Principal

AJ

AJ
329 JUEGOS

miércoles, 10 de abril de 2013

Escandalosos datos sobre la pena de muerte en el mundo.

Decapitados, ahorcados, fusilados o sometidos a una inyección letal. Es el durísimo retrato de la realidad que vivieron más de 682 personas al final de su vida durante 2012. Otras 23.286 personas esperaban el mismo destino al finalizar el año, según el nuevo informe de Amnistía Internacional sobre la pena de muerte en 2012 publicado este miércoles (ver mapa de la pena de muerte en el mundo).

Éstos son los detalles de los datos más descorazonadores sobre la pena de muerte en 2012, y algunos que aportan un poco de luz a tan negro dibujo del mundo: 

La mayoría de las más de 682 ejecuciones han sucedido sin juicio justo.

“En la mayoría de los países donde se condenó a muerte o ejecutó a alguien [en 2012], los procedimientos judiciales no cumplieron las normas internacionales sobre juicios justos”, denuncia Amnistía Internacional tras publicar el informe. En algunos de los países, supone haber obtenido supuestas confesiones “mediante tortura u otros malos tratos”.

Al "paredón" por un delito económico o blasfemar.
En China se condena a muerte a personas que han cometido delitos económicos, algo que también ha sucedido en años recientes en Corea del Norte, según la ONU. La blasfemia ha hecho que Pakistán matara a uno de sus ciudadanos después de más de cuatro años sin aplicar la pena capital. En Irán, consideran el adulterio –como el sonado caso de Sakineh Ashtiani- o la sodomía razones que justifican quitar la vida a una persona.

China por sí sola ejecuta a más personas que el resto
Las al menos 682 ejecuciones registradas en el planeta (dos más que en 2011) “no incluyen las miles de ejecuciones que Amnistía Internacional cree que se llevaron a cabo en China, que mantiene los datos en secreto”, advierte la organización un año más.

Corea del Norte ejecuta públicamente y con falsas confesiones.
Amnistía Internacional asegura que el régimen de Pyongyang, así como muchos otros (China, Afganistán, Bielorrusia, etc.), obtiene supuestas confesiones después de torturar o maltratar de algún modo a los detenidos. En 2012, llevó a cabo ejecuciones públicas, al igual que Irán, Arabia Saudí y Somalia. Al menos seis personas fallecieron por pena de muerte bajo el régimen.

Los delitos económicos también han provocado ejecuciones extrajudiciales en el pasado. El relator de la ONU dedicado a estos asuntos escribió al Gobierno norcoreano por ejecutar sin juicio a 37 personas entre 2007 y 2010 condenadas por delitos de este tipo, según otro informe de Amnistía Internacional sobre el estado de los derechos humanos en el mundo.



“Crucifixión” en Arabia Saudí
Este gran aliado de países como España no solo es uno de los países que más personas ejecutó el año pasado (junto a China, Irak, Irán y EEUU), sino que además hizo un sórdido alarde de la pena máxima exhibiendo el cadáver de un hombre previamente decapitado en una cruz.

Irak casi duplica sus ejecuciones
Irak no es solo sinónimo de inseguridad ciudadana y continuos atentados, ahora también se erige como un país con un muy creciente número de penas de muerte puestas en práctica. Ejecutó a 129 personas en 2012, frente a las 68 de 2011.A pesar de tal aumento, Irán supera a su país vecino y es el segundo país donde más se aplica la pena de muerte (314 ejecuciones reconocidas oficialmente el año pasado).

21 países han ejecutado, pero más del doble han condenado
El número de países que pusieron en práctica la pena máxima en 2012 no ha variado con respecto a 2011, pero sí supone un 25% menos que hace diez años (cuando fueron 28 países). Amnistía Internacional trata de aportar datos positivos “pese a los retrocesos” registrados y destaca que “sólo uno de cada 10 países del mundo” la aplica.A pesar de ello, son 58 los países que condenaron a pena de muerte a al menos 1.722 personas el año pasado. Aunque la cifra es alta, al menos ha descendido notablemente con respecto a 2011, cuando condenaron a 1.923 en 63 países.

EEUU se queda casi solo en AméricaBielorrusia es la única en Europa.
Bielorrusia es el único Estado europeo con la pena máxima después de que Letonia la eliminara en 2012 y se convirtiera así en el 97º país que ha abolido esta práctica. A Amnistía Internacional le consta que ha habido casos en los que las autoridades bielorrusas no han informado ni a los abogados, ni a los familiares, ni a los propios presos de una ejecución inminente (en Japón también ha pasado).

En América, solo Estados Unidos llevó a cabo ejecuciones en el pasado año (43, las mismas que en 2011). “Exceptuando 12 condenas de muerte impuestas en 3 países (Barbados, Guyana y Trinidad y Tobago), Centroamérica, Sudamérica y el Caribe fueron zonas sin pena de muerte en 2012”, subraya la organización.

Países que han vuelto a ejecutar después de mucho tiempo
Gambia volvió a poner en práctica la pena de muerte después de casi tres décadas sin hacerlo. No solo eso: mató a nueve personas en un solo día el pasado agosto.

La India ejecutó a la primera persona en más de ocho años y Pakistán llevó a cabo la primera condena de muerte en cuatro años. Japón también volvió a aplicar la pena máxima después de 18 meses y Afganistán, después de 17 meses.

África subsahariana avanza hacia la abolición de la pena capital
Benín firmó un tratado de Naciones Unidas “clave” para acabar con la pena de muerte el pasado julio. Madagascar firmó el mismo acuerdo, aunque le falta ratificarlo.Por otra parte, Ghana ha aceptado recomendaciones para acabar con la condena a muerte en su nueva Constitución y Sierra Leona no tiene ya a ninguna persona en el corredor de la muerte, tras haber concedido el indulto a quienes esperaban la pena máxima.

El contrapeso negativo lo ponen Gambia y -sobre todo- Sudán, que ejecutó a 19 personas y condenó a otras 199.En Asia, también se han registrado algunas mejoras: Vietnam no llevó a cabo ninguna condena de muerte en 2012, Singapur mantuvo una moratoria de las ejecuciones y Mongolia ratificó un tratado para abolir esta pena. Mientras el continente negro registra estos avances y los países de otras regiones dejan la pena de muerte de lado, los países que llevan a cabo el mayor número de ejecuciones en el mundo no varían. China (“miles”), Irán (314), Irak (129), Arabia Saudí (79) y Estados Unidos (43) continúan a la cabeza de las estadísticas globales de pena de muerte.