martes, 16 de mayo de 2017

Creo que a Ariel se le fue la mano en el bronceado...y otras imágenes divertidas






El triunfo de los personajes de color amarillo en el mundo de los dibujos animados

Si bien algunos de los dibujos animados más populares de la historia (como Bugs Bunny o el mismísimo Mickey Mouse) son una excepción, muchos de los personajes animados más famosos del mundo presentan algo común entre sí: su piel tiene un tono amarillo que, aunque es poco natural, los hace característicos como pocos.

Desde el clásico Piolín hasta el moderno Pikachu, pasando por los Simpson, los ‘minions’ o el mismísimo Bob Esponja, la cantidad de protagonistas de series de animación de color amarillo es lo suficientemente dilatada como para sospechar que, más que una curiosa coincidencia, se trata de un patrón seguido por sus respectivos creadores. Y por varias razones.

A decir verdad, el que muchos de estos personajes sean amarillos se debe a una combinación de factores, entre los que se encuentra el ‘marketing’, algún hecho totalmente aleatorio y, cómo no, la ciencia. Así, por ejemplo, los ‘minions’ son del mismo color que la familia más famosa de Springfield porque los responsables de su creación en la productora Illumination veían un claro parecido entre sus diabólicas criaturas y la sorpresa del famoso huevo de Kinder.

De la misma forma, el padre de Winnie the Pooh, el británico Alan Alexander Milne, tuvo una doble inspiración a la hora de crear en amarillo a uno de los animales más famosos de la factoría Disney: por una parte, se basó en un pequeño oso que hacía las veces de mascota de un destacamento de militares de la Primera Guerra Mundial, que había sido bautizado Winnipeg en recuerdo de la ciudad natal del capitán; por la otra, en un oso de peluche de ese mismo color propiedad de su hijo.

Sin embargo, no todos los dibujos animados amarillos lo son por meras coincidencias con la realidad. De hecho, Matt Groening hizo amarillos a Bart y compañía por un motivo mucho más práctico: él y su equipo querían crear unos personajes que fueran fácilmente reconocibles por el público. Así, y para distinguirse del habitual tono amelocotonado de la piel de otros dibujos de la época, optaron por el amarillo para que cualquier telespectador reconociese a los Simpson aunque estuviese haciendo un rápido ‘zapping’.

Y aún hay más. De hecho, tal y como explican en un vídeo publicado por el canal ChannelFrederator, el abundante uso del color amarillo en la piel de los personajes de animación más famosos de la historia se debe, además de las razones citadas, al que ese tono destaca sobremanera con el habitual fondo azul que acompaña las acciones de los dibujos animados.

Tunel Gouliang: la carretera a través de la montaña

El túnel de Guoliang está tallado a lo largo del lado y a través de una montaña en China. El túnel se encuentra en las Montañas Taihang, en la provincia china de Henan.

Antes de que el túnel fuera construido, el acceso a Guoliang era un difícil camino tallado en la ladera de la montaña. Guolinag está situado en un valle rodeado de altas montañas aisladas de la civilización. En 1972 un grupo de pobladores liderados por Shen Mingxin hizo planes para trazar un camino en la ladera de la montaña. Trece pobladores comenzaron el proyecto, pero algunos murieron durante la construcción. El túnel tiene 1,2 kilómetros de largo, 5 metros de alto y 4 metros de ancho.

El 1 de mayo de 1977, el túnel fue abierto al tráfico. Su construcción fue un gran logro para los lugareños, ya que además de comunicarlos con el resto del país, se convirtió en una atracción cuando China abrió sus fronteras a los turistas internacionales.








¡Ahora si me siento seguro!







Las rubias deben ser una raza diferente...






Humor exagerado







¿Por qué a la lagartija le vuelve a crecer la cola pero no una pata?, y otras curiosidades animales

  • ¿Por qué la garza duerme sobre una sola pata? La mayoría de las aves zancudas descansa así para no perder el preciado calor corporal. Las plumas del ave mantienen la temperatura del individuo al funcionar como aislante, pero el pico y las patas, al estar desnudas, son zonas del cuerpo por las que pierden más calor. Para ellas no es difícil ni incómodo, porque las patas de la garza poseen un mecanismo de bloqueo muy curioso que encaja la articulación de la pata de apoyo, de tal manera que el animal no realiza ningún esfuerzo muscular para mantenerse así.
  • ¿Puede un ave cambiar su dieta? Sí. Por ejemplo, hay pelícanos que, en lugar de buscar peces en el mar, ahora roban los polluelos a las gaviotas. Se cree que han aprendido que son mucho más fáciles de atrapar que los escurridizos peces. También garzas, cigüeñas e incluso águilas pescadoras, ocasionalmente, capturan presas en tierra: roedores, pájaros, reptiles y otras criaturas que se ponen al alcance de estas aves cuando tienen hambre o la comida en el agua escasea. Esto es algo datado por ornitólogos.
  • ¿Por qué se dice que la lengua de los perros es desinfectante? Por un bulo popular, ya que no es del todo cierto. La saliva del perro (y la del ser humano) está muy en contacto con el exterior, y por eso alberga muchos agentes bacterianos. Es cierto que cuando un perro tiene una herida se la lame, porque le pica y porque“sabe” que el ácido ascórbico de la saliva reacciona con los nitratos de la piel formando pequeñas concentraciones de monóxido de nitrógeno, que ayuda a cicatrizar y desinfectar sus heridas. Pero eso muchas veces es contraproducente, ya que una herida que se mantiene húmeda puede empeorar.
  • ¿Existen especies de ranas que coman ratones? Esta que vemos en la imagen, es una rana toro africana (Pyxicephalus adspersus) procedente de la zona subsahariana. Esta especie es la segunda más grande del mundo. En gran medida, esto se debe a su peculiar dieta, consistente en ratones, reptiles y, en definitiva, todo aquello que le quepa en la boca. Se trata de una especie que es capaz de dar auténticos bocados. No en vano, la rana toro africana ostenta el récord de haberse tragado, ella solita, 14 crías de cobra. Su peso y volumen también la distinguen del resto. Un ejemplar de estos puede pesar más de 3 kg y alcanzar tamaños totalmente inusuales en muchos otros tipos: hay registrados casos de machos que superaban los 30 cm. En algunas zonas de Europa (Alemania, por ejemplo) y de EEUU se venden como mascotas, pero lo cierto es que son bastante agresivas para tenerlas como animal de compañía.
  • ¿Por qué algunos crustáceos pueden aguantar tantos días fuera del agua? En general, los crustáceos han tenido desde hace miles de años mucho “éxito evolutivo”, tienen adaptaciones muy curiosas. Por ejemplo, los centollos y langostas marinas pueden soportar hasta 10 días fuera del agua, siempre que estén bien hidratados. Su truco consiste en humedecer las branquias internas con su propio flujo salival, para que el oxígeno atmosférico pueda ser absorbido sin mayor problema. Si pasa más tiempo, las branquias se resecan e irritan, cosa que los mata por asfixia. Este mecanismo permite que, por ejemplo, se haya visto centollos salir del agua en las noches frescas o lluviosas, y recorrer las playas y roquedos en busca de algas arrastradas por las mareas. Se conocen unas 68.000 especies de crustáceos, pero se estima que hay más.
  • ¿Por qué es malo para los pájaros que los alimenten? Porque varían sus hábitos naturales, necesarios para su supervivencia. Hasta ahora se sabía que poner comederos en ventanas o parques (algo muy habitual en EEUU y Reino Unido) los hacía dependientes. Pero ahora dos estudios con herrerillos comunes y carboneros comunes han descubierto que, al tener la comida localizada, invierten demasiado tiempo en custodiarla, y como resultado sus huevos son menos numerosos y más pequeños; y además, los cuidan menos tiempo.
  • ¿Por qué a la lagartija le vuelve a crecer la cola, pero no una pata? Lo cierto es que la regeneración de la cola no es nada frecuente en los vertebrados, pero a las lagartijas sí vuelve a crecerles, aunque la nueva sea más corta, de un color grisáceo y sin escamas ni vértebras (como ves en la foto superior). Estas últimas son sustituidas por un tubo de tipo cartilaginoso, y la médula espinal, por tejido epitelial sin terminaciones nerviosas. Esta “resurrección” parcial se debe a que es importante para el animal contar con ella en su locomoción diaria, para los cortejos nupciales y, lo más importante, como lugar donde almacenar las grasas para los malos tiempos de hambre o enfermedad. Pero es cierto que no tienen la habilidad genética para regenerar otros miembros, como una pata, ya que en este proceso entran en juego unas células madre especializadas que activan genes muy concretos, y en una secuencia similar a la del período embrionario del animal. Lo peculiar, además, es que las lagartijas, al igual que otros pequeños saurios, tienen la capacidad de desprenderse voluntariamente de la cola en momentos críticos; es decir, no siempre la pierden por causa de ataques o accidentes. El fenómeno se llama “autotomía caudal”, y lo provocan, por ejemplo, para despistar a su perseguidor, ya que una vez que la cola queda suelta, esta se agita frenéticamente durante un buen rato. Eso suele entretener a su adversario lo suficiente como para que el animal salve la vida. Algo muy curioso que ocurre muchas veces es que, al regenerar la cola, le crecen no una, sino dos, que forman una curiosa i griega. Sin embargo, muchos anfibios, como la salamandra, sí tienen la rara característica de que logren que vuelva a crecerles no solo la cola, sino también otros miembros, como dedos, patas, dientes, cristalinos, tejido epitelial…
  • ¿Todas las telas de araña son de la misma sustancia? No. En general, todos los tipos de telarañas están compuestos por proteínas. Estas, a su vez, están hechas de aminoácidos, y los que más encontramos en estos hilos son la glicina y la alanina. Pero la proporción de una y otra varía no solo según las especies de araña, sino que cambia dependiendo del uso que le vayan a dar. Los aracnólogos han observado que las glándulas llamadas “hilanderas” son capaces de segregar distintos tipos de hilo si están destinados a envolver una presa ya atrapada (un tipo), para proteger los huevos construyendo un capullo (otro tipo) o si lo va a utilizar para formar la red de caza, construir una puerta de un nido u otros usos de “ingeniería” (cinco tipos más de seda). Los hilos de telaraña son 5 veces más resistentes que uno hilo de acero del mismo grosor, y pueden estirarse un 30% sin romperse.
  • ¿Los animales beben alcohol a sabiendas? No, que se sepa. Pero sí es conocido el caso del árbol Marula (Sclerocarya birrea), cuyos ejemplares de gran porte desprenden multitud de frutos bien maduros del tamaño de una mandarina. Al caer al suelo, fermentan con el calor y generan un alto grado de etanol, hasta el 18%. Elefantes, monos, antílopes, jabalíes, aves de gran tamaño y demás criaturas se emborrachan con ellos.

Magníficos paisajes Patagónicos

La Patagonia es una región geográfica ubicada en la parte más austral de América, que comprende territorios del sur de Argentina y de Chile. Políticamente la región se divide en dos: la Patagonia Argentina, al este, y La Patagonia Chilena, al oeste. Aunque no existe un consenso generalizado sobre los límites exactos del territorio patagónico, ni los criterios para definirlos, aproximadamente las tres cuartas partes pertenecen a Argentina y el cuarto restante a Chile. Tierra de contrastes, donde están, según se dice, los mejores paisajes del mundo. Quienes hacen esa afirmación, seguramente vieron esta galería de fotos que comparto con Uds.:










"Las aventuras de Huckleberry Finn" es un libro racista (y por eso deberías leerlo)

Las aventuras de Huckleberry Finn es un libro racista. O al menos es lo que piensan quienes han pedido que su lectura esté prohibida en los institutos.

También lo cree Paul Moses, profesor de la Universidad de Chicago, cuyo testimonio es recogido por Wayne Booth en Las compañías que elegimos: «Sencillamente, no puedo enseñar de nuevo Huckleberry Finn. La forma en que Mark Twain describe a Jim me resulta tan ofensiva que me enojo en clase, y no logro hacer entender a todos esos chicos blancos progresistas por qué estoy enojado. […] No, lo que objeto no es la palabra ‘nigger’, es toda una gama de prejuicios sobre la esclavitud y sus consecuencias, y sobre la forma en que los blancos deberán tratar a los esclavos liberados, y los esclavos liberados deberían comportarse o irían a comportarse con los blancos, buenos y malos.»

Incluso suponiendo que Paul Moses se equivoque y, de hecho, Huckleberry Finn simplemente escenifique el racismo latente de la sociedad decimonónica americana, ¿debemos censurar su lectura? ¿El mero uso de un lenguaje ofensivo es suficiente para bandear de las escuelas una de las grandes obras de la literatura universal? El problema es siempre el mismo: ¿dónde ponemos los límites?

¿En una construcción de personajes que se sirva de estereotipos, caricaturas y prejuicios?

¿En el hecho que el libro refuerce unas ideas éticas y políticas cuestionables desde una perspectiva racial?

Que la censura de libros es un tema delicado, ya lo sabemos. De hecho, la American Library Association (APA) acaba de publicar un top ten con los libros que más peticiones de censura acumularon en 2016. Y, oh, sorpresa: el motivo más repetido para exigir tal censura es la presencia de personajes LGTB.

Con todo, el caso de Huckleberry Finn no puede resumirse a un mero ejemplo de puritanismo moral. Lo que está en juego es la erradicación de un imaginario racista que sigue enquistado en nuestra educación liberal —y que se llega a perpetuar como racismo institucional—.

Sin embargo, como destaca Jonathan Church en un acertado artículo, no parece probable que la mejor manera de hacerlo sea a través de la prohibición de su lectura. Los libros no deberían ser censurados porque incomoden, sino que precisamente por ello deberían ser leídos.

Ya no se trata de la discusión entre una aproximación formalista a la literatura y una aproximación ética: se trata del hecho que la exhibición impúdica de estos estereotipos, caricaturas y prejuicios, mucho más que su ocultación, pueda dar origen a una discusión prolífica sobre racismo.

Desde una perspectiva educativa, tanto como desde una perspectiva política, parece mucho más interesante incomodar a los alumnos que mantenerlos aislados en la cómoda asepsia del reino de lo políticamente correcto. Que Huckleberry Finn nos ofenda y nos indigne y nos cabree es la razón por la que su lectura, lejos de ser prohibida, debería ser reivindicada.




Las plantas saben cuándo las van a comer (y no les gusta)

Las plantas pueden sentir cuándo les van a hincar el diente. Y no les hace ninguna gracia. Así lo ha determinado la Universidad de Missouri en una investigación con la planta Arabidopsis thaliana, de la misma familia que el brócoli, los berros, la col y la canola.


Para determinar que sí, que las plantas sienten, los autores de este estudio han observado que al ser atacada por la oruga, la planta expele unos aceites de mostaza un poco tóxicos que actúan como repelente y ahuyentan al gusano.

Sabiendo esto, han grabado los ruidos que la oruga hace al masticar la planta y luego han expuesto a la planta a ese ruido sin la presencia del invasor. ¿Resultado? La planta también ha segregado ese repelente.

Los investigadores han podido dilucidar, además, que no cualquier ruido hace reaccionar a la planta, sino que tiene que ser el ruido concreto de su depredador comiéndola.

La científica que lideró el estudio, Heidi Appel, de la Universidad Central de Missouri, dijo que su trabajo “es el primer ejemplo de cómo las plantas responden a una vibración ecológica relevante. Hemos encontrado que las vibraciones producen cambios en el metabolismo de las células de las plantas”.

Aunque pueda parecer lo contrario, la investigación no se ha llevado a cabo para hacer sentir culpables a los devoradores de vegetales. “Las orugas reaccionan a esta defensa químico huyendo, así que usar vibraciones para aumentar las defensas de las plantas podría ser útil para la agricultura”, dijo Appel, y añadió que “esta investigación también abre un poco más la puerta al comportamiento de las plantas y muestra que ellas también tienen muchas de las respuestas a las influencias externas como las de los animales, aunque las muestren de manera distinta”.



Los 13 secretos que guardas, te están matando

Los secretos son como una gran caja de mierda que no puedes ocultar. Porque aunque la escondas en lo más profundo de tus pensamientos, no tardará en apestar por todos los rincones de tu cerebro. Son un amigo pesado que no deja de llamarte, una madre preocupada que vigila todos tus pasos y una de esas heridas del talón que no dejan de rozar con tu zapato nuevo.

Y pese a que nadie le gustan los secretos, raro es el ser humano que no guarda un puñado de ellos en su conciencia.

Ahora, un estudio publicado en el Journal of Personality and Social Psychology bucea en la psicología de los secretos y nos da la explicación a por qué son tan malos para nuestras relaciones. Y no, no es porque nos cueste confesar los hechos a nuestros seres queridos.

La verdadera razón es mucho más egoista.

De media, cada persona tiene 13 secretos, de los cuales 5 son inconfesables. Esa es una de las principales conclusiones a las que llegaron los científicos a partir del análisis de más de 13.000 secretos. Los investigadores presentaron a un grupo anónimo de voluntarios una lista de 38 hechos que la gente mantiene bajo llave en sus pensamientos.

Infidelidades, robos, bajo rendimiento en el trabajo, consumo de drogas, orientación sexual, pensamientos sexuales hacia otras personas que no sean la pareja, mentiras, o datos referentes al comportamiento sexual de cada uno.

Algunos de los voluntarios participaron vía online. Otros fueron encuestados cara a cara en el Central Park de Nueva York. Y todos respondieron de forma idéntica.

Cada participante tenía que indicar cuál había sido su experiencia con cada uno de los elementos de la lista. Las opciones eran las siguientes: nunca habían vivido la experiencia; la habían vivido pero no la habían mantenido en silencio; la mantuvieron en secreto durante un tiempo pero luego la revelaron; la mantuvieron en secreto solo para algunas personas o, finalmente, guardaron el secreto para todos y lo siguen haciendo.
Los psicólogos se centraron posteriormente en la última categoría y les preguntaron a los participantes con qué frecuencia tenían que ocultarlo de las conversaciones y con qué asiduidad entraba el secreto en su cabeza. Y también tuvieron que calificar a qué nivel había afectado el secreto a su bienestar: a peor, a mejor o sin ningún efecto.

Aquellos que pensaban en sus secretos menos de una vez por semana tenían un índice de salud de 66/100 en comparación con el 49/100 de los que pensaban en ellos todos los días. Es decir, los secretos afectaban más a las personas conforme más frecuentemente pensaban en ellos.

"Secretos ejercen una atracción gravitatoria sobre nuestra atención, y es esa revisión cíclica de nuestros secretos la que explica los efectos nocivos que tienen en nuestro bienestar y en nuestras relaciones satisfactorias”, incidió Malia Mason, coautora del estudio y profesora asociada de la Columbia Business School. Además, el pensamiento recurrente en nuestros asuntos más confidenciales puede llevar a nuestra infelicidad, ya que nos recuerdan que no estamos siendo auténticos y que estamos escondiendo una parte de nosotros mismos.

Sin embargo, no todo son malas noticias. “Si lo más perjudicial de todo es la forma en la que pensamos acerca del secreto, si pudiéramos conseguir que se pensara menos en ello o cambiara la forma en la que pensamos en el secreto, podría mitigarse ese efecto negativo”, remarcó Michael Slepian, el autor principal del estudio y profesor de la Columbia Business School.

De momento, si quieres aprender un poco más acerca de la psicología del secreto, puedes probar el secretómetro de la Columbia Business School. Allí puedes comprobar si los secretos inconfesables se parecen a los tuyos. O cómo nuestras confidencias más íntimas cambian según la edad y el género.




Hackers robaron una película de Disney sin estrenar

El jefe de Disney, Bog Iger, denunció ayer que hackers robaron una película aún no estrenada y piden un "gigantesco" rescate, informaron medios de prensa. 


No reveló qué película había sido robada pero sostuvo que la compañía no cedería a chantajes, según The Hollywood Reporter (THR), que citó a Igger en una reunión en Nueva York con empleados del canal de televisión ABC, que es propiedad del estudio.

El sitio del semanario indicó, citando varias fuentes anónimas, que Disney está trabajando con agentes federales para detectar cualquier publicación en la red al respecto.

El sitio especializado Deadline identificó "Los Piratas del Caribe: la venganza de Salazar", que se estrena la semana próxima, como el blanco del ataque, mientras que otros periodistas de la fuente especularon que se trataba de "Cars 3", que sale en un mes.

Aunque estas películas tendrían buena taquilla, nada se comparará al próximo capítulo de la saga de "Star Wars", que se estrena el 15 de diciembre.

Ryan Parker, periodista de THR, escribió en Twitter que si hubieran robado "Star Wars: Los Últimos Jedi", el estudio "hubiera pagado en un santiamén".

Los hackers exigieron el pago en la moneda electrónica Bitcoin y amenazan con difundir cinco minutos de la película, seguidos por 20 minutos hasta que el rescate sea entregado.

El incidente le sigue al ciberataque a Netflix, que llevó a la filtración de 10 episodios de "Orange is the New Black" antes del estreno.

"La venganza de Salazar" es la quinta entrega de la serie protagonizada por Johnny Depp, que desde 2003 ha recolectado 3.700 millones de dólares de taquilla en el mundo.

Como su estreno es tan próximo, el novelista de ciencia ficción Paul Tassi, que escribe sobre tecnología e internet para la revista Forbes, estimó que no cree que cualquier filtración tenga consecuencias.

"El tipo de persona dispuesta a pagar para ver a Johnny Depp tropezar con una quinta 'Piratas del Caribe' en el cine no va a bajar una copia robada justo antes de que salga", señaló.

Más de 200.000 computadoras de bancos, hospitales y agencias de gobierno fueron alcanzadas por un masivo ataque cibernético el fin de semana, descrito como el mayor de su tipo, que afectó a más de 150 países.

Disney no respondió a solicitudes de comentarios formuladas por la AFP.




Según Trump nacemos con una cantidad fija de energía que cuando se termina, nos morimos

Todo comenzó por un artículo periodístico publicado en The New Yorker. Allí, en el retrato que se pintaba sobre el actual presidente de Estados Unidos, se citaba un comentario de Trump: “considera que el ejercicio es una práctica errónea, argumentando que una persona, al igual que una batería, nace con una cantidad limitada de energía”.


La frase original fue publicada en el libro Trump Revealed, escrito por Michael Kranish y Marc Fisher, periodistas del Washington Post.Establecido el origen de la información, vamos a los hechos. Donald Trump roza el 1,9 metro de altura y pesa casi 120 kilos. Esto significa que solo durmiendo (sin tener en cuenta que se mueve, piensa o habla), consume unas 680 calorías.

Una caloría es la cantidad de energía calorífica necesaria para elevar la temperatura de un gramo de agua 1 ºC. Para funcionar correctamente, todas nuestras células precisan energía. Trump está en lo correcto al señalar que nuestros cuerpos son máquinas que precisan energía, pues, en términos estrictamente físicos, respirar y hasta pensar, es un trabajo que altera el estado de movimiento de un cuerpo (sea un objeto o una persona).Y son los alimentos los que nos proporcionan energía. No ingerirlos lleva a la pérdida de masa muscular (el cuerpo la transforma en energía para reemplazar lo que no obtiene mediante la comida), a falta de concentración, debilidad, pérdida de cabello, visión, etc.

En lo que evidentemente falla el presidente es al asegurar que nacemos con una cantidad limitada de energía, como si fuéramos baterías (a menos que hable de baterías recargables). Quizás el primer consejo que se le podría dar es que deje de ingerir cualquier tipo de alimento, a ver si puede seguir desarrollando sus tareas con la misma energía...valga la redundancia.



Las bebidas energéticas te hacen sentir mas borracho

Varios estudios ya habían alertado de los riesgos que conlleva mezclar alcohol con bebidas energéticas. Pero, ahora, una nueva investigación realizada por miembros de la UBC Sauder School of Business, revela que semejante cóctel puede hacer que la gente se sienta más borracha. A condición, eso sí, de que la persona sea consciente de que dicha mezcla existe.


Los autores del estudio comprobaron durante su experimento que, aquellos voluntarios que sabían que la copa que estaban tomando contenía también alguna bebida energética, se sentían más intoxicados, más deshinibidos sexualmente, y eran más tendentes a correr riesgos. Lo más sorprendente es que también mostraban esos síntomas cuando se les mentía, y se les decía que la copa tenía parte de alguna bebida isotónica, sin ser cierto.

Por el contrario, aquellos otros que creían que su copa no contenía ninguna cantidad de bebida energética, no mostraban ninguno de los síntomas anteriores aunque, en realidad, si se les hubiera añadido dicho componente.

Para los autores del estudio, se trata de un clarísimo ejemplo de efecto placebo, por el que las personas tienen interiorizadas las propiedades de este tipo de bebidas.

Pero, advierten, de que el hecho de que dicho efecto placebo exista, no invalida los riesgos ya conocidos de mezclar bebidas energéticas con alcohol. Un estudio realizado por la Universidad de Indiana en 2016, reveló que la acción de dos de sus componentes (la cafeína y la taurina) enmascara los efectos del alcohol, provocando que la persona crea que sufre una intoxicación etílica menor que la que realmente padece. por eso, a las personas que consumen habitualmente este tipo de mezcla se les suele llamar "borrachos de ojos abiertos".