viernes, 26 de agosto de 2016

Temporal de Santa Rosa ¿mito o realidad?

La leyenda le atribuye a una religiosa, Rosa, la creación de una fuerte tormenta para impedir la llegada de piratas a Lima. Los meteorólogos dicen que los registros son pocos y no todo es temporal. 


Popularmente se le llama temporal de Santa Rosa a la tormenta o lluvias fuertes que se desarrollan en el hemisferio sur entre 5 días antes y 5 días después del 30 de agosto, día de Santa Rosa de Lima, patrona de las América.

La leyenda cuenta que en 1615 una joven religiosa, llamada Rosa, de nombre original Isabel Flores de Oliva, impidió con sus rezos la llegada de piratas holandeses a Lima. Logró generar una tormenta y los piratas no llegaron. Así los creyentes se convencieron que Santa Rosa había ahuyentado a los piratas.

En Uruguay es tradición esperar que cerca del 25 de agosto, pocos días antes o pocos después, se desarrolle este fenómeno ."Santa Rosa no falla", es la típica frase que se acostumbra decir aun en contra de todos los pronósticos meteorológicos.

Según estudios estadísticos, fueron apenas 16 las ocasiones (en 142 años de registros), en que se desarrolló un episodio que pueda clasificarse como temporal en estas fechas. Las lluvias que se aproximan esta semana podrían explicarse como el choque de los primeros vientos cálidos y temperaturas altas con los frentes fríos que permanecen del invierno.




Actores y sus dobles

Margot Robbie y su doble Ingrid Kleinig en El escuadrón suicida

Arnold Schwarzenegger y su doble Peter Kent en Commando

Johnny Depp y su doble Tony Angelotti en Piratas del Caribe

Gwendoline Christie y Rory McCann con sus dobles en Juego de Tronos

Robin Williams y su doble Mike Mitchell en Noche en el museo 3

Kate Winslet y su doble Sarah Franzl en Titanic

Los japoneses son únicos hasta para vestirse







Humor ciclista







"Una de las fotografías paranormales mas claras que he visto"

La británica Louise Murphy ha tomado una fotografía en el Museo Riverside de Glasgow (Escocia, Reino Unido) en la que aparece una figura que parece un fantasma, una instantánea que podría convertirse en la imagen más clara de un espectro jamás sacada, informa 'The Daily Express'.

El 20 de febrero, Murphy visitó ese lugar junto con su hijo Owen, de nueve años, y captó varias imágenes con un celular. Cuando regresó a su casa y revisó los documentos gráficos, se sorprendió al ver la figura de una muchacha con una melena castaña ondulada y un vestido de flores que parecia saludar a la cámara con la mano.

La fotógrafa destaca que las únicas personas presentes eran ella y el menor, "quien apareció en las otras dos imágenes que tomé", y asegura que "es una de las fotografías paranormales más claras" que ha visto.

"En las imágenes que tomé antes en el mismo lugar, se ve una niebla en la parte inferior; entonces, apareció: es como si se estuviera formando en esa niebla", asegura Murphy.

En un principio, Louise Murphy trató de "pensar de manera lógica" para resolver este misterio, pero no pudo encontrar el modo de enfocarlo desde un punto de vista racional.

Lo más curioso es que toda la cara de la muchacha aparece velada, salvo una oquedad negra que parece un ojo que mira directamente al objetivo.

Murphy niega las suposiciones sobre que se trate de un montaje realizado con el programa informático Photoshop, que "ni siquiera sé utilizar", y está dispuesta a que cualquier perito verifique la autenticidad de la imagen.





Descubren que el cannabis mejora la visión

Científicos de la Universidad McGill (Canadá) han descubierto que los cannabinoides estimulan la actividad de las células nerviosas, lo que aumenta la sensibilidad de nuestra visión.


Los cannabinoides son compuestos orgánicos que pueden encontrarse en la naturaleza en plantas de la familia de las cannabáceas, como el Cannabis y el Humulos, utilizadas para la fabricación de sustancias psicotrópicas como la marihuana y el hachís. Un estudio realizado por neurólogos canadienses de la Universidad McGill ha demostrado la influencia de estos compuestos en el sistema nervioso y, en especial, la visión.

En su investigación, los científicos deseaban comprobar la influencia de los cannabinoides en el sistema nervioso, pues era conocido que estos compuestos actúan sobre los neurotransmisores del cerebro. En el experimento se utilizaron renacuajos de laboratorio, a los que se les introducía pequeñas cantidades de cannabinoides sintéticos y se analizaba el efecto que producen en las retinas de los animales.


Utilizando técnicas de análisis por resonancia, se pudo comprobar que los compuestos incrementan la actividad de las células neuronales de la retina, lo que aumentó la sensibilidad de la visión de los animales, que pudieron reconocer objetos oscuros con baja iluminación.

Este trabajo aclaró el mecanismo de regulación de los impulsos eléctricos en el cerebro con la acción de los cannabinoides, aunque los científicos desean comprobar sus resultados en mamíferos como ratones o, incluso, en células humanas cultivadas.




"La foto mas triste"

En 1954, Anita y Wolf Gottschalk se casaron en Dusseldorf, Alemania. Se conocieron porque sus familias vivían en el mismo edificio y, desde entonces, iniciaron una vida juntos. Él se desempeñaba en la construcción y formaba parte de la Marina Mercante, mientras que ella trabajaba en un comercio. Tuvieron tres hijos y parecían inseparables.

Instalados en Surrey, en la Columbia Británica canadiense desde poco después de casarse, llevaron una vida juntos hasta que en enero último, Anita con 81 años y Wolf, con 83, fueron forzados a separarse, publicó el portal 'The Daily Mail'.

A partir de ese momento, la tristeza se apoderó de sus días, mientras que su estado de salud hace las cosas aún más difíciles. Es que Wolf tiene problemas cardíacos, le diagnosticaron un linfoma y sufre de demencia, por lo que su familia teme que se olvide quién es su esposa. "Después de 62 años juntos, eran inseparables. Hacían todo juntos", reflejó con tristeza su nieta, Ashley Bartyik, en su cuenta de Facebook.

Además, la joven dejó su trabajo para ayudar a su madre con los cuidados de su abuela, ya que la situación parece haber debilitado su salud. "El estrés ha tomado el control de ella y tiene que usar un marcapasos", contó, a la vez que agregó que "ha llegado a estar casi inmóvil y utiliza un andador o una silla de ruedas dependiendo de la distancia que debe recorrer".

Una nueva esperanza
Pese a las dificultades, la familia inició gestiones para que puedan volver a estar juntos e, incluso, las autoridades de la ciudad prometieron trabajar para que su deseo se haga realidad. Sin embargo, Gottschalk permanece en lista de espera para ser llevado al mismo asilo en el que está su esposa, pero no se sabe si el traslado se podrá concretar.

"Ellos lloran cada vez que se ven, es desgarrador", concluyó Bartyik, quien posteó una imagen de sus abuelos llorando, a la que llamó "la foto más triste".





Excel (y el autocorrector): los trolls de la investigación genética

"Tienen grandes obras que hacer, establecer un nuevo cielo y una nueva tierra entre nosotros, y las grandes obras tienen grandes enemigos"

Seguro que cuando Stephen Marshall escribió esta frase en 1641 no se imaginaba que las grandes obras serían las investigaciones en genética y los grandes enemigos, el Excel y, sí, el maldito autocorrector.

Sé que suena raro. Pero un grupo de investigadores del Instituto Baker IDI de Melbourne ha descubierto que un alto porcentaje de investigaciones sobre genética podrían tener fallos producto de las opciones por defecto de la famosa hoja de cálculo. Ya va siendo hora de que alguien le pare los pies a los autocorrectores del mundo.

Los autocorrectores vuelven a la carga
En 2004, investigadores del NIH norteamericano ya se dieron cuenta de que, en análisis que usaban el nombre de los genes (o sus identificadores), el uso de Excel podía provocar serios problemas en la investigación y en las bases de datos.
Básicamente, el programa convierte los nombres de los genes en fechas o números con coma flotante de forma automática y sin que nadie se dé cuenta. De esta forma, nombres como SEPT2 se convierten automáticamente en "2-Sep" o "02-09-2016". Lo mismo pasa con el gen MARCH1 y con más de 30 genes (algunos muy importantes).


Este problema afecta sobre todo a los archivos suplementarios. Cuando se publica un artículo, buena parte de la información se adjunta a modo de anexos donde se pueden encontrar los datos en detalle. Esos son los archivos suplementarios. Son documentos que recogen información muy importante para el desarrollo y la revisión de los descubrimientos y, por eso mismo, se usan (y se vuelven a usar) muy a menudo. Aunque, visto lo visto, se revisan poco.

Un problema más generalizado de lo que parece
Se revisaron 35175 archivos de Excel de más de 18 revistas académicas. Los investigadores fueron capaces de encontrar 3597 listas de genes de las que 987 contenían errores. Casi un 20%. Revistas como Nature, Science o PLoS no se libran de los errores de Excel. Nature, de hecho, encabeza la lista de porcentaje de artículos afectados con más de un 30 por ciento.

Aunque, por su uso extendido, Excel es el más problemático, el asunto no sólo le afecta a él. Otras hojas de cálculo como las de OpenOffice o LibreOffice también se ven afectadas. En cambio, según los investigadores, Google Sheets no daba problemas de este tipo.

Todos hemos sufrido alguna vez la inoportuna acción de un autocorrector. Normalmente no pasa nada grave más allá de la vergüenza del momento. Pero en este caso, es bastante más grave. Pese a que hace más de diez años desde que se descubrió el problema, Excel sigue convirtiendo las bases de datos en calendarios llenos de fechas. Y sin un poco de interés por parte de autores, editores y revisores, seguirá haciéndolo.




En el 2050 seremos 9.900 millones de personas

Actualmente, somos 7.400 millones de personas, y solo para el año 2050, una nueva revisión realizada por Population Reference Bureau (PRB), esta cifra se incrementará nada menos que un 33%, alcanzándose así la cifra de 9.900 millones de personas.

Lo más llamativo es que, si continúa adelante el ritmo de crecimiento, en el año 2053 ya seríamos más de 10.000 millones de personas, a pesar de la disminución de las tasas de fertilidad que ya se experimenta en muchos países. Básicamente, la responsable de este crecimiento será África, cuya población se espera que se duplique.

Somos más pero sobra espacio
La población en 29 países crecerá a más del doble. Casi todos estos países se encuentran en África. En Níger, el país con la mayor tasa de natalidad, la población será más del triple que la actual. En países del África subsahariana, con casi promedios de seis hijos por mujer.

La población en China caerá en 34 millones, 9,6 millones en Alemania, 7,9 millones en Rusia y 3,5 en España. La población de los Estados Unidos será de 398 millones, un 23 por ciento más de los 324 millones de actualmente.

Sin embargo, si somos muchos o pocos, si hay superpoblación o no, es algo que se ha discutido a lo largo del último siglo, siempre advirtiendo de que estábamos justo al límite. Hace dos siglos, el economista Thomas Malthus ya lanzó las campanas al vuelo sobre los problemas de la superpoblación.
¿Superpoblación?
Ese límite, sin embargo, siempre se ha desplazado más lejos. En conscuencia, el problema de la superpoblación no es un problema de espacio (toda la humanidad cabría en una zona del tamaño aproximado de la Península Ibérica con una densidad demográfica similar a la de Nueva York), sino de recursos disponibles. Pero el cálculo de los recursos disponibles a menudo subestima el progreso de la tecnología. Como señala el economista Paul Romer en el libro de Steven Pinker La tabla rasa: Todas las generaciones han percibido los límites al crecimiento que resultarían de unos recursos finitos y unos efectos secundarios no deseables si no descubrían nuevas fórmulas o ideas. Y todas las generaciones han subestimado el potencial para encontrar nuevas fórmulas e ideas. Ha sido constante la incapacidad de comprender cuántas ideas quedan por descubrir.

Por ejemplo, hace apenas unas décadas parecía que habíamos logrado obtener el máximo de comida de la agricultura mundial. Parecía que muchas bocas se quedarían sustento. Pero Fritz Haber y Carl Bosch idearon un sistema para fabricar grandes cantidades de fertilizante de nitrógeno inorgánico, multiplicando por diez la eficiencia de la agricultura. Y la tecnología también funciona como un poderoso regulador de la natalidad, también en países como África, donde cada vez está más cerca, por ejemplo, el acceso a agua salubre: el agua es el mejor profiláctico: a más agua, menos hijos.

En otras palabras, tal vez el poder de nuevas ideas debido a la presión demográfica mezclado con la autorregulación de la natalidad reconfiguren el mundo de formas que aún no podemos prever. O quizás las ideas de que somos demasiados son producto de nuestro cerebro forjado en la Edad de Piedra, donde no era suficiente asumir la existencia de más de 150 individuos de promedio. Tal vez, quién sabe, la única manera de conquistar otros mundos es que la presión de la superpoblación exija la creación de soluciones tecnológicas cada vez más eficientes, así como planes para explorar otros mundos en busca de más recursos... algo que incluso será más asequible si en vez de ser 7.000 millones de mentes pensando somos más de 10.000.






¿Cuántas abejas se necesitan para espantar a un elefante?

Investigadores en Gabón han descubierto cuál es la actividad óptima para que las abejas asusten a los elefantes y no se coman los cultivos. Los paquidermos temen a estos pequeños insectos, lo que puede ser usado como estrategia para su conservación.

Aunque en las películas de dibujos animados los elefantes corren en estampida al ver un ratón, su verdadera pesadilla no son los roedores, sino las abejas. Desde hace años los científicos han comprobado que el zumbido de estos insectos pone a los paquidermos en alerta y que sirve para mantenerlos alejados de determinados lugares. Pero las pruebas sobre este son un poco endebles. En un estudio sobre este fenómeno en Kenia, por ejemplo, se vio que los elefantes de la sabana (Loxodonta africana) huían de las abejas, pero el éxito era irregular y dependía de muchos factores.

Para comprender mejor este fenómeno, el equipo de Steve Ngama lleva cinco años trabajando en las selvas de Gabón con los elefantes del bosque (Loxodonta cyclotis) y las poblaciones locales. Esta especie está seriamente amenazada en toda África y en estos bosques quedan más o menos la mitad de la población, entre 40 y 45.000 ejemplares. Pero el problema para su supervivencia es el de siempre: se quedan sin espacio y eso les obliga a entrar en los cultivos humanos, lo que lleva a los agricultores a cazarlos para evitar más daños. En un trabajo publicado en la revista PLoS ONE, Ngama y su equipo detallan los resultados obtenidos tras poner colmenas en los bosques para ahuyentar a los elefantes y ofrecen una posible explicación a los resultados irregulares de estudios anteriores.

Durante los últimos años, los científicos instalaron colmenas en diez árboles de la especie Irvingia gabonensis, que da una fruta parecida al mano que encanta a los elefantes. Entre noviembre de 2011 y febrero de 2013, los autores registraron la actividad de los elefantes mediantes cámaras trampa situadas a una distancia de entre 10 y 20 metros de los árboles con colmena y otros árboles de control sin colmena. Cada semana, los investigadores registraban la actividad de los abejas contando cada entrada o salida de la colmena como un movimiento.

Los resultados indican que las visitas de los elefantes a los árboles descendían de manera radical en el momento en que se producían más de 40 movimientos por minuto. Al alcanzar los 70 movimientos por minuto, los elefantes se marchaban de la zona sin pensarlo dos veces. "Este estudio es el primero que sugiere que es la actividad, más que la presencia de las colmenas, lo que mantiene alejados a los elefantes", asegura Lisa Korte, coautora del trabajo y miembro del programa de Biodiversidad en Gabón del Instituto Smithsonian. Esto explicaría, por ejemplo, por qué en Kenia los elefantes se alejaban unas veces y otras no, a pesar de que siempre había colmenas.

A partir de los 40 movimientos por minuto en la colmena, los elefantes se alejan

Durante el transcurso de la investigación, según explican en Smithsonian Insider, los autores se percataron de otra circunstancia. Se dieron cuenta de que a medida que la actividad de las abejas aumentaba, la producción de miel disminuía, porque el enjambre debía dedicar más recursos a la defensa del nido. Si la instalación de colmenas pretende se runa alternativa sostenible para los agricultores locales, la producción de miel debe ser alta, para que al menos permita cubrir los gastos de instalarlas. Después de revisar los datos, los científicos estiman que la actividad óptima para que los elefantes se vayan y la producción de miel no decaiga demasiado es de entre 40 y 60 movimientos por minuto.

"No sabemos qué es lo que determina la decisión de alejarse desde el punto de vista del elefante", asegura Korte. "No sabemos en qué pistas se basan, pero podría significar que son capaces de percibir cuál es la capacidad defensiva de las colmenas activas". Se ha especulado con la posibilidad de que huelan las colmenas y quizá cuando detectan un fuerte olor a miel intuyen que la colmena tiene menos defensas y tienen menos riesgos de sufrir picaduras. En cualquier caso, concluyen los autores, el estudio es otra prueba de que la instalación de colmenas en zonas de cultivo puede ser una buena vía para evitar el conflicto con los agricultores locales y mejorar la conservación de estos animales.