales del siglo XVI.

"Tuvieron un gran efecto en el público y ayudaron a convertir el inglés en una 'lengua europea', afirma Huard.


10 maneras de regatear con éxito

Tras haber vivido 30 años en Regensburg, el vendedor de alfombras iraní Hadi Rad se siente todo un alemán. Sin embargo, a lo único que no se ha acostumbrado es a que en su país adoptivo casi nunca se regatea. “Para los persas, regatear es un juego”, dice. Pero en Alemania, sobre todo las personas mayores, jamás lo hacen.

Simplemente no acostumbran hacerlo. La Ley de Descuentos, de 1934, prohibió rebajas superiores al tres por ciento. Esta fue abolida en 2001 y ahora cualquier precio puede negociarse con libertad. Pero en la práctica casi nadie lo intenta.

Para Hadi Rad es una lástima: regatear es divertido. “Si uno se muestra amigable y respetuoso, son mayores las probabilidades de encontrar gangas; muchas veces el éxito se reduce a caerle bien al vendedor”, afirma.

A continuación, las diez mejores recomendaciones para regatear como todo un profesional.

1. HAGA LA TAREA.

Gerhard Eirich, socio ejecutivo de Corporate Training, ha impartido seminarios sobre negociación durante 26 años. “Los mejores tratos comienzan con investigación —dice—. Si leímos sobre especificaciones del producto, modelos alternativos y precios en el mercado, ningún vendedor podrá tomarnos el pelo”. También recomienda hacer rondas de reconocimiento en la tienda. ¿Hay mucha gente? ¿Venden mucho? Si la respuesta es negativa, entonces son mayores las probabilidades de lograr un descuento. Al conversar con un vendedor, intente descubrir qué lo motiva. ¿Recibe comisión por ventas? Si es así, ¿cuándo se paga la comisión? ¿A fin de mes? Tal como explica Gerhard Eirich: “Si ese fuera el caso, iría a comprar a ese lugar el día 30. Quizás esa transacción sea la que le permita al vendedor pasar la cuota para acceder a una mejor comisión”.

2. SI QUIERE UN MAYOR DESCUENTO, GASTE MÁS.
La alfombra más barata que vende Hadi Rad es de 300 euros, la más cara le costará la friolera de 30.000 euros. “Cuanto más gaste el comprador, más puedo descontarle”, afirma. No hay diferencia entre él, propietario de un negocio, y un vendedor que trabaja a comisión: “¡Necesito vender!”. Así que para negociar un precio más bajo, la mejor táctica es gastar más. Comprar dos alfombras incrementa las oportunidades de conseguir un buen descuento. Y, si es asiduo a la tienda, hasta podría acceder a precios especiales solo por ser un cliente leal.

3. ELIJA EL MOMENTO ADECUADO PARA REGATEAR.
Eirich suele ir de compras al final de la semana, justo antes de que cierren las tiendas. “Es la última oportunidad que tiene el vendedor de hacer una venta más”, dice. Es muy poco probable lograr el resultado esperado si uno intenta entablar una conversación con un vendedor cuando el lugar está muy lleno. “No llegará muy lejos si el próximo cliente está esperando justo detrás de usted”. La época del año es aun más importante que la hora del día. Cuando la demanda baja, los precios colapsan. A casi todos los productos les llega un momento en el que no se venden tan bien: abrigos de invierno a comienzos de la primavera, balsas inflables en otoño o computadoras tras el lanzamiento de un nuevo modelo. Hasta las alfombras tienen sus temporadas bajas. “Por lo general, febrero no es un mes tan bueno”, afirma Hadi Rad. “Ni septiembre, cuando todos acaban de volver de sus vacaciones”. Es hora de poner la teoría a prueba. Necesitaba una aspiradora de mano. Hice la tarea por Internet y ya seleccioné el modelo que quiero. Buen poder de succión, gran duración de la batería y bajo consumo eléctrico, además usa tecnología ciclónica y sistema de filtro dual. Entonces me dirijo a la sección de electrodomésticos de una tienda. Hay tres vendedores en el mostrador y soy el único cliente. Se ve prometedor.

—Hola. ¿Me podrían mostrar las aspiradoras?
—Por supuesto, señor —dice una de las vendedoras mientras me lleva a los estantes—. ¿Ya sabe cuál quiere?
—Me gusta esa —digo. Señalo el precio: 89,99 euros—. ¿Me puede hace un descuento?
—No —dice tras dudar.
—¿No?
—Puedo abonarle el 5 por ciento… a su tarjeta de puntos Payback.
No la tengo, ni la quiero.
—Su competencia la vende 20 euros más barata —digo.
—Perdón, no puedo hacer nada más —dice encogiendo los hombros.
—¿Y si compro dos?

En su favor debo decir que al menos me sonrió. Me despido educadamente y me voy del lugar sin aspiradora y con la sensación de que aún tengo mucho que aprender.

4. ENCUENTRE A LA PERSONA ADECUADA A QUIÉN REGATEARLE.
“Los vendedores de las grandes tiendas no suelen recibir comisiones”, cuenta Gerhard Eirich. En muchos casos, tampoco tienen las facultades necesarias para otorgar descuentos. “Si quiere negociar un precio más bajo, quizá necesite hablar con los altos mandos”. Son mayores las probabilidades de éxito en negocios pequeños e independientes donde es posible hablar directamente con el dueño. Siempre busque un vendedor que parezca amable. “Nos gusta hacer negocios con personas que estén en la misma sintonía que nosotros”, afirma Eirich. Si observamos con atención cualquier negocio pequeño, el lugar nos dirá mucho acerca de la persona a la que le estamos comprando. Una foto familiar de unas vacaciones en Italia. El banderín de su equipo de fútbol favorito. Un palo de golf. Los intereses personales son grandes herramientas para iniciar una conversación.

¿Por qué tendré este cansancio extremo? (Cómo reconocer el estrés laboral y qué hacer al respecto).

Geraldine Fitzpatrick, de 65 años de edad, fue trabajadora social de protección infantil durante 28 años. Era, por decirlo así, una profesión extenuante y presenciar tantos conflictos le afectó. “Ayudaba a las familias con sus crisis, pero no podía con las mías”, declara. El trabajo de Fitzpatrick era tan exigente que le quitaba la energía para cuidarse a ella misma y a su familia. Estaba subiendo de peso, se frustraba fácilmente y su estado emocional era el mismo los fines de semana, lo que preocupaba a sus hijos. “Nadie quería estar conmigo los sábados porque era el día de llorar”, admite. Aunque Fitzpatrick actualmente se da cuenta de que estuvo funcionando sin combustible desde, por lo menos, 1995, cuando comenzó a tener pesadillas relacionadas con el trabajo, le tomó más de dos décadas aceptar la realidad: estaba desgastada. “Me sentía la persona más solitaria del mundo”, dice. “Pensé que nunca saldría de ese pozo oscuro”.

El burnout, o desgaste profesional, puede tener consecuencias graves para nuestra salud, bienestar y capacidad de funcionar. No hay un diagnóstico clínico oficial para la afección, pero, según Robert-Paul Juster, investigador doctorado por la Universidad McGill, que ha colaborado con la especialista en estrés de la Universidad de Montreal, Sonia Lupien, suele identificarse por tres síntomas clave: “pérdida de eficiencia profesional, agotamiento emocional y sentimientos de desapego o cinismo”. No solo afecta a los empleados. Las tareas rutinarias podría costarle más trabajo: podría estar alejándolo de sus seres queridos. A diferencia de la fatiga común, el burnout conlleva un patrón de sobre esfuerzo que parece estar fuera de control, y un agotamiento excesivo que no disminuye aunque descanse lo suficiente. “Por desgracia, algunas personas no buscan ayuda para el burnout porque no se dan cuenta de que lo padecen, o les preocupa el estigma”, dice Juster. Pero no es necesario aguantárselo: hay reveladoras señales emocionales, físicas y conductuales a tener en cuenta. Siga leyendo para determinar si su tanque está vacío y, de ser así, aprender a recargarlo de nuevo.


EMOCIONALES


Problemas de memoria 
El cortisol es nuestra hormona del estrés más poderosa y el combustible que ordena nuestra respuesta de ataque-huida-inmovilidad. Según Juster, el burnout está relacionado con un nivel bajo de cortisol. Cuando una persona está abrumada, su cuerpo no puede satisfacer la demanda incesante de esta hormona; en respuesta, reduce drásticamente su producción.

Esto es malo para el cerebro, que necesita cortisol para formar recuerdos. “Imagina que Bambi se encuentra con un oso en el bosque”, dice Juster. “El ciervo debe activar una respuesta de estrés para huir, pero también necesita su sistema de memoria para recordar dónde está el oso”.

El hipocampo es la región de nuestro cerebro que almacena los recuerdos; cuando los individuos están crónicamente estresados, esa área se encoge. “Cuando disminuye el volumen del hipocampo, se ve afectada la capacidad de codificar las memorias de manera adecuada”, dice Juster. Un estudio hecho en 1998 por la Universidad de McGill reveló que el tamaño del hipocampo de los adultos mayores con niveles elevados de cortisol se redujo en 14 por ciento. Aunque los científicos todavía no tienen pruebas concretas del impacto de un bajo nivel de cortisol en el volumen del hipocampo, Juster advierte que tener niveles bajos de esta hormona es tan malo como tenerlos elevados.

Depresión Es difícil distinguir la depresión del burnout: los afectados sufren agotamiento grave y las tareas cotidianas se vuelven complicadas. Es importante diferenciar entre la depresión como diagnóstico independiente y como síntoma de estrés crónico, sostiene Juster, aunque la distinción no siempre sea clara. Según él, ambos están marcados por diferencias fisiológicas: la depresión suele estar acompañada de un nivel alto de cortisol, mientras que el burnout no. Eso es un matiz clave, ya que los antidepresivos usan serotonina para disminuir la producción de la hormona del estrés, lo que puede perjudicar a quienes ya han agotado sus reservas.

Ansiedad El desgaste profesional puede aumentar el riesgo de sufrir ansiedad: el estrés extremo acaba con nuestros recursos y contribuye a la tensión, ya que nos sentimos menos preparados para enfrentar los problemas. “Cuando termina la situación estresante, la sensación puede permanecer”, explica Melanie Badali, psicóloga certificada y directora del consejo de AnxietyBC. “Su respuesta a la situación puede ser desproporcionada, como si subiera todo el volumen”.

La ansiedad intermitente es común, todos nos sentimos nerviosos antes de un examen médico importante o una conversación difícil, pero esa sensación podría convertirse en un trastorno que compromete la capacidad de funcionar. “Podría sentir náuseas o una opresión en el pecho”, dice Badali. En el caso de Geraldine Fitzpatrick, los síntomas se manifestaban como abatimiento total. Cuando su familia se iba de su casa los sábados, “me sentaba a llorar”, confiesa.

CÓMO RECUPERARSE Muchos estudios han revelado que cuando el ejercicio aumenta, la depresión desaparece. Una solución sencilla es andar en bicicleta: en febrero de 2016, una investigación publicada en el Journal of Neuroscience mostró que tres sesiones de 20 minutos de bicicleta fija elevan los niveles de los neurotransmisores que escasean en los pacientes con trastornos mentales.

El entrenamiento físico también se ha relacionado con la reducción del desgaste profesional. Según un estudio australiano de 2015, cada actividad puede dar resultados diferentes. El ejercicio cardiovascular disminuyó la angustia psicológica y la percepción de estrés, mientras que el entrenamiento de resistencia, que incluye el uso de pesas o bandas para fortalecer, aumentó la sensación de bienestar y logro personal de los participantes.

Lo más alentador es que el ejercicio puede ayudar también a recuperar el volumen del hipocampo. En 2011, investigadores de la Universidad de Pittsburgh estudiaron a adultos mayores que realizaban actividad aeróbica de intensidad moderada tres veces por semana. Después de un año, el grupo experimentó un crecimiento medio del hipocampo del dos por ciento, equivalente a una restauración de la pérdida de volumen típica en adultos mayores de uno a dos años, lo que podría mejorar tanto el estado de ánimo como la memoria. Investigadores de la Universidad de Columbia Británica tuvieron resultados similares en 2014 y 2015 al estudiar ejercicios cardiovasculares, como las caminatas rápidas.


FÍSICAS

Insomnio C
uando Julie Anderson, de 54 años, comenzó a trabajar como directora de desarrollo en la organización sin fines de lucro Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación (GLAAD) en 1997, despertaba varias veces por la noche, preocupada por los pendientes y por futuros obstáculos imaginarios. “Eran señales de que mi cuerpo estaba de-sequilibrado y en problemas”, dice la psicóloga radicada en Los Ángeles.

“El estrés se asocia a trastornos emocionales y tensión física”, explica Badali. Ambos factores aumentan el estado de alerta que prepara a nuestro cuerpo para enfrentar el peligro. “Si fuera un animal salvaje y se durmiera cuando hubiera un depredador cerca, no sobreviviría mucho tiempo”, dice. “Pero usted no es un animal salvaje. El sueño es un recurso que nos ayuda a controlar el burnout”.
CÓMO RECUPERARSE Los que sufren de insomnio relacionado con el burnout pueden concentrarse en dos cosas: tratar de controlar sus preocupaciones y aceptar lo que no se puede cambiar. Hacer ambas cosas durante el día puede evitar que te atormenten por la noche. El ejercicio también ayuda, aunque no lo sedará mágicamente unas horas después. Un estudio de 2013 de la Universidad Northwestern, de Chicago, reveló que a mujeres mayores que sufrían insomnio les tomó cuatro meses de sesiones aeróbicas de 30 minutos, tres veces por semana, lograr 45 minutos o más de sueño extra por noche.

24 maneras en que el azúcar afecta a nuestra salud

1. Daña el corazón
Investigadores de la Universidad de Harvard estudiaron a miles de adultos durante 15 años y advirtieron que para quienes el azúcar representaba un 25 por ciento o más de las calorías diarias correspondía, en aquel momento, una probabilidad de más del doble de riesgo de morir de afecciones cardíacas que aquellos cuyas dietas incluían menos del 10 por ciento de azúcar agregado por día. (¿Los criminales más peligrosos? Bebidas azucaradas, golosinas con cereales, bebidas frutales y postres lácteos.)

2. “Sin azúcar agregado” no significa “saludable”
Si en la etiqueta dice “100 por ciento jugo”, no conviene relajarse y beberlo de un trago. Aún cuando la bebida no contenga endulzantes agregados, los azúcares allí presentes en forma natural están muchísimo más concentrados que en una porción de fruta. Y, a diferencia de una naranja o una manzana que tienen alto contenido de fibra, los jugos ofrecen calorías vacías y su valor nutricional es mínimo.

3. Existe una relación entre el exceso de azúcar y la demencia
En febrero, investigadores de la Universidad de Bath descubrieron una relación a nivel molecular entre las dietas con alto contenido de azúcar y la aparición temprana de Alzheimer. Los científicos advirtieron que la glicación, una reacción a partir de la cual la glucosa afecta a las células, provoca daños a una importante enzima que participa en la reducción de la acumulación anormal de proteínas en el cerebro, un elemento característico de esta enfermedad.

4. El azúcar no vuelve hiperactivos a los chicos

Una análisis de la revista de la Asociación Americana de Medicina indicó que el azúcar no afecta el comportamiento de los niños. “Puede tratarse del entorno en el que se sirven ciertos alimentos (por ejemplo, fiestas) lo que cause un estado de mayor excitación en los niños”, sostiene la nutricionista Andrea D’Ambrosio. Pero sí eleva la presión arterial y el colesterol. Un estudio de la revista Obesity mostró que reducir el consumo de azúcar en jóvenes, durante tan solo nueve días provocaba mejoras inmediatas tanto en dichas áreas como en los niveles de azúcar en sangre.

5. Azúcar escondido en snacks
Si bien estos cinco productos envasados pueden parecer alternativas saludables, generalmente contienen cantidades sorprendentemente grandes de este componente dulce. Se recomienda buscar opciones caseras en reemplazo.

  • Batidos: En promedio, un batido de tamaño mediano (473 mililitros) comprado en la calle contiene entre 30 y 80 gramos de azúcar.
  • Mix de frutos secos: El sentido común indica que tener algunos paquetes de este producto como snack saludable es buena idea; sin embargo, un cuarto de taza de una variedad comercial puede contener 16 gramos de azúcar o más. 
  • Yogur: Una porción de 118 mililitros de yogur con sabor a frutas pude contener hasta 13 gramos de azúcar. Si le agregamos un cuarto de taza de granola comercial, estaríamos incorporando otros seis gramos más. 
  • Avena: Los paquetes de avena saborizada pueden parecer una estrategia saludable para mañanas muy ocupadas, pero pueden contener hasta 12 gramos de azúcar por porción. (Si le agregamos otra cucharada de azúcar negra, deben sumarse unos 12 gramos adicionales.)
  • Aderezo para ensaladas: Elegir una ensalada para el almuerzo parece una alternativa acertada, pero es importante saber que algunos aderezos envasados, como la vinagreta francesa y la de frambuesa, generalmente contienen cuatro o más gramos de azúcar por cada porción de dos cucharadas.

6. 20 paquetes
El equivalente a la cantidad de azúcar agregado que, en promedio, suele consumir una persona durante un año, sin saberlo. La Fundación Canadiense para el Cuidado del Corazón recomienda que el azúcar debe representar tan solo el 10 por ciento de las calorías diarias de la dieta de un adulto, lo que significa que deberíamos consumir solo 48 gramos de azúcar agregado por día.

Desde la música, hasta la construcción: usos de la humilde y versátil "Tacuara"

Las cañazas o tacuaras son un género de plantas de la subfamilia del bambú, de la familia de las poáceas.


En el año de 1806 fue descrita por Alexander von Humboldt y Amadeo Bonpland quienes vieron esta planta en Colombia y la llamaron Bambusa guadua, luego en 1822 fue clasificada por Carl Sigismund Kunth como Guadua angustifolia. Se considera como una de las plantas nativas más representativas de los bosques andinos.

Este recurso se utilizaba ya desde épocas remotas por parte de los primitivos pobladores de los Andes, y actualmente sigue siendo usada, especialmente en la región centro-occidental de Colombia.

No se sabe a ciencia cierta el origen de la palabra guadua, aunque ciertos especialistas creen que podría ser venezolano. Estas versiones emergen de las variantes “guadúas”, “guafa” con las cuales se conoce esta planta en este país. Y también se suele emplar el término "guasdua" como nos recuerda la ciudad de Guasdualito, en Venezuela.

Uso
Su uso es tan antiguo que, según el libro ‘Nuevas técnicas de construcción en bambú’ (1978), en el Ecuador se han encontrado improntas de bambú en construcciones que se estima tienen 9500 años de antigüedad.


Puentes colgantes y atirantados de impresionante precisión de ingeniería, poderosas embarcaciones así como flautas, quenas y marimbas, fueron realizados por los incas con este recurso durante la época de preconquista, y después de ella durante la colonia, la especie fue la encargada de proteger a los indios y hasta pequeños pueblos del asedio de los españoles escondiéndolos tras sus espesuras.

Colombia, Ecuador y Panamá son los países de América que registran mayor tradición de uso, de hecho en estas zonas existieron las mayores extensiones de la especie en el continente.

En Colombia la guadua ha sido sometida a grandes presiones deforestadoras; de extensas áreas existentes ha pasado a pequeñas manchas boscosas ubicadas en las orillas de los ríos y en los bosques húmedos de las laderas de montaña, especialmente en los departamentos de Quindío, Risaralda, Caldas, Tolima, Valle del Cauca, Cundinamarca y Santander. La guadua es una planta de la familia del bambú, que aporta grandes beneficios a la tierra y a las personas, pues con ella se puede construir casi todos los elementos de una casa. Es de muy rápido desarrollo, toma de 4 a 6 años para madurar y comienza su proceso de descomposición aproximadamente a los 10 años.

En la conquista española y, mucho después, la colonización antioqueña al viejo Caldas, la guadua fue un importante material empleado en la construcción de sus casas, de los utensilios caseros, herramientas de caza, ganadería y agricultura y hasta los acueductos.


En el Brasil se distribuye en los estados de Mato Grosso do Sul, Paraná, Santa Catarina, y Río Grande del Sur.

En el Paraguay habita los departamentos de Caazapá, Central, Guairá, y San Pedro. Se hace presente en el valle del Alto Paraná y sus tributarios; además, se encuentra a lo largo del río Jejuí Guasu, Ypané y otros cursos fluviales de la cuenca del río Paraguay.

En el Uruguay habita principalmente en el Departamento de Artigas, donde la variedad de caña de azúcar mueve una industria muy importante.

En la Argentina habita las costas de los grandes ríos de las provincias del nordeste, en el este de Formosa, de Chaco, el nordeste de Santa Fe, gran parte de Corrientes, y Misiones, hasta el nordeste de Entre Ríos.

Usos de la Guadua en la construcción
Desde hace muchos siglos la tacuara ha sido utilizada tradicionalmente como material de construcción, y ahora, debido a la corriente actual de búsqueda de materiales para el desarrollo sostenible, esta planta ha ganado un espacio en la construcción. Desde viviendas de zonas rurales rurales construidas con bahareque en las cuales la armazón se construye con cañas de guadua, hasta para exportación en proyectos desarrollados en países donde no está planta no existe.