lunes, 29 de mayo de 2017

Iron Wolverine, y otras imágenes divertidas







‘Dronescapes’: Magníficas fotografías con drones

Los drones son unos dispositivos con los cuales podemos tomar unas fotos únicas, ya que nos llevan a lugares a los que nos sería imposible llegar. Sus planos aéreos nos muestran la Tierra a vista de pájaro, todo un espectáculo para los sentidos.

‘Dronescapes’ es un libro que recopila algunas de las imágenes más impresionantes tomadas por drones. Están creadas por personas de todos los lugares del mundo, publicadas previamente en Dronestagram (una especie de Instagram para este tipo de fotografía).









No intentes buscarle el sentido a estas imágenes, porque no lo tienen







Una sola palabra: Impresionante!







A la educación, ¿la destruyen los gobiernos, o la destruimos nosotros?

Tengo 60 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política.


En jardín (así se llamaba entonces lo que hoy es "educación infantil", mire usted) empecé a estudiar con una cartilla que todavía recuerdo perfectamente:

la A de "araña", la E de "elefante", la I de "iglesia" la O de "ojo" y la U de "uña".

Luego, cuando eras un poco mayor, llegaba "Semillitas", un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto.

Eso sí, en el Semillitas, no había que colorear ninguna página, que para eso teníamos cuadernos.

En Primaria estudiábamos Lengua , Matemáticas , Ciencias, no teníamos Educación Física.

En 6º de Primaria, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de "b en vez de v" o cinco faltas de acentos, te bajaban y bien bajada la nota.

En Bachillerato, estudié Historia de España, Latín, Literatura y Filosofía.

Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las "Coplas a la Muerte de su Padre" de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda...

Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección.

Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura.

Y.. vamos con la Gramática.

En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales.

El participio activo del verbo atacar es "atacante";

el de salir es "saliente"; el de cantar es "cantante" y el de existir,"existente".

¿Cuál es el del verbo ser? Es "ente", que significa "el que tiene identidad", en definitiva "el que es". Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación "ente".

Así, al que preside, se le llama "presidente" y nunca "presidenta",independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice "capilla ardiente", no "ardienta"; se dice"estudiante", no "estudianta"; se dice "independiente" y no "independienta"; "paciente", no “pacienta"; "dirigente", no "dirigenta"; "residente", no "residenta”.

Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son "periodistos"), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española? Creo que por las dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

Les propongo que pasen el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no "ignorantas semovientas", aunque ocupen carteras ministeriales).

Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto!





Imágenes irreverentes que esconden claros mensajes







Arte pop como fondo de pantalla de tu teléfono

Mike Mahle tiene un impresionante portfolio de arte inspirado en la cultura pop, incluyendo las impresiones oficialmente autorizadas de Indiana Jones y el arte exclusivo de portadas para clásicos literarios. Si deseaactualizar el fondo de tu teléfono, puedes elegir aquí:







Humor sucio







La diferencia entre "Deep Web" y "Dark Web"

Ambos términos cada vez son más utilizados en multitud de eventos relacionados con la tecnología y hacen referencia a una parte un tanto oculta de Internet. Un error que muchos cometen es hablar tanto de la Deep Web como de la Dark Web como si de lo mismo se tratase, cuando en realidad son dos elementos bien diferenciados entre sí.


Para empezar con todo ello, hay que tener en cuenta que, al contrario de lo que muchos piensan, la parte más oscura de Internet no es ni peligrosa, ni ilegal, ni nada por el estilo, lo peligroso o ilegal estriba en determinados usos que algunos internautas hacen de la Red amparados en este caso por los mayores privilegios relacionados con la privacidad con los que cuentan en estos casos. Pero en realidad acceder a esta «Internet profunda» no tiene nada de malo, siempre y cuando estemos atentos a las páginas a las que accedemos, algo que generalmente en estos casos se hace de manera intencionada, o las negociaciones que nos traigamos entre manos amparados por esta privacidad.

La denominada como Deep Web, en términos generales hace referencia a la parte de Internet que no está indexada por los grandes y potentes buscadores de los que hacemos uso constantemente hoy día. Aquí podemos encontrar bases de datos de las compañías, direcciones de correo electrónico, datos almacenados en servicios de almacenamiento, programas ocultos, contenidos no HTML, etc. Hay que tener en cuenta que todo aquello que podemos localizar por medio de buscadores como Google o Bing, es lo que se hace llamar como Internet superficial, que se estima que tan solo supone entre el 5% y el 10% del conjunto de Internet, el resto pertenecería a la llamada Deep Web.

Es por ello que la firma que inicialmente acuñó este término, Bright Planet, en varias ocasiones ya ha apuntado que la Deep Web no debe ser confundida con la que también conocemos como la Dark Web, algo que sucede de manera habitual. Y es que mientras que la mencionada Deep Web supone alrededor del 90% de Internet, la Dark Web tan solo sería el 0,1%, pero en este caso hablamos de una serie de sitios que han sido ocultados de manera intencionada y a los que solo se puede acceder usando una serie de aplicaciones específicas para ello.

Es evidente por lo tanto que estos contenidos tampoco son indexados por los buscadores, de hecho utilizan dominios propios como .onion o .i2p, todo ello dentro de la popular red anónima Tor. Y claro, es aquí, en la Dark Web, donde amparados en el anonimato y la privacidad, algunos internautas mercadean con todo tipo de elementos, algunos de ellos de dudosa legalidad. Por todo esto es claro que para acceder a este tipo de contenidos y páginas de la “Internet oscura” hay que hacer uso de determinados programas y además no cualquier visitante puede acceder a los mismos como si tal cosa.




Dime qué tipo de imágenes publicas y te diré qué enfermedad tienes

Una cuenta en Instagram llena de selfis, un amigo que publica solo imágenes con su novia y cuesta encontrar su foto sin ella en Facebook, una compañera aficionada a los paisajes… ¿Podrían estas predilecciones en las fotos significar algo desde el punto de vista psicológico?

Cada día divulgamos millones de fotos en nuestras redes sociales, y las fotografías que elegimos pueden variar desde selfis hasta imágenes con frases motivacionales. ¿Qué dicen de nosotros, desde el punto de vista psicológico, las elecciones que hacemos a la hora publicar?

Sobre el asunto hemos conversado con dos psicólogos que han revelado hasta qué punto podemos juzgar a las personas por las fotografías que publican en las redes sociales y han hecho sugerencias sobre qué podrían significar sus elecciones.

Según la psicóloga rusa Elmira Chernoúsova, hay que tener mucho cuidado a la hora de calificar el carácter de una persona basándose en las imágenes de su perfil. "El ser humano es más amplio, interesante y diverso de lo que pueda parecer a primera vista, por eso no se puede juzgar a las personas profunda y detalladamente por las fotografías que publican", señala la experta.

Sin embargo, las imágenes que divulgamos pueden llevar a contemplaciones sobre la personalidad de quien las publicó y pueden dar algunas pistas, que, evidentemente, necesitan observaciones más profundas (y es preferible que sean de la vida real) para ser confirmadas.

1. Cuando una persona publica muchos selfis

"Los selfis son una forma de expresarse, de decir '¡Yo existo, y aquí estoy!'. De manera instintiva nos demostramos eso atrayendo a amigos o potenciales parejas", comenta otro experto, el profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Estatal Rusa de Humanidades, Innokenti Arséniev.

"Necesitamos retroalimentación de los demás, pero a veces la manía de publicar selfis se convierte en una obsesión que podría encubrir inseguridades y una baja autoestima", añade el psicólogo.

Chernoúsova se suma a ese diagnóstico: "En cierto sentido, los selfis podrían ser un grito de socorro, aunque puedan ser percibidos como una señal de egoísmo y narcisismo por un observador ordinario".

"Es una forma inarmónica y no constructiva de compensar la falta de atención. Tal vez, la persona no recibiera suficiente cuidado de su familia durante la formación, y esto resultó en inseguridades", agrega la psicóloga, quien opina, que los selfis también pueden ser una herramienta de búsqueda interior.

"Los selfis pueden ser una manera de mirarnos a nosotros mismos desde el exterior para corregir nuestras expresiones faciales, nuestra postura e incluso la figura", explica.

2. Imágenes de naturaleza y fotos de viajes

"La publicación de paisajes y fotos tomadas durante viajes es una forma de sentir de nuevo las experiencias significativas y de preservar el pasado en una forma inalterada, reviviéndolo con la atención de los demás", dice el profesor Innokenti Arséniev.

Sin embargo, cuando este tipo de publicaciones inunda la cuenta, esto podría despertar inquietudes. "La naturaleza se opone a la urbanización y puede ser una muestra del deseo de huir de la segunda", comenta Chernoúsova. "Tal vez la persona esté cansada, porque la naturaleza es una forma de relajación", añade.

Las fotos de viajes también pueden significar que la persona no acepta su vida diaria: "Tal vez esto puede ser un intento de escapar de la rutina y de esconderse de algún problema. Aunque no podemos sacar conclusiones precisas sobre los motivos".

3. Fotos en pareja, con niños y mascotas

"Las fotografías con animales, niños y novios es un método de compartir la alegría de la relación, o crear la visibilidad de una", señala Arséniev."Con estas fotos puede presentarse a sí mismo como a un pariente cariñoso y una persona amada. Sin embargo, esto podría interpretarse como el querer dar una evidencia a los demás de que uno no está solo, mientras puede sentirse muy solitario por dentro".

"Para mí, esto en cierta medida parece un exhibicionismo psicológico, porque es poco probable que una persona que está feliz con sus relaciones manifieste y transmita los detalles de su vida en pareja", comenta Chernoúsova. "Cuando uno se siente satisfecho con su vida y vive en armonía no tiene necesidad de demostrarlo", concluyó.

En cuanto a los animales, la experta advierte que las fotos con mascotas pueden ser señal de una madurez psicológica insuficiente: "Todos estos niños, perros y gatos pueden señalar un cierto infantilismo, hay alguna ingenuidad en ellas. Sin embargo, cuando no pasa a extremos, no hay nada malo en esto, porque dentro de cada uno de nosotros vive un niño".